Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La descomposición política, en límites peligrosos


Hace unos días se hizo circular en la ciudad de Izúcar de Matamoros, un maill en el que se lanza un ataque al presidente municipal saliente, de ese lugar, Filiberto Guevara, utilizando para ello en forma cobarde y ruín, el nombre de su esposa. Le quisieron pegar al munícipe desprestigiando a su compañera, lo que como es lógico, indignó al alcalde, pero también a mucha gente de buena fé, que siente que algunos políticos, en su lucha por el poder, están propasando los límites más elementales de la decencia y la buena educación.


Nadie sabe de dónde provino el ataque, nadie sabe qué intereses están en juego, lo cierto es que acciones como ésta, vengan de dónde vengan, provocan una descomposición social cuyas consecuencias son imprevisibles.


La sociedad en su conjunto, debe rechazar este tipo de guerras políticas sin sentido, que solo provocan odio y resentimiento y que constituyen una prueba palpable del primitivismo, del atraso en que se desenvuelven algunas personas que quieren incursionar o que ya están metidas en la actividad política.


El señor Filiberto Guevara entregará el poder a su sucesor el 15 de febrero próximo. Hubo tres años para reclamarle cualquier cosa, ¿porqué se le ataca por el lado que más duele a un hombre, cuando practicamente ha terminado su periodo?.


Los funcionarios públicos, están a la vista de todos y todo mundo puede reconocer o criticar la acción, el trabajo de una autoridad, ¿porqué esperar hasta el final para hacerlo? ¿porqué actuar con cobardía pegando tangencialmente a quien bien o mal, ha cumplido ya con el periodo para el que fue electo? ¿porqué no se expresó en tiempo y forma cualquier inconformidad?.


NO DEBE PERMITIRSE QUE ESTO AVANCE


La sociedad está obligada a defenderse. No debe permitir que por diferencias personales o de grupo, se provoque una descomposición social que podría llevar a una confrontación.


Las autoridades deben investigar la procedencia del infundio, del rumor y desenmascarar a los autores, y la sociedad en su conjunto, debe repudiarlos como lo que son, basura.


Si se permite que este tipo de «guerra sucia» prosiga, se corre el peligro de degradar aun más, la actividad política, ya de por sí descompuesta por las exageradas ambiciones personales de los actores políticos.


Hace seis años, en el proceso interno del PRI, se vivió una situación semejante, cuando mediante volantes distribuidos después de la media noche casa por casa en Izúcar, dejados debajo de la puerta, se lanzaban ataques sucios contra varios de los aspirantes.


El resultado fue, que el PRI perdiera la elección constitucional (fue ganada por el PRD) y que durante mucho tiempo se respirara un ambiente de odio y resentimiento en las filas del Partido Revolucionario Institucional, pues muchos sabían o creían saber, de dónde habían procedido los ataques.


Las autoridades electorales del Estado y los mismos partidos políticos, deben tomar medidas drásticas para frenar situaciones como las que comentamos.


En nada benefician, éste tipo de cobardes «guerritas,» a la democracia a la que según dicen, queremos llegar. Por el contrario, cosas como ésta, nos harán dar pasos atrás.


El asunto que comentamos ocurrió en Izúcar, pero en muchos otros municipios de la geografía poblana, se viven situaciones similares. Urge que los partidos políticos, incluyendo al PAN, que es el creador de la guerra sucia, obliguen a sus miembros a actuar siempre dentro de la ley y de las normas más elementales del respeto a los derechos de terceros. Y que no nos vayan a salir con que eso es liberad de expresión.


AHORA SI, HAY UN ANGEL DE PUEBLA


El pasado viernes, el presidente municipal de Puebla, Enrique Dóger Guerrero, inauguró el Parque 475 y la escultura «Angel de Puebla», obra de los hermanos Bernardo Luis y Pablo López Artasánchez, artistas poblanos, a un costado del Distribuidor Vial.


Dijo el alcalde poblano, que ahora Puebla cuenta con un monumento emblemático que recordará la leyenda sobre la fundación de la ciudad, pero que también guarda un simbolismo muy arraigado en la población.


Lo que en su tiempo hizo, con un costo millonario, el alcalde panista Luis Eduardo del Sagrado Corazón de Jesús y Todos los Santos, para quien ni los dirigentes empresariales, ni los valientes y arrojados diputados del PAN, tuvieron la más mínima crítica, no deja de ser una caricatura ante el nuevo monumento inaugurado el viernes.


El monumento al Angel Custodio, levantado por uno de los presidentes municipales más nefastos que ha tenido la ciudad sobre el boulevard 5 de Mayo, estuvo incluido en el concurso de los monumentos más feos de México.


Cuando fue inaugurado, la voz popular dijo que era un monumento al PRD, porque está pintado de amarillo y no tiene ni piés, ni cabeza, refiriéndose al partido del sol azteca conformado por 20 grupos que no obedecen a nadie y que cada cual jala para su lado.


También se dijo que era un monumento a las «Trompas de Falopio», por su forma.


Cuando don Luis Eduardo del Sagrado Corazón, quiso presumirle a Vicente Fox, entonces Presidente de la República, el angelito ese, Fox se asomó por la ventanilla de la camioneta en que viajaban, lo vio y volviéndose al entonces alcalde le dijo: «No parece ángel».


Visite usted el monumento inaugurado por Dóger. Le va a gustar.




 
 

 

 
Todos los Columnistas