Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca

26/02/2010

Eduardo Rivera, se perfila como el candidato del PAN


Todo parece indicar, nos comenta un amigo panista, que el candidato a la presidencia municipal de Puebla, será el diputado local con licencia, Eduardo Rivera.


Dentro de las filas del panismo local, solo se acepta a dos precandidatos: a Rivera y al senador de la república Humberto Aguilar Coronado.


El PAN, en alianza con el PRD, Convergencia y el Panal, lleva como candidato a la gubernatura de la entidad, a Rafael Moreno Valle Rosas, de extracción priísta.


Sería una muestra de debilidad política, de fracaso de Acción Nacional como partido, que se aceptara la postulación, para el segundo cargo políticamente más importante de la entidad, presidente municipal de la capital, a otra persona proveniente del partido al que desde hace casi 71 años viene combatiendo el panismo militante.


Y también sería un suicidio político, postular a una persona sin partido, que no tuviera nada que ver con Acción Nacional, que fuera pues, como dicen ahora, un candidato ciudadano. Porque los candidatos ciudadanos, carecen en su inmensa mayoría de formación política, de oficio político, de ideología y responden a los intereses de un pequeño grupo.


Manuel Gómez Morín, el fundador del PAN, dijo una frase que ha quedado para la historia y que demuestra en los hechos, que el partido que fundó, ha fracasado rotundamente. “Los partidos deben ser escuelas de política”.


Acción Nacional no ha sido escuela de políticos y las consecuencias las está sufriendo ahora que llegó al poder federal, por la inercia de los acontecimientos, pero no por el trabajo de su gente.


Hay que reconocer, que en sus inicios, el PAN hizo esfuerzos por formar cuadros ideologizados y entrenados para el servicio público. Tuvo una revista, La Nación , que era leída ávidamente por los panistas de los años cuarenta y cincuenta y por muchos no panistas, pues era una publicación de gran calidad que sigue publicándose, pero ahora, ni los panistas la leen y muchos ni la conocen y también tuvo una editorial “Jus”, que editaba libros de autores conservadores y de derecha, pero con prestigio intelectual.


¿Qué fue lo que pasó? Que Acción Nacional, quedó como una franquicia del sector empresarial, que enojado por la nacionalización de la banca, realizada por el presidente José López Portillo, decidió hacerle la guerra al PRI, al tú por tú y al fracasar en su intento de formar un partido propio, adquirió  el PAN, como si fuera una franquicia comercial y la empezó a explotar con ese criterio.


El PAN ha perdido todo lo que en un principio tuvo y ahora está siendo invadido nada menos que por priístas descontentos: los candidatos a los gobiernos de Veracruz y Oaxaca, tienen ese origen y cuenta además con el apoyo decidido y entusiasta de una líder magisterial que representa exactamente todo lo que en sus buenos tiempos combatieron con decisión y coraje, los Gómez Morín, los González Luna, los Gómez Mont, los Calderón Vega, los Preciado Hernández y hasta un Luís H. Alvarez, mantenido en el gobierno federal, como único eslabón entre la vieja guardia panista y los ahora dueños del changarro.


Si todavía les queda algo de dignidad a los panistas poblanos, deben lograr que por lo menos su candidato a presidente municipal de la capital, sea una persona formada en las filas de ese partido. Solo así el PAN podrá medio justificar su existencia. Si no lo logran, todos los militantes deberían suicidarse colectivamente, como políticos claro, pues ya no tendrían nada que hacer en un partido cuya existencia no se justifica.

 

Primer problema entre PRI y Verde

 

El Partido Revolucionario Institucional, como usted sabe, va aliado con el Partido Verde, para las elecciones locales de julio próximo y como consecuencia de eso, el en otro tiempo poderoso y casi único partido político del país, le otorgará dos diputaciones y 14 presidencias municipales, entre ellas, la de San Pedro Cholula, cuya cabecera es una ciudad importante conurbada con la capital del estado.


El candidato PRI-Verde, será el joven abogado Geudiel Jiménez Flores, que por cierto es una persona con carisma, que cae bien y que tiene trabajo en ese municipio principalmente entre los jóvenes.


Pero resulta que los priístas se oponen a que el candidato salga del Verde y no del en otro tiempo invencible PRI. Dicen las malas lenguas, que atrás de este movimiento, está el diputado federal Juan Pablo Jiménez Concha, pero no se ha comprobado.


Lo que sí es cierto, es que por voz de Juan Taylor, un joven priísta, hijo del actual síndico municipal del lugar, se dio a conocer la razón primordial de la oposición a la candidatura del Verde: “Estaríamos dispuestos a apoyar al candidato de la alianza, si ya no se puede dar marcha atrás, siempre y cuando se nos dieran espacios en el próximo ayuntamiento. Deben entender, que nosotros ya hemos gastado mucho dinero…..”


Lo bueno de los priístas es que siempre acaban por entrar en razón. Ellos no llegarían hasta el extremo de romper la alianza que su partido hizo con el Verde. Siempre hay forma de arreglar las cosas y en este caso, se arreglarán, puede estar usted seguro.

 

¿Cuáles son los municipios que se le quedan al Verde? Acajete, Amozoc, Cuyuaco, Cuautlancingo, Guadalupe Victoria, San Pedro Cholula, San Salvador el Seco, Tilapa, Venustiano Carranza, Zinacatepec, Calpan, Acateno, Palmar de Bravo y Zaragoza. Además tendrán dos candidatos a diputados, uno por un distrito de esta capital y otro por Tepexi de Rodríguez.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas