Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

24/07/2009

Los panistas se perredizan


Al PAN le bastaron nueve años en el poder, para iniciar en su interior, un proceso de perredización, es decir, para romper su unidad, conformar grupos o tribus y como consecuencia perder el poder que lograron después de haber sido partido opositor durante 60 largos años.


Dicen que el poder ataranta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos. En el PAN, después del 2000 en que Vicente Fox logró sacar al PRI de Los Pinos, quedaron muchos atarantados, pero parece que los más, se volvieron locos.


A la fiesta de cumpleaños del doctor don Rafael Moreno Valle Rosas, asistió, como figura relevante del panismo, el senador don Federico Döring. Hizo declaraciones bravuconas, como muchos panistas acostumbran hacerlo (recuerde a don Germán Martínez y más recientemente Fernando Gómez Mont, uno retando al PRI y otro a los cárteles de la droga) y anunció una nueva “guerra sucia”, desde luego que no la llamó así, contra el gobernador del estado Mario Marín Torres, para impedir que el PRI gane la gubernatura del estado.


Suponemos que ya las cúpulas priístas sabrán de lo que se trata y estarán buscando la forma de impedir que eso se de. Pero no deben confiarse. Los panistas son ineficientes en el ejercicio del poder (ayer especialistas de diversas universidades y organismos económicos y empresariales publicaron  un análisis del actual gobierno federal y lo reprobaron en todas las materias y solo en una le dieron calificación de panzazo) pero en lo que el partido de la derecha sacaría calificación de excelencia, si hubieran analizado eso, sería en “guerra sucia”.


Tienen la asesoría, muy cara por cierto, de especialistas de la ultraderecha española, que ya están nacionalizados mexicanos y que por lo tanto, ya pueden intervenir en política nacional sin problemas.


La táctica del golpeteo, de la guerra sucia, le fracasó al PAN en las pasadas elecciones federales y le puede fracasar en las elecciones locales, pero además, con la división que confrontan en su interior, los panistas a la mejor ni lo intentan, pero de todos modos los tricolores deberían estar alertas, por si acaso.


Ningún partido político dividido, tiene fuerza para vencer a su adversario. El ejemplo más recurrente es el PRD: por andar en discusiones y pleitos internos, descuidan el trabajo de afiliación, de creación de estructura, de organización y el resultado es un partido débil que no gana ni una sola diputación federal ni local y que las únicas posiciones que llega a tener, son de representación proporcional.  


El partido Convergencia, sin dirigente


José Juan Espinosa, terminó el periodo para el que fue electo como dirigente del Partido Convergencia, pero se niega a abandonar la presidencia y hace declaraciones, no a nombre propio sino de su partido, sin tener ya derecho a hacerlo.


La dirigencia nacional, no ha intervenido para nada y ante esa situación, la diputada Carolina Ofarril, ya se apunto para sucederlo.


Por lo que respecta al PRD, aunque ya no es noticia, sigue la división, agravada cada día por las declaraciones que los diversos grupos o tribus, que se están multiplicando, hacen a los medios de difusión.


La corriente bejaranista, se niega a abandonar al de la Revolución Democrática , a pesar de que en las pasadas elecciones, apoyó a la alianza Salvemos México, conformada por Convergencia y Partido del Trabajo.


Se dice que el dirigente local perredista, Miguel Angel de la Rosa Esparza , tiene complicaciones para la instalación del Consejo Estatal de su partido y de la Comisión Política.


Lo que ha faltado en el PRD poblano, ha sido un liderazgo fuerte, cosa que no es fácil, pues así como el Himno Nacional señala que un soldado en cada hijo te dio, en el PRD podría decirse, que hay un dirigente por cada miembro de ese partido.

 

Valentín Meneses no quiere ser candidato


Ayer en entrevista radiofónica, el actual secretario de Comunicaciones y Transportes del Estado, Valentín Meneses, afirmó no querer ser candidato a la presidencia municipal, sino el próximo presidente municipal.


Y don Valentín tiene lo suyo. Al frente de la secretaría que ocupa, ha desempeñado un buen papel para resolver los graves problemas de transporte que confrontaba la ciudad y ha logrado avances importantes, no solo en la rapidez del transporte público, al resolver con un trabajo de ingeniería vial los graves embotellamientos que había en la zona de los mercados La Victoria y 5 de Mayo, sino una sustancial mejoría en el trato al usuario.


Claro que para ser presidente municipal, tendrá que ser primero candidato de su partido, el Revolucionario Institucional y aunque tiene gallos muy jugados, puede vencerlos en buena lid.

 

Este sábado examen de admisión en la UAP

 

Miles de aspirantes a ingresar a las escuelas preparatorias y profesionales de la Universidad Autónoma de Puebla, tendrán que presentar su examen de admisión, requisito indispensable para poder obtener un lugar dentro de la institución.


La UAP, como todos sabemos, tuvo una época crítica en la que su prestigio no era precisamente bueno, pero ha mejorado la calidad de la educación que imparte y ahora goza de prestigio nacional.

 

El trabajo del rector Enrique Agüera ha sido bueno, según reconocen todos, pero ese trabajo ha sido realmente de equipo y entre sus buenos colaboradores está el director de atención y gestión universitaria, Damián Hernández Méndez, que es el contacto directo de las autoridades de la UAP con los estudiantes y maestros, con el fin de que la máxima casa de estudios, siga funcionando bien y en paz.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas