Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

24/02/2009

Desde hace 73 años, se celebra el día de la Bandera


Fue en su origen, una celebración ideada por la derecha poblana, para mostrar su enojo, su molestia contra el régimen socialista de Lázaro Cárdenas del Río. Un comité ciudadano, formado por seis personas, entre los que había obreros, artesanos y profesionistas, convocaron a homenajear a la Enseña Patria , pues consideraban que el que los obreros de entonces colocaran banderas rojinegras por todas partes, constituía una ofensa para la bandera tricolor que según ellos, había quedado relegada.


Ese comité ciudadano, organizó el homenaje, el primero en el país, en esta capital poblana el 24 de febrero de 1936.


Era gobernador del Estado, el temido general Maximino Avila Camacho; era arzobispo de Puebla, don Pedro Vera y Zuria. El periódico La Opinión , Diario de la Mañana , que ahora dirige Oscar López Morales, celebró ese día el décimo primer aniversario de su fundación ( hoy celebra el aniversario 84) y en un departamento de una casa del portal Morelos, en pleno zócalo de la capital poblana, un niño acababa de nacer, tenía solo cinco días de haber llegado al mundo. Con el tiempo, ese niño llegaría a ser gobernador del Estado, el licenciado Manuel Bartlett Díaz.


Un enorme lienzo tricolor, con el águila en el centro, fue traído por una multitud desde el Paseo Bravo, hasta el zócalo, en medio de marchas, repiques de campanas y una algarabía ensordecedora, según nos contaron quienes fueron testigos de esa historia.


Hombres y mujeres formaron una multitudinaria valla a lo largo del trayecto. Desde los balcones de los edificios de la Avenida Reforma , las damas y las niñas arrojaban flores al Lábaro Patrio en su recorrido. Cientos, miles de claveles y de rosas tenían que ser retiradas para que pudiera seguir avanzando el enorme lienzo tricolor que recibía el emocionado homenaje de los poblanos.


LA TRADICIONAL LUCHA DE CONSERVADORES Y LIBERALES


El país estaba agitado. Los grupos reaccionarios luchaban contra el régimen cardenista, que según ellos, nos llevaría al comunismo. Acababa de pasar el episodio de la guerra cristera y la derecha se organizaba.


En 1937, surgió en Guanajuato, la Unión Nacional Sinarquista, que de inmediato retomó del comité ciudadano de Puebla, el homenaje a la bandera y lo extendió por varios estados de la república, donde tenían seguidores, sobre todo en los estados del Bajío. El PAN nació en septiembre de 1939.


El gobierno de Manuel Avila Camacho, oficializó esa celebración que se hizo nacional y en la que empezaron a participar las escuelas públicas.


Todavía en los años setenta, la derecha poblana escogió el 24 de febrero, para dar origen a su agrupación DHIAC (Desarrollo Humano Integral, Asociación Civil) con la que iniciaron su asalto al poder. Primero infiltrando y apoderándose del PAN y sacando a sus antiguos y doctrinarios miembros y luego, iniciando una lucha frontal contra el PRI, para irle arrebatando posiciones de poder hasta llegar a la Presidencia de la República , donde están demostrando ser mucho más ineficientes y tanto o más corruptos que los priístas a los que tanto criticaban.


LAS CELEBRACIONES CIVICAS A LA BAJA


Desde la llegada de los tecnócratas al poder y luego con el Partido Acción Nacional en la Presidencia , las celebraciones cívicas han ido a la baja. En un mundo capitalista tenemos que ser competitivos y no podemos perder el tiempo en fiestas cívicas que no sirven para nada. Así razonaban los tecnócratas. Los derechistas del Yunque, que llegaron con Fox, para borrar la memoria histórica de los mexicanos, armaron eso de “los puentes”, como el pasado 5 de febrero, para impulsar el turismo. La suspensión de labores fue el lunes 2 y nadie supo porqué y el 5, día de la Constitución , fue un día como cualquier otro. Ah, pero la economía salió ganando.


El próximo 21 de marzo, no habrá problema pues cae en sábado, que de por sí es inhábil para la mayor parte de la gente. Muy pocos sabrán que se celebra el natalicio de don Benito Juárez.


Hoy habrá una ceremonia en el zócalo a la que concurrirán las autoridades civiles y militares. Participarán solo algunas escuelas.


FALTA INFORMACION SOBRE EL PROBLEMA MAGISTERIAL


El problema que ha movilizado a decenas de miles de maestros poblanos, que no aceptan la imposición que la dirigente vitalicia del SNTE pretende hacer del acuerdo para la calidad educativa, pues hay muchos puntos en los que no están de acuerdo, no ha sido bien explicado a la gente, ni por las autoridades, ni por los maestros.


El gobierno del Estado tiene poco espacio de maniobra para resolver el problema. El acuerdo fue firmado por los gobiernos estatales de todo el país y debe ser con la dirigencia sindical, con quien los profesores deberán discutir lo que puede funcionar y lo que no puede funcionar. El acuerdo fue entre el SNTE y la SEP federal, sin tomar en cuenta a los maestros de la base y tampoco a los gobiernos estatales que ahora están sufriendo las consecuencias.


Ha habido rebeliones ruidosas en los estados de Morelos, Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Michoacán y en otras entidades, como Puebla, esa oposición al acuerdo se ha venido dando fuerte, como nunca antes, pero dentro de la vía institucional. Tanto los maestros como las autoridades estatales, se han manejado con prudencia y excepción de los descuentos que se han hecho a poco más de 300 mentores por faltar a clases, no ha habido mayor problema solo las declaraciones del titular de la SEP estatal, Darío Carmona, que se ha puesto valiente y amenazante con los rebeldes.


Ayer se concentraron aquí miles de mentores. Iban a tomar después de las 18 del domingo, las oficinas de la Secretaría , pero se les adelantaron los granaderos y ya no pudieron posesionarse del edificio. Este problema no va a terminar tan fácilmente, se requiere negociar con mucha sensibilidad y con el deseo sincero de terminar el asunto, cosa que no hará “ La Maestra ”, que es muy macha.


Las suspensiones de clases no han sido en Puebla tan graves, que esté en riesgo la pérdida del año escolar. Los maestros se han ido turnando para participar en marchas y plantones, sin que se hayan suspendido las labores

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas