Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


El normalismo, contra la tecnocracia

 

No es casual que un alto funcionario del gobierno de los Estados Unidos, haya aprobado con bombos y platillos la «Alianza por la Calidad de la Educación», que firmaron la secretaria de Educación Pública Josefina Vázquez Mota y la dirigente vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Elba Esther Gordillo Morales. Esa alianza, constituye la culminación de un proyecto iniciado en los tiempos de Luis Echeverría, cuando se abolieron las materias de Historia Patria, Civismo y Geografía, para ser impartidas en una sola materia que se llamó «Ciencias Sociales».


El objetivo de los cambios iniciados en aquella época (cuando los tecnócratas priístas ya estaban dentro de la estructura de gobierno ocupando asesorías importantes, pues tenían apantallados con sus títulos obtenidos en universidades privadas gringas, a los políticos mexicanos, egresados todos de las universidades públicas mexicanas, ahora ninguneadas desde las atlas esferas del poder) era cambiar al sistema educativo nacional, basado en el normalismo francés y convertirlo en preparador de obreros calificados y administradores de empresas, para servir mejor al capitalismo rampante que se impondría con el neoliberalismo.


Significaba pues, el cambio de una educación humanista, que buscaba formar hombres pensantes, solidarios, tolerantes y democráticos, por una educación utilitaria que sirviera a las grandes empresas, formando obreros y técnicos, máquinas humanas para servir a los intereses de los grandes capitales, consumidores compulsivos, para mantener en movimiento una economía, que ahora los tiene en gravísimos problemas.


EL DESCONTENTO DE LOS MAESTROS


Hagámos a un lado la exigencia de que los mentores sigan teniendo la propiedad de su plaza para heredarla o venderla, algo en lo que nadie está de acuerdo y vayamos a otras exigencias expuestas por el magisterio que se manifestó masivamente en Puebla el pasado martes contra su dirigente vitalicia doña Elba Esther de Gordillo y Morales, propietaria del Partido Nueva Alianza y benemérita de la patria.


Piden que continúe el derecho de pre jubilación, que los maestros en servicio, no tengan necesidad u obligación de presentar examen de oposición para incrementar horas o plaza, que los maestros de música de preescolar que estén en servicio, no tengan limitante de edad para incrementar horas; que la posibilidad de incremento no sea solo para quienes tienen menos de 19 horas, sino para todos hasta obtener tiempo completo, ya que de eso depende el sustento de su familia; que las horas de nueva creación sean boletinadas para maestros en servicio en donde se generen los grupos de incremento; están en desacuerdo con la intervención directa de los padres de familia para evaluar al docente, ya que en algunas comunidades se presta a venganzas, corrupción, manipuleo de la información; necesario que existan en las regiones, escuelas o proyectos de capacitación gratuitos adecuados a las necesidades de los educandos y a los intereses de los docentes (diplomados, maestrías, etc.,) con personal altamente capacitado, diferente al esquema de centro de maestros; que los grupos no excedan de 25 alumnos y que verdaderamente se inviertan más recursos en infraestructura con tecnología de vanguardia; equipo de apoyo, especialistas y tecnología de punta, para atender a los educandos con capacidades diferentes del esquema de educación básica.


Piden que en el nivel pre escolar, se creen plazas de educación física, artística, de intendencia, claves técnicas en preescolar, claves administrativas, claves de ecónomas para albergues. Que las clases y sueldos del personal administrativo, sean ajustados en base al puesto y responsabilidad que desempeñan. Rechazan totalmente  la privatización de la educación, que es a lo que tiende el proyecto de Alianza firmado por la SEP y el SNTE.


Demandan que los lineamientos de carrera magisterial no sean modificados sin tomar en cuenta la participación de los docentes que están en el aula.


Y aquí viene lo bueno, lo que le comentábamos del «normalismo francés y el proyecto tecnocrático gringo»: «Que las reformas a los planes y programas del esquema básico de la educación en México y los intentos por la articulación y vinculación de niveles, no podrán funcionar mientras no se invierta la pirámide y se inicie por las necesidades de fortalecer y actualizar al docente frente al grupo, ya que fuimos formados con enfoques diferentes a los que se pretende que hoy desempeñemos en el aula». Por lo tanto debe haber una total congruencia en las necesidades de los educandos ya que sus alcances y aspiraciones son totalmente diferentes, pues de nada sirve que se implemente el inglés en primaria, si no se tiene personal capacitado.


EL COMITE NACIONAL DEMOCRATIVO


Dentro del SNTE, como le informamos la semana pasada, se ha formado una agrupación que cada día adquiere más fuerza y que preside un comité ejecutivo nacional democrático, que en esta lucha, ha fijado muy claramente su postura: «El programa de fortalecimiento de la infraestructura y el equipamiento escolar establecido en la Alianza por la Calidad de la Educación, dice, se refieren a generalizar la educación en línea (aulas de medios, enciclomedia, edusat, redes escolares, e-méxico) como educación virtual o adiestramiento, para una sociedad de espectadores, inerme y consumista. Esta política de equipamiento con la llamada «conectividad» busca suprimir la función docente, la educación presencial, dialógica, comunicativa, humanizada y deja el proceso subordinado a la computadora, el videoproyector y al pizarrón interactivo»

 

Como ve, la oposición del magisterio a la Alianza por la Calidad de la Educación, tiene mucho de fondo. Haber suprimido al inicio del proyecto tecnocrático materias que en otro tiempo fueron fundamentales (Historia de México, Civismo y Geografía) como dijera la propia secretaria de educación cuando Fox adelantó la carrera presidencial, fue una perversidad. Ahora tenemos jóvenes sin conciencia cívica, sin sentido patriótico y sin idea de lo que es y significa el territorio nacional.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas