Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

26/02/2009

Se avanza en solución al problema magisterial


Las autoridades estatales actuaron con sensibilidad política en el tratamiento, antier, del problema magisterial que amenazaba con agravarse y provocar daños al sistema educativo local.


Pretender minimizar el movimiento llamado Democrático Magisterial, solo conduciría a su agravamiento.


Decenas de miles de maestros poblanos, cuya “institucionalidad” es de todos conocida, han estado participando, en la capital y en el interior de la entidad, en las movilizaciones y plantones de protesta, lo que ha sorprendido a propios y extraños.


Si bien es cierto que la movilización del martes no logró reunir a la cantidad de mentores que se esperaba, eso debe entenderse como consecuencia de los descuentos que se estaban haciendo a algunos,  por su inasistencia al trabajo, aunque nunca dejaron abandonados sus grupos, pues compañeros suyos los atendían durante su ausencia.


En esta época de crisis económica y ante la amenaza de perder el empleo, pues su sindicato sería el menos interesado, así lo demostró, en defenderlos, ya que las protestas del magisterio han sido en contra de su líder vitalicia, que impone un proyecto de calidad educativa sin consultar a las bases y lesionando sus derechos adquiridos en décadas de luchas, era lógico que reaccionaran como lo hicieron.


SE IMPUSO EL DIALOGO Y LA NEGOCIACION


Pero estaba claro que los maestros del movimiento llamado Democrático, no querían la guerra, sino ser escuchados, ser considerados como parte de la organización sindical a la que están adheridos, que desde siempre se ha manejado en forma antidemocrática, pero que desde la llegada a la dirigencia de doña Elba Esther Gordillo y Morales, la antidemocracia ha sido elevada al cubo.


El problema pues, no era directo entre el magisterio y el gobierno estatal, sino entre la base magisterial y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).


A través de la Secretaría de Gobernación, el gobierno entró en diálogo con los dirigentes recién designados por los maestros inconformes, adheridos a las secciones 23 y 51 del SNTE y llegaron a acuerdos que abren vías claras para resolver el asunto.


En primer lugar, el gobierno acordó devolver a los maestros a los que se  habían hecho descuentos, la cantidad retenida; se decidió el retirar las acusaciones penales contra varios líderes y maestros participantes en el movimiento; funcionarios de educación dejarán de hostilizar a los participantes en las protestas, dejando que realicen su trabajo sin problemas; se reanudarán los trabajos de la mesa técnica para la solución de problemas laborales.


Se estableció un plazo de dos semanas para presentar un “proyecto alternativo de calidad educativa” y el gobierno se comprometió a que ese proyecto será presentado en la próxima reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores, CONAGO. No habrá más descuentos a los maestros participantes en esta lucha y se seguirá tratando con los representantes que los propios mentores han designado.


Estos acuerdos son muestra de la buena voluntad del gobierno estatal y de los maestros. Hay que reconocer la sensibilidad política y social con la que los funcionarios de la Secretaría de Gobernación del Estado, trataron el asunto. No haberlo hecho así y continuar con las medidas de presión de autoridades y maestros, solo hubiera conducido al sistema educativo poblano, al caos.


A los gobiernos estatales se les impuso el Acuerdo para la Calidad Educativa que supuestamente habían elaborado la SEP y el SNTE. Los maestros de más de 20 estados del país, se rebelaron de inmediato, algunos, Morelos, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, con movilizaciones que varias veces fueron violentas. Los gobiernos estatales se encontraron entre la espada y la pared, pues los recursos para el pago del gasto educativo los envía la SEP federal, no podían sino intervenir en la forma en que lo ha hecho el gobierno poblano o irse por la represión, que es lo que quiere la maestra, lo que como están las cosas en el país, hubiera sido peligroso.


FALLECIO JULIO CESAR BOUCHOT


Julio César Bouchot Garrido, quien fuera diputado local por el distrito de Izúcar de Matamoros, subsecretario de Finanzas durante parte del gobierno de Manuel Bartlett, desempeñara cargos directivos dentro de su partido, el Revolucionario Institucional y últimamente se desempeñara como director operativo de la Fiscalía Anticorrupción , falleció el martes 24 en esta capital.


Fue velado en conocida funeraria y sepultado en esta ciudad.


Políticos, compañeros de trabajo, amigos, ex presidentes municipales del distrito que representó, acompañaron a su familia en esos momentos de dolor.


Su muerte debida a una grave enfermedad que lo tenía postrado desde hace varias semanas, fue muy sentida en los medios políticos. Descanse en paz.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas