Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

24/02/2010

Intensa jornada política la de ayer


El día se inició, con el cambio del Secretario de Gobernación del Estado. Como ya se había anunciado, Mario Montero Serrano, renunció, para participar en la lucha por la candidatura del PRI a la presidencia municipal de esta capital y fue sustituido por Valentín Meneses Rojas, quien hasta el lunes, fue secretario de Comunicaciones y Transportes.


Por otra parte, Francisco Ramos, diputado federal y ex director de la Casa de la Juventud , se pronunció para la candidatura priísta a la presidencia municipal de Puebla-capital, por Jorge Estefan Chidiac, de quien dijo, formaría junto con Javier López Zavala, el candidato a la gubernatura, una mancuerna ganadora.


En sesión de Cabildo, compareció el secretario de Gobernación municipal Juan de Dios Bravo, para ampliar en la parte que corresponde a su dependencia, lo informado por la presidenta municipal Blanca Alcalá. En materia de seguridad, la ciudad capital del estado, está considerada como una de las cuatro más seguras del país.


Rafael Moreno Valle Rosas, el candidato del PAN y de otros partidos que conforman una alianza, fue respaldado por los dirigentes nacionales de esos partidos. Esto tuvo lugar en el Centro de Convenciones a las 13 horas y además de los dirigentes nacionales del PRD, Convergencia y Panal, estuvo el ex priísta Manuel Camacho, que preside la alianza de los micropartidos, que en las elecciones presidenciales pasadas, tuvieron como candidato a la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador, logrando momentos de gloria. Ahora lo han dejado solo, se han unido al partido que según dijeron, les hizo fraude y ya ven a su otrora líder y presidente legítimo, como un “peligro para México”. Así es la vida.


El Partido del Trabajo, PT, renunció a aliarse al PAN y decidió participar en las elecciones locales próximas, por su cuenta y riesgo, lanzando como candidato a la gubernatura al ingeniero petrolero Armando Chavarría, quien además de ser una gente capaz y honesta, tiene la convicción de que el trabajo que realizará como candidato, no lo llevará a la gubernatura, pero servirá para mejorar las cosas en este México tan golpeado por su clase política, que ya no ve la suya. Lo que pretende es crear conciencia cívica entre una ciudadanía decepcionada y cada día más alejada de los políticos y de los partidos, para que se ponga en pie y luche por mejorar las cosas.


El nuevo secretario de Gobernación del Estado, Valentín Jorge Meneses Rojas (el orden de los factores sí altera el producto: si en vez de llevar ese nombre, se lo hubieran puesto al revés, Jorge Valentín, hubiera podido ser estrella de cine o cantante de ranchero) recibe a una entidad tranquila, considerada por la secretaría de Gobernación federal, una de las que menos problemas de inseguridad tiene y trabajando en paz. El secretario saliente, Mario Montero, fue eficiente en el desempeño de su cargo, como Valentín Jorge (así no se oye bien) lo fue como secretario de Comunicaciones y Transportes. Valentín alcanzó notoriedad internacional, con la idea de establecer en Puebla una línea de taxis “rositas” manejados por mujeres, para transportar mujeres y niños. Con ese motivo fue entrevistado por medios de difusión de Colombia, Argentina, España, entre otros.


Los aspirantes a la candidatura del PRI a la presidencia municipal de Puebla, no quitan el dedo del renglón. Para quienes conocen de estas cosas ya no hay vuelta de hoja y el candidato será Mario Montero Serrano, por haber sido el mejor calificado en todas las encuestas realizadas por su partido. Pero ni Jorge Charbel, ni Víctor Giorgana, ni Pablo Fernández del Campo, entre otros, han dado su brazo a torcer. La convocatoria será dada a conocer en breve y ahí se verá si todavía tienen posibilidades los aspirantes mejor ubicados en la preferencia de los ciudadanos.

 

Muchos perredistas, no están conformes con la alianza decidida por las cúpulas de su partido y están puestos para pasarse al PT en estas elecciones. Ahora falta que como se rumoró ayer, el PT tenga compromisos para lanzar a otro candidato, que no sea el ingeniero Chavarría y también ahí se arme la bronca. Está visto que los dirigentes de los llamados partidos de izquierda, no son confiables para nada. Mire a don Jorge Méndez Spínola, que es una verdadera reliquia de la izquierda poblana, en la que ha militado en sus diversas denominaciones, desde el Partido Comunista Mexicano, hasta el Partido de la Revolución Democrática , ahora aliado nada menos que con el PAN, el enemigo histórico de la ultra izquierda a la que se supone que pertenecía don Jorge. ¿Qué pasaría si resucitara el ingeniero Luís Rivera Terrazas y viera en qué danzas andas sus pupilos? Seguro que se volvería a morir. Y lo mismo le pasaría a don Manuel Gómez Morín y a don Efraín González Luna, por el lado del PAN. Los católicos, apostólicos y romanos panistas, ¿aliados, como dijo el vocero del Episcopado Mexicano, con los enemigos tradicionales de la iglesia? Eso sí sería un peligro para México. Si los perredistas no se aguantan entre ellos y se están peleando siempre, imagíneselos revueltos con la derecha y nada menos que con la derecha poblana, que según dicen, es la más atrasada de todas las derechas que existen en el país.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas