Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


¿Cuánto ha crecido la delincuencia en Puebla?

 

Después de escuchar a los dirigentes de algunos organismos empresariales y a políticos panistas, rasgarse las vestiduras y exigir a las autoridades del estado, mayor seguridad, mayor atención a la ciudadanía, más energía, más dureza contra los delincuentes que tienen aterrorizada, dicen ellos, a la población, cualquiera piensa que la entidad poblana está convertida en una Baja California, gobernada por el PAN; en un Michoacán, gobernado por el PRD; en un estado de Chihuahua o en un estado de Sinaloa, gobernados por el PRI o en un Jalisco, gobernado por el PAN también.


Y es que los señores panistas y sus aliados de siempre, los grupos empresariales de derecha, tienen una forma muy especial de hacer política. Para ellos el trabajo político es hacer campañas de desprestigio contra gobernantes y su partido, si son del PRI o del PRD, exagerando las cosas, haciendo circular rumores y creando una fábrica de chismes. No es extraño que hagan eso, esa ha sido la forma de actuar de las derechas de todo el mundo, principalmente de las llamadas derechas fascistas.


La mejor forma de combatir esta guerra sucia, cuyo objetivo es ganar adeptos para las elecciones del 2009, para “quitarle el freno al cambio”, es hablando con la verdad, dando a conocer datos fríos, datos duros.


Ni mandado hacer, ayer recibimos el informe semestral del Tribunal Superior de Justicia del Estado, que da cuenta en forma general y por regiones, del número y del tipo de delitos cometidos en Puebla cada semestre.


DATOS QUE REFLEJAN LA REALIDAD


Escuchando las declaraciones de los panistas y de sus aliados empresarios, uno puede pensar  lo peor, sobre todo si a esas declaraciones las preceden actos de terrorismo de la delincuencia organizada, cuyo objetivo sería, como dice el escritor y analista Gabriel Zaid, intimidar a la población y a las autoridades, pues saben de antemano, que los hechos que para tal objeto realizan, recibirán gran despliegue en los medios de difusión escritos y electrónicos y que el PAN y grupos empresariales, ayudarán a su objetivo, reaccionando, como siempre lo hacen para fines políticos, con un histerismo de telenovela.


Pero a todo eso, la realidad se impone. Los hechos son los hechos.


En el primer semestre del 2007, se registraron en Puebla 880 robos y el primer semestre del 2008 (de enero a junio) mil 24, es decir, hubo un incremento de 144 hechos de este tipo.


Los casos de lesiones en el primer semestre del 2007, fueron mil 309 y en este año, van mil 489 o sea, que hubo un incremento de 180 casos.


Los homicidios cometidos de enero a junio del año pasado fueron 294 y en el primer semestre de este año, 266, hubo pues 28 homicidios menos.


Los casos de violación fueron en el 2007, 193 y en el primer semestre de este año, 197, el incremento fue de 4 casos. Finalmente en secuestros, se registraron el año pasado en el mismo periodo 2 y este año 7, lo que significa un aumento de 5 casos.


Las variantes aun no son significativas y el incremento en los casos de robos y demás, se atribuyen a las difíciles condiciones económicas que privan en el país.


LA DELINCUENCIA POR REGIONES


La entidad poblana para efectos de mayor control, está dividida en cinco regiones, en las que la delincuencia no es igual. Por lógica es  la ciudad de Puebla y su zona conurbada, la que tiene  la mayor concentración poblacional y donde se cometen más delitos. Forman Parte de ella los distritos judiciales de Puebla-capital, Huejotzingo, Cholula, Tecali y Tepeaca y en esa zona se comete el 56.59 por ciento de los delitos de mayor incidencia (robo, homicidio, lesiones, secuestro y violación).
En esa llamada zona centro-capital hubo en el primer semestre de este año, 675 robos, 102 homicidios, 832 delitos de lesiones, 4 secuestros y 75 violaciones.


La zona oriente de la entidad, que comprende los distritos judiciales de Zacapoaxtla, Tlatlauquitepec, Teziutlán, San Juan de los Llanos (Libres) y Chalchicomula (Ciudad Serdán), el porcentaje de hechos delictivos de orden penal es del 12.10 por ciento, con 85 robos, 35 homicidios, 206 delitos de lesiones, cero secuestros y 35 violaciones.


La zona sur formada por los distritos judiciales de Atlixco, Izúcar de Matamoros, Acatlán y Chiautla, tiene el 10.86 por ciento de los hechos delictuosos del primer semestre del año, con 85 robos, 55 homicidios, 157 delitos de lesiones, 2 secuestros y 25 violaciones.


La zona norte está en tercer lugar con el 10.36 por ciento de los delitos. Comprende los distritos judiciales de Xicotepec de Juárez, Huauchinango, Zacatlán, Tetela y Alatriste, habiéndose registrado en la primera mitad del año, 60 robos, 36 homicidios, 172 lesiones, un secuestro y 40 violaciones.


Finalmente, la zona sur oriente, formada por los distritos de Tehuacán, Tecamachalco y Tepexi, contribuye con el 10.09 de los delitos. Se registraron 119 robos, 38 homicidios, 122 casos de lesiones, cero secuestros y 22 violaciones.


El total de delitos de mayor incidencia registrados en el primer semestre del 2008, en los 22 distritos judiciales de la entidad es de 2 mil 983, un número ligeramente superior en los casos de robo, lesiones, violación y secuestro, al registrado en el mismo lapso del año anterior en que el total  fue de 2 mil 678. El número de casos por los que este año superó al anterior fue de 305, especialmente en robo y lesiones. En homicidios hubo un decremento de 28 casos.


LO IDEAL Y LO POSIBLE


Lo ideal sería que no se registrara ningún delito, que la población viviera totalmente tranquila y que quien llegara a delinquir, supiera que no tendría escapatoria.


Eso sería lo ideal, pero en un país donde desde la imposición de una política económica neoliberal por los gobiernos tecnocráticos de Miguel de la Madrid, Carlos Salina y Ernesto Zedillo y continuada con entusiasmo por los gobiernos derechitas del PAN de Vicente Fox y Felipe Calderón, la pobreza ha crecido desmesuradamente, cientos de miles de compatriotas han tenido que emigrar a los Estados Unidos huyendo de esa pobreza, la riqueza se ha concentrado en poquísimas manos, los salarios son bajos, la carestía va en aumento, los servicios de salud y de educación son cada vez de menor calidad para los pobres, con todo eso ¿se puede exigir que México se convierta en una Suiza de América Latina?


Está bien que las señoras popis de Puebla organicen una manifestación contra la violencia (acuérdense qué partido, qué grupo social ejerce el poder federal) porque fue cobardemente asesinado un jovencito perteneciente a la élite económica de este país, pero también tengan en cuenta que el primero de mayo de este año, fue asesinado, también cobarde e injustamente en Izúcar de Matamoros, un joven de 24 años, dedicado a hacer pasteles para vender y que se le asesinó a las puertas de su casa a las 2 de la tarde en una céntrica calle de esa ciudad.

 

Los panistas deberían tener en cuenta, antes de hacer sus escándalos mediáticos, que hace poco, cuando eran un partido de oposición, podían hablar y nadie les podría reprochar nada, pero que ahora tienen al gobierno de la república y que en la percepción de la gente común, es el responsable del grave clima de violencia e inseguridad en que vivimos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas