Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

20/11/2009

Gente de “buena fe”


Acaba de iniciar el Partido Acción Nacional, PAN, una campaña de afiliación, que durará unas semanas y que pone en evidencia la ingenuidad, o mejor utilizando los términos empleados por su dirigente nacional, don César Nava, la “buena fe” de sus dirigentes.


Durante setenta años, que ese partido cumplió en septiembre pasado, Acción Nacional fue un partido cerrado, un partido de cuadros, al que era difícil entrar. Sus estatutos establecían rígidas normas para ser aceptados como miembros. Tenían que pasar varios años, parece que cinco, para que un ciudadano común y corriente, pudiera aspirar a ser dirigente o candidato del partido “azul”. Esos años se los pasaba siendo aspirante, pero no miembro activo. Esa categoría estaba reservada para las sagradas familias de los fundadores y amigos de los fundadores.


Ahora el PAN quiere ser, a decir de su dirigente nacional, un partido abierto, al que pueda ingresar cualquier ciudadano con solo solicitarlo por teléfono o por Internet. El está seguro (don César Nava) que solo solicitarán su ingreso personas de buena fe y que se abstendrán malandrines y oportunistas. Bueno, eso piensa él y qué le vamos a hacer.


Esta campaña de afiliación, la inicia la dirigencia de Acción Nacional, en el peor momento para ese partido, cuando tiene sobre sus espaldas el rotundo fracaso de los dos gobiernos federales que ha logrado introducir a Los Pinos; cuando el país, precisamente por la ineptitud de los gobiernos surgidos del PAN, atraviesa por la más grave crisis política, económica y social, desde la Revolución Mexicana ; llama a la ciudadanía a militar en Acción Nacional, cuando un Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, afirma que el gobierno de México, no supo manejar la crisis y cuando señala que el desempeño de México para afrontar la crisis económica, ha sido de los peores del mundo y cuando el secretario general del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Emir Sader, puso en España el ejemplo de Brasil, que crece un 5 por ciento anual, afirmando que las políticas adoptadas por México, en cambio, son suicidas.

 

Ya se habían abierto

 

Las puertas de Acción Nacional de hecho se abrieron desde algunos años atrás, cuando su dirigencia se dio cuenta que nada podía hacer con sus “cuadros” de señoritos urbanos egresados de los más prestigiados colegios confesionales y de universidades privadas, con una reducida militancia popular proveniente de la Acción Católica y de otras agrupaciones religiosas, si ese partido permanecía cerrado al “populacho”.


Tenía serios problemas para encontrar candidatos a puestos de elección popular sobre todo en ayuntamientos y diputaciones locales. Y fue entonces cuando empezó a piratear al PRI a miembros del tricolor que no habían logrado la candidatura a que aspiraban en su propio partido.


Hubo un cacique de Chiautla de Tapia, que al no lograr imponer como candidato a la presidencia municipal a uno de los suyos, se pasó al PAN y doña Anatere Aranda, la dirigente local, trajo al entonces dirigente nacional, don Pablo Emilio Madero y lo llevó a Chiautla para celebrar su conquista. Nunca el PAN ha triunfado en Chiautla, pues el cacique que se pasó al blanquiazul, era odiado por la población y por esa razón el PRI se negó a acceder a sus caprichos, como lo había hecho con anterioridad.


Después vinieron otros casos similares, como uno de Tlacotepec de Juárez, donde un ex priísta ganó la presidencia a través del PAN y regresó a su partido a la mitad de su periodo y otro más, en Chinantla, el sur del estado, que el día de su toma de posesión en su discurso oficial afirmó que él era priísta, pero que como ahí no lo dejaron ser candidato, se pasó al PAN y remató: “pero yo sigo siendo del PRI”.


La apertura de don César Nava pues, llega tarde. Esa apertura ya existía y había tenido un éxito relativo por los triunfos que en algunos casos había venido obteniendo Acción Nacional. Algunos priístas empezaron a utilizar su posible cambio de partido, como forma de chantaje para obtener candidaturas o puestos públicos, pero ahora, en la debacle del panismo, ¿quién va a querer pasarse o afiliarse al PAN? A la gente le gustan los ganadores no los perdedores y en los aciagos días que vivimos, el PAN es un perdedor en toda la línea.

 

Escándalo político en puerta

 

Acusado de invasor de tierras, de daño en propiedad ajena, etc., hay una orden de aprehensión en contra del profesor Mario Vélez Merino, dirigente estatal de la Unión Campesina Democrática, que ha asumido la defensa de campesinos de varias partes, en este caso de la región de Atlimeyaya, Atlixco, contra quienes pretenden despojarlos de sus propiedades o ejidos.


Vélez Merino, que ha sido diputado local del PRD y que ahora milita en el Partido del Trabajo, PT, no va a ser fácil presa de quienes quieren verlo encerrado tras las rejas.


Por lo pronto ya se amparó y hoy espera la respuesta del juez federal que conoce del caso, pero ya tuvo en la ciudad de México, la noche del miércoles, una reunión con los diputados federales petistas y con los dirigentes de ese partido.


El lunes estarán en esta ciudad de Puebla los diputados Gerardo Fernández Noroña, José López Candido, diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, un diputado de Tlaxcala de apellido Piedra, Armando Martínez Verdugo, dirigente nacional de Rumbo Proletario; José Luis López López, dirigente de Movimiento Rural Antiliberal y Anticapitalista y el diputado local Pepe Momoxpan, para junto con Mario Vélez, dar una conferencia de prensa.


Seguramente van a lanzar rayos y centellas contra las autoridades locales. Llevará la voz cantante el diputado Noroña.

 

¿Qué no habría forma de evitar escándalos políticos en momentos tan delicados para el país? Los funcionarios encargados de este asunto, deben tener mayor sensibilidad para evitar problemas como éste, que dañan la imagen de un gobierno y de todo el estado.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas