Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La Maestra, revive el viejo estilo caciquil

 

Ante el evidente rechazo a su "liderazgo" por parte de los maestros poblanos, de los que no esperaba una rebelión, Elba Esther Gordillo, decidió, en vez de dialogar, recurrir al viejo estilo caciquil, criminalizar a sus opositores.


Sus enviados especiales a Puebla, ya están señalando que las Secciones 23 y 51 del SNTE, han sido infiltradas nada menos y nada más, que por "agitadores profesionales, procedentes de otros estados de la república y algunos de ellos, dicen, implicados con el narcotráfico".


Esta forma de actuar de los enviados de "La Maestra", es el arcaico estilo del viejo PRI, de los gobiernos autoritarios que pensabamos, habían pasado a la historia.


Pero no. "La Maestra", cuenta con el apoyo irrestricto del gobierno panista de Felipe Calderón y de su partido, el PAN, que en sus actos internos, como el informe de sus legisladores aquí en Puebla el domingo pasado, se dan baños de pureza, afirmando sin rubor, que ellos tienen otro estilo de hacer política, que ellos no ven la política como forma de lograr objetivos personales, sino objetivos de beneficio para el país (sí Chucha) y para todos los mexicanos.


La Maestra, tiene a su disposición todo el dinero del mundo y por eso cuenta con la complicidad de la mayor parte de los dirigentes seccionales, que ella puso, compra a maestros de la disidencia y contrata servicios de medios de difusión, para desprestigiar "a los maestros revoltosos, que se niegan a aceptar la Alianza para la Calidad Educativa, que ella firmó, faltaba más, con la secretaria del ramo, doña Josefina Vázquez Mota.


Ni al democrático gobierno panista, en este caso representado por la secretaria de Educación Pública, ni a la democrática dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, se les ocurrió que para hacer una alianza de esa naturaleza, lo menos que tenian que contar era con el consenso de los maestros, que en última instancia son los que realizan el trabajo.


A los maestros autoridades y sindicato, los tratan como alumnos de jardín de niños. Los llevan y los traen, los bajan y los suben, los hacen como se le da la gana a La Maestra y a la secretaria.

 

CADA SEXENIO HAY UN NUEVO PLAN


Desde que tenemos memoria, cada sexenio hay un nuevo plan de educación, para sacar al sector de la permanente postración en que se encuentra. Todos fracasan, porque son planes y programas impuestos desde la cúpula para todo el país, sin reparar en las a veces enormes diferencias regionales, sin consultar a los maestros de base, sin que éstos participen de ninguna manera en su elaboración. Son imposiciones de ocurrencias de genios, muchos de los cuales llegaron con títulos y doctorados obtenidos en universidades gringas o europeas y a quienes la clase priísta, ahora desplazada del poder federal, empezó a ver como dicen que los indios vieron a los españoles.


Aquí en Puebla, en los años cincuenta, siendo gobernador Rafael Avila Camacho, maestros poblanos idearon un nuevo sistema escolar, el de los llamados Centros Escolares, que fueron todo un éxito y un modelo que fue imitado en varios estados del país, aunque en algunos no tuvieron el éxito que aquí alcanzaron.


Hubo un plan de once años, que fracasó, pues terminó con el sexenio que lo impuso; hubo reformas a los programas de estudio en primarias y secundarias, eliminando las materias de Historia Patria, Civismo y Geografía, para fundirlas en una sola, Ciencias Sociales, que dejaba al alumno ignorante en historia, en geografía y en civismo. Las nuevas generaciones de mexicanos, confunden a Hidalgo con Juárez, a Zapata con Madero y a Venustiano Carranza con Morelos. Si les pregunta quienes fueron los héroes de la Independencia, le responderán que Villa y Zapata; si les inquiere sobre los héroes de la Reforma, no saben que fue La Reforma y la respuesta será la misma, Villa y Zapata. Son los héroes más conocidos, pues han sido los más representados y mencionados en la televisión.

 

EL RECHAZO DE LA ALIANZA, EL MEOLLO DEL ASUNTO

 

El problema que existe en el magisterio poblano y nacional, es el de la imposición, por parte de las autoridades educativas y el sindicato, de un sistema que además de afectar intereses de los maestros, pretende, según dicen los propios mentores, la privatización de la educación.


Sería cosa de que en forma abierta, se discutiera el tema y que toda la población estuviera informada de ello ¿No el PAN es un partido altamente democrático? Los hechos y no las palabras es lo que importa.


Acción Nacional, es un partido de derecha, que siempre ha estado o estuvo durante el tiempo que fue oposición, contra el artículo tercero. Que exigió, durante muchos años, que se impartiera educación religiosa en las escuelas públicas, porque la educación, decían, debe ser de acuerdo a las creencias de los padres de familia.


La derecha tuvo una Unión Nacional de Padres de Familia, que parece que tovaía anda por ahí, cuyo objetivo era ese, luchar para que en las escuelas del gobierno, se impartiera educación religiosa. El laicismo en la educación, que no es ateísmo, sino plena libertad de creer en cualquier religión, siempre fue combatido por la Iglesia Católica, a cuya Doctrina Social Cristiana, se apegaba el PAN. No dude que los maestros tengan razón, que se pretenda no solo la privatización de la enseñanza, sino que se imparta la religión católica en las escuelas como materia obligatoria, algo que ya no se ve ni en España, que en ese aspecto fue el país más retrógrada de occidente.


Alguien debe decirle a la maestra, que sus enviados en Puebla, están actuando mal, que la criminalización de los opositores, ya no opera, ya está en descrédito; que las imposiciones desde las cúpulas, además de estar desprestigiadas, no dan resultados positivos y que para una alianza, se requiere de aliados y éstos deben ser los maestros, pero antes deben ser convencidos de que esa alianza es buena para todos, para México y para ellos.


Con acciones policiacas, con demandas judiciales o con regalitos como las Hommer, La Maestra no va a conseguir nada, por muchos pactos que tenga con el diablo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas