Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La importancia del oficio político


La falta de oficio político y la carencia de ideología, son males que padecen todos los partidos, pero que se hacen más evidentes en el Revolucionario Institucional, porque siendo mayoría absoluta en el Congreso del Estado, los miembros de la bancada priísta son incapaces de responder con argumentos sólidos a los sofismas de los diputados panistas que se erigen como los grandes triunfadores en el debate.


Con más oficio político, con más «tablas», tres o cuatro panistas hacen ver su suerte a los pobres priístas a quienes no les queda más que vencer mediante el voto mayoritario que tienen y que además, es legal.


Cuando el diputado «insignia» del PAN, Eduardo Rivera Pérez, dijo: «Qué triste que en Puebla, una mayoría se imponga a costa de lo que sea y sin argumentos ni razones», no hubo un solo priísta que hubiera subido a la tribuna para responderle, recordándole que cuando los panistas han estado en el poder municipal de Puebla, también ha sido triste que una mayoría (la mayoría panista) se imponga a costa de lo que sea y sin argumentos y razones.


En los tiempos en que desgobernó a este municipio don Luis Eduardo del Sagrado Corazón de Jesús, los pobres regidores priístas estaban escondiditos, en las reuniones de cabildo, sin que nadie los tomara en cuenta. Todas las decisiones del ex alcalde, casi siempre malas, eran apoyadas por «la mayoría mecánica del PAN», que a todo dijo que sí y por eso, don Luis Eduardo se dio vuelo autorizando millones para la elaboración de proyectos irrealizables, que fueron a parar a la basura.


Ni los regidores panistas, ni los diputados panistas, ni sus aliados de los grupos empresariales, hicieron una sola crítica al ex alcalde. Ah, pero se la pasan criticando a los priístas por cosas que ellos, cuando están en el poder, practican con mayor entusiasmo y más cinismo.


EN UNA DEMOCRACIA, LA MAYORIA MANDA


Si la democracia es el gobierno de las mayorías, sería una aberración que una vez en el poder, quienes obtuvieron la mayoría absoluta se la pasaran cediendo en todo lo que desde la tribuna les exigiera una minoría, solo para que no les viniera un acceso de tristeza.


La derecha es insaciable cuando llega al poder. Lo quiere todo, absolutamente todo. Aquí en Puebla no es mayoría, pero al ver la debilidad ideológica de la bancada priísta, la falta de oficio de la gran mayoría de sus 26 diputados, se aprovecha para golpear desde la tribuna. Los priístas en general, no saben defenderse. Son como esos niños apegados a su papá, que en la escuela no saben como reaccionar cuando algunos de sus compañeritos los agreden. Sometidos a la autoridad presidencial, cuando ya no tienen un papá presidente, se descontrolan y no saben qué hacer.


Aquí el PRI debe tomar cartas en el asunto: someter a los diputados de su bancada, a cursos intensivos no solo para que conozcan en qué consiste la actividad legislativa, sino para que sepan lo más importante de la historia de México, para que puedan distinguir a qué corriente histórica representa su partido y a cual representa el PAN (aunque cada día es más dificil distinguir a un panista de un priísta, pues uno se parece a la cocacola el otro a la pepsicola). Algo aprenderán y a la mejor nos dan la sorpresa de que puedan ganar un debate cuando ya vayan de salida.


SEIS PLANILLAS SE DISPUTAN DIRIGENCIA PERREDISTA


Para la elección de la dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática, que se hará al igual que la elección de la dirigencia nacional el 16 de marzo, se inscribieron seis planillas, representantes de otros tantos grupos, tribus o corrientes.


Miguel Angel de la Rosa y Rubén Hernández, forman la planilla de Nueva Izquierda (Los Chuchos); Jorge Méndez y Ruth Huerta, representan a los bejaranistas de Izquierda Democrática Nacional; Elba Cereso y Abelardo Cuellar, son los candidatos de Alianza Democrática Nacional; Mario Vélez Merino y Juan Medel, forman la planilla de Los Cívicos, de Mario Saucedo; Lourdes Cano y Miguel Tamayo, son los candidatos de la corriente Por el Bien de Todos y finalmente Julián Rendón y Susana Wuotto, constituyen la fórmula coaligada de la actual dirigencia local y la corriente de Los Camilos. Se dice que esta fórmula cuenta con el apoyo de José Juan Espinosa (el glorioso Niño Naranja) y por el senador panista don Rafael Moreno Valle Rosas.


Haga sus apuestas.


La mayor parte de los perredistas, está con la fórmula integrada por de la Rosa y Rubén Hernández, que representan a Nueva Izquierda, corriente que controla la infraestructura partidista del PRD, no solo en Puebla, sino en la mayor parte del país.


ANA TERESA ARANDA CAYO PARADA


No es sorpresiva la designación de la señora Ana Teresa Aranda Orozco, como subsecretaria de Gobernación federal. Es una panista destacada y el PAN no cuenta con muchos elementos del sector femenino para ocupar posiciones relevantes que le ayuden a quitarse la fama de partido misógino.


Doña Ana Teresa, guanajuatense de origen, radica en Puebla desde hace años, habiendo sido aquí la presidenta de la Unión Cívica Femenina, organismo de origen empresarial, que junto con el DHIAC (Desarrollo Humano Integral, A.C.) constituyeron la punta de lanza para que los empresarios mexicanos, se hubieran apoderado del Partido Acción Nacional, después de la nacionalización de la banca, hecho que los empujó, a meterse a la política.


El cargo de doña Ana Teresa, es importante desde el punto de vista político, pues puede servirle de plataforma para lanzarse, como se afirma, a la conquista de la candidatura del PAN a la gubernatura, cargo para el cual ya compitió en alguna ocasión.




 
 

 

 
Todos los Columnistas