Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La insolencia del SNTE

 

Como si fueran propietarios de la voluntad de las bases magisteriales, como si no pasara nada en el país, como si los maestros siguieran siendo las obedientes ovejas que siguen a su pastor al lugar que quiera llevarlos, los dirigentes del SNTE, Elba Esther Gordillo a la cabeza, reaccionan ante los reclamos de miles de maestros poblanos que rechazan la Alianza por la Calidad de la Educación, con una infinita soberbia: "La Alianza va, porque va".


Así entiende la Democracia, doña Elba Esther, así la entiende el Partido Acción Nacional que está en el poder federal y que protege a la dirigente vitalicia de los maestros. Lo demás, son cuentos chinos.


Como dijera otro cacique de la vieja guardia, Gonzálo N. Santos, cuando era propietario del Estado de San Luis Potosí: "La moral es un árbol que da moras, o no sirve para nada".


En sus inicios, Acción Nacional combatió esas poses caciquiles, afirmando que quienes ejercían los cacicazgos constituían una lacra para el país; que México no progresaría nunca mientras siguiera teniendo a esos parásitos sindicales que dominaban a sus huestes y que eran un escollo para el progreso económico, político y social de los mexicanos. Su revista la Nación, de los años cuarenta y cincuenta, está llena de críticas al corporativismo priísta y al sindicalismo charro. ¿Quién se imaginaría entonces, que ese partido, una vez instalado en el poder federal, iba a apoyar con mayor fuerza que un gobierno priísta, al modelo más acabado del sindicalismo corporativista que ellos tanto combatieron?


¿Qué dirá el señor diputado panista don Francisco de Fraile y García, sobre el apoyo de su partido a doña Elba Esther, en sus homilías dominicales?


Los pobres dirigentes seccionales (23 y 51) están ahora más que nunca, fuera de la realidad: dicen que antrás del movimiento magisterial en Puebla, está el gobierno local, con fines políticos y que si el gobierno no saca las manos, ellos, los del SNTE, tomarán Casa Puebla.


¿No se habrán dado cuenta que están solos y que nadie, solo los pobres empleados que temen perder su trabajo, los siguen? Pueden juntar, pagándoles, porque lo que le sobra a la maestra es dinero, como que religiosamente se descuenta a cada uno de los millón y medio de miembros del SNTE por lo menos 150 pesos mensuales, a unas 500 personas para "simular que toman Casa Puebla" o para realizar una contramanifestación a las que realizan los mentores descontentos y que han sido de miles de maestros.


¿Pero a quién van a convencer con eso? Todos sabemos cómo está realmente la situación. La maestra Elba Esther, ya estaba en problemas graves y se alcanza la puntada de regalar a sus fieles dirigentes seccionales, un vehículo (camioneta Hummer) de los más caros y sofisticados que hay en el mercado y eso arreció el repudio hacia su persona. En 20 estados del país y no solo en Puebla, los maestros están en rebeldía. Los más agresivos son los de Morelos, pero los que más preocupan a La Maestra, son los de Puebla, porque aquí nunca se había registrado una rebelión de esta naturaleza. Por eso ya no sabe a quien culpar y lo que se le ocurre es que el gobierno estatal está atrás del movimiento, tal vez porque lo que busca es presionar a las autoridades estatales para que tomen medidas represivas contra el magisterio.


Porqué mejor no se pregunta qué es lo que ha hecho mal: permanecer en el poder sindical durante dos décadas y pretender estar ahí hasta que la muerte la separe, no es algo que los maestros deban festejar y agradecer; gastarse los millones de pesos de cuotas sindicales como se le da su regalada gana sin rendir cuentas a nadie, tampoco; ¿espera aplausos porque firmó con el gobierno federal una alianza a espaldas de sus agremiados, sin que siquiera pudieran opinar minimamente sobre el tema?. Bueno, la maestra siempre ha dado muestras de inteligencia, ¿se le estará agotando?.


YA VIENE EL 2009


El 2009, año de elecciones federales intermedias, ya está a la vuelta de la esquina. En Puebla, como en todo el país, habrán de renovarse las diputaciones federales de mayoría y de representación proporcional.


Los priístas están ahora, desde que se inició la "democratización" electoral, más fuertes que nunca y no sería raro que ganaran las 16 diputaciones de mayoría con las que cuenta la entidad.


Los panistas no se han dado cuenta, a juzgar por sus poses prepotentes y soberbias, que están en la lona. Deberían pensar que sus posibilidades son mínimas: Nunca el país, desde que la Revolución se institucionalizó, había pasado por una etapa de crisis política, económica y social, tan grave, como la que estamos viviendo.


Los problemas se iniciaron con los gobiernos tecnocráticos del PRI, pero se han agravado al máximo, durante los dos ineptos gobiernos del panismo. Eso no lo dice el columnista, lo dice cualquier persona minimamente enterada. Los panistas han dado muestras de incongruencia en primer lugar, de ineptitud, de falta de oficio político, de carencia de sensibilidad social, de desconocimiento de la problemática nacional, de desconocimiento de nuestra historia y ya ni le seguimos.


Además, están divididos y carecen de figuras más o menos relevantes para competir con éxito en las elecciones que se avecinan.


El PRI ya cuenta con una lista de aspirantes de buen nivel, que pueden dar una muy buena batalla a los candidatos que pudiera lanzar el PAN, que es la segunda fuerza política de la entidad.


Suenan en los corrillos políticos del tricolor, las siguientes personas: para Huauchinango, Ardelio Vargas; para Teziutlán, Carlos Barrientos de la Rosa; para Zacapoaxtla, Oscar Aguilar González; para Zacatlán, Leobardo Soto; para Ciudad Serdán, Fernando Morales; para Tehuacán, Alfredo Arango García; para Ajalpan, Julieta Marín Torres; para Texmelucan, América Soto López; para Izúcar de Matamoros, Alberto Jiménez Merino; para los distritos de Puebla capital: Francisco Rojas Montaño, Valentín Hadad; Marcela Jiménez Avendaño; Gerardo Pérez Salazar o Fernando Ariza de la Fuente; por Atlixco, Reyes Hernández Juárez.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas