Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Ver para creer

 

Durante más de sesenta años el Partido Acción Nacional se la pasó criticando a los priístas, especialmente a los líderes sindicales a los que en sus discursos, en los artículos de su revista «La Nación», siempre aplicaba los más duros calif icativos. Los culpaba del atraso político, social y económico del país, de la corrupción, de los fraudes electorales, etc.

 

Nadie hubiera pensado que en el siglo XXI, los modernos panistas representados por la diputada doña Violeta Lagunes, famosa por lo agresivo de su caracter demostrado en una sesión del Congreso cuando arrojaba cualquier proyectil a su alcance contra los diputados perredistas, y por el también representante popular don José Antonio de Díaz y García, se convertirían en los más furibundos defensores de la representante más acabada de ese liderazgo sindical del viejo PRI, nada menos que de doña Elba Esther Gordillo Morales, la democrática (tiene 20 años de dirigente y va por más) dirigente del magisterio nacional.

 

Acusan a funcionarios del gobierno estatal de estar detrás de la manifestación contra la dirigente y llaman a los participantes «maestros detractores de Elba Esther Gordillo».

 

¿Detractores porque la acusan de haber traicionado al magisterio en aras de influencia y posiciones políticas para su grupo? ¿detractores porque dicen, con pruebas, que ha vendido al movimiento magisterial, negociando conquistas sindicales por cargos políticos para sus consentidos? ¿porque se hace cómplice del plan para desaparecer las normales e iniciar la privatización del sistema educativo?

 

¿Porque la acusan de haber aceptado cambios en la Ley del ISSSTE que resultan inaceptables para la inmensa mayoría de los agremiados a su sindicato?

 

NADIE ACEPTA LA VENTA DE PLAZAS

 

«Los mexicanos deseamos que los asuntos de los maestros se traten con mayor transparencia, que no haya privilegios como la venta de plazas», dijo doña Violeta y en eso creo que todos estamos de acuerdo. Que los asuntos de los maestros se traten con transparencia, es decir, que ellos sean los que decidan y no una señora que hace 20 años fue impuesta como dirigente de su sindicato por el presidente Carlos Salinas de Gortari y que ahora en contubernio con los dos gobiernos federales panistas (el de Fox y el de Calderón) acuerden «en lo oscurito», el rumbo que le darán a la educación, las prestaciones que les quitarán a los maestros y a todos los empleados de la federación.

 

En el asunto de la venta de plazas, nos dicen maestros con los que hemos venido platicando sobre este problema, que la venta de plazas se hace, porque desde el momento en que solicitan su jubilación, cesa el pago al maestro y que durante varios meses, que llaman «etapa de prejubilación », no reciben un solo centavo, hasta que se resuelve su caso y empiezan a recibir su mensualidad, pero los meses de la pre jubilación, se pierden.

 

Como los maestros son gente que va al día, no cuentan con un ahorro que les permita resistir esa etapa pre jubilatoria y la venta de su plaza les ayuda a eso. Por eso piden que se les pague en la prejubilación, para que no tengan necesidades apremiantes.

 

¿TAMBIEN EL GOBIENO ESTATAL DE MORELOS?

 

Uno de los movimientos magisteriales más agresivos contra doña Elba Esther Gordillo, es el que está llevando a cabo el magisterio del estado de Morelos.

 

¿Ahí también atrás de las marchas, de los plantones, de la huelga, de las caminatas a la ciudad de México, está el gobierno panista?

 

¿Porqué aquí sí y allá no? ¿Porque aquí el gobierno del estado es priísta y allá es panista?

 

Bueno pues aquí, fiel a su costumbre, los maestros poblanos protestan dentro de las normas de la civilidad política. Hace unos días, cuando se refería a los problemas de violencia que asolan al país, el gobernador Mario Marín, decía, con razón, que había muchos factores que ayudaban a que en Puebla el problema no fuera tan grave y aludía al caracter de los poblanos.

 

Los maestros morelenses, en una entidad gobernada por el PAN desde hace más de diez años: no han iniciado las clases de este año lectivo, porque se declararon en huelga para exigir que no se modifique la Alianza por la Calidad Educativa, esa que según la diputada Lagunes, «ningún gobierno priísta había concretado una negociación tan importante como la que consiguió Felipe Calderón con el SNTE»; han estado en plantón permanente frente al palacio de gobierno de Cuernavaca, han realizado manifestaciones en la capital de ese estado y en otras ciudades importantes de Morelos; junto con maestros de Guerrero, marcharon por la autopista a México, para protestar en Los Pinos y en la SEP.

 

¿Están funcionarios del gobierno estatal panista de Morelos, atrás de ese movimiento?

 

Los panistas en el poder huyen de la realidad. No quieren darse cuenta de lo que en realidad está pasando. Hay un gran descontento del magisterio nacional contra el gobierno de la república y contra su vitalicia dirigente sindical y no necesitan ni partidos ni gobiernos que los alienten para manifestar ese descontento.

 

Ellos, los maestros tienen la culpa de que los acusen de ser manejados contra Elba Esther, porque su comportamiento siempre ha sido de sumisión a sus dirigentes y al gobierno. En este caso los diputados panistas poblanos, doña Violeta y don José Antonio, solo se explican la movilización magisterial, porque los malosos funcionarios marinistas, la organizaron con fines electorales. No creen que los maestros puedan pensar por sí mismos, tienen que ser manejados por alguien, porque los pobrecitos son como niños. Así pensaban los gachupines de los indios de América, por eso se quedaron aquí 300 años. ¿La Maestra pensará quedarse todo ese tiempo al frente del SNTE?.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas