Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


¿El PRI estuvo atrás de la manifestación de maestros?

 

El descontento entre los maestros del país, es real y no es nuevo. Ha venido gestándose desde hace años y se ha agravado a raíz de que el actual gobierno federal panista, aliándose con la dirigente vitalicia del SNTE, doña Elba Esther Gordillo, ha iniciado un proceso de derechización de la educación y pretende cambios drásticos en la relación laboral de la SEP, con  los mentores.


Decir que la manifestación de protesta por la Alianza por la Educación, firmada por la SEP y el SNTE, fue organizada por el Partido Revolucionario Institucional, es sobre dimensionar la fuerza del PRI dentro del magisterio. Es cierto que el PRI ha tenido y tiene fuerte presencia en las filas del magisterio poblano y que una organización de maestros priístas participó en los trabajos para llevar a cabo  la marcha, pero ni fue el único, ni constituyó la fuerza más importante.


Lo que movió a los maestros poblanos, siempre apáticos para participar en movimientos de protesta, fue el hartazgo. Ya están hasta la coronilla de que los dirigentes sindicales los traten como menores de edad, ya están hartos de que los gobiernos federales les impongan condiciones de trabajo que van contra las conquistas laborales que han logrado a través de los años; ya están cansados de soportar una dirigencia sindical dictatorial, que decide por ellos lo que les conviene y lo que no les conviene, de acuerdo al buen o mal humor de su dirigente nacional o a los convenios políticos que tenga en lo personal con los gobiernos federales.


Tienen una dirigente que siendo secretaria general del PRI, pretendía que todos los maestros trabajaran y militaran en ese partido. Al salir del Revolucionario Institucional y teniendo su propio partido, el Nueva Alianza, pretende que los maestros sean una especie de esquiroles políticos, que vayan, como en Tijuana, B.C., a hacer perder elecciones a los que considere sus adversarios. Negocia con el gobierno federal panista posiciones importantes para sus consentidos y pretende también que le entregue gubernaturas, entre ellas la poblana a cambio de llevar a los maestros del país a donde el gobierno federal panista quiera llevarlos.


LA ANTIDEMOCRACIA DEL SNTE


Doña Elba Esther se asume como una dirigente sindical demócrata, pero ni su origen como dirigente del SNTE, ni su permanencia por veinte años al frente de esa organización, ni su comportamiento le dan el mínimo perfil democrático.


Fue impuesta al frente de la dirigencia sindical por Carlos Salinas de Gortari, entonces presidente de la república, cuando éste tuvo problemas con Carlos Jogitud Barrios, el anterior dirigente vitalicio de los maestros.


Ella se eternizó en el cargo y cuando empezaba a verse mal el que no convocara a elecciones de nueva dirigencia, decidió cambiar los estatutos, nombró un secretario general y ella se inventó un nuevo cargo dentro de la organización sindical, el de presidenta que ejerce con carácter de vitalicio.


Pero ella en realidad no actúa como dirigente de una organización de maestros sindicalizados, sino como dueña, como propietaria absoluta, que se gasta los millones de pesos que mensualmente aportan el millón y medio de mentores, en lo que se le da su regalada gana, sin rendirle cuentas a nadie.


Toma decisiones sin consultar a nadie. Los maestros de todo el país, son tratados como retrasados mentales a los que hay que orientar en todo y para todo, a los que hay que castigar con rigor para que no vuelvan a realizar alguna acción (paro, huelga, protesta) que moleste a la dirigente; a los que hay que decirles lo que les conviene y lo que no les conviene……


Esta actitud, hay que reconocerlo, que también asumen otros dirigentes sindicales, se debe a la apatía, a la desidia de los trabajadores de la educación, para exigir el respeto de sus derechos.


Por esa actitud apática de los maestros poblanos, ha llamado tanto la atención la manifestación de la semana pasada y las que se han realizado en ciudades importantes del interior de la entidad. El número de participantes, que superó los diez mil, espantó a los dirigentes nacionales y el mismo secretario general del SNTE, tuvo que venir para mandar un menaje político al gobierno estatal. Fue como una amenaza (como si estuviera en posibilidad de amenazar) electoral.


EL MOVIMIENTO SE FORTALECE, DICEN


El movimiento magisterial nacional y local, se está fortaleciendo cada día más, según afirmación de varios maestros con quienes platicó este columnista. La situación general del país es de crisis política, social y económica. En condiciones como las que prevalecen en la república, es explicable que grupos que han sido tratados tan mal, políticamente hablando, de los que sus líderes o seudo líderes han abusado tanto, un día se levanten y griten con todas sus fuerzas “basta”. Y no porque un partido político x o z, los movilicen, pues la crisis actual empieza por los partidos políticos, sino porque a través de la historia, cuando los pueblos y sus organizaciones gremiales se sienten acorraladas, engañadas, hasta humilladas, llega un momento en el que se rebelan o se acaban y los maestros poblanos han decidido levantarse y luchar.


“La Maestra” no se rinde fácilmente, ya estará pensando en la forma de hacer llegar cañonazos al estilo Obregón, a los líderes de la disidencia, pero todo parece indicar que ya llegó al tope y empieza a declinar. Es un estorbo hasta para el PAN, partido que la ha aprovechado para implementar su política de derechización del sistema educativo nacional, pero sobre todo, es un escollo para lograr un verdadero avance educativo en el país.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas