Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


Ya hay confirmación oficial: Rubén Gil, está preso


El alto comisionado para la atención al migrante poblano, Carlos Olamendi Torres, confirmó a un diario local, que el presidente municipal de Izúcar de Matamoros, Rubén Gil Campos, está detenido por un asunto de tráfico de drogas.


Es entendible que las autoridades estatales no pudieran informar de dicha detención basadas en informaciones periodísticas. El informe oficial que la Secretaría de Gobernación tenía del Cabildo de Izúcar, era en el sentido de que había solicitado licencia para atenderse de un mal renal. Su salida del país había ocurrido apenas el sábado 22 de marzo y las autoridades estatales no tenían mayor información oficial al respecto.


Para los habitantes de Izúcar, la noticia de su detención impactó, pero no sorprendió. Como dijimos el viernes, la pre campaña y la campaña del señor Gil Campos, como aspirante del PRI a la presidencia municipal, estuvo llena de rumores, que muchos suponían eran propalados por sus adversarios políticos de dentro y fuera del PRI.


Lo cierto es que como nunca había ocurrido antes, los priístas estuvieron inconformes desde el principio con la postulación de Gil Campos y lucharon hasta el último momento para evitar que fuera postulado por el tricolor.


Pero todo parece indicar que don Rubén tenía un buen o unos buenos padrinos que lo impusieron a toda costa, sin importar que dos de los aspirantes, ambos médicos, abandonaran al PRI ante la cerrazón de ese partido que no quiso dar marcha atrás y que muchos priístas de base y gran cantidad de simpatizantes del partido tricolor, hayan votado por el PRD y por el PAN y no por el Revolucionario Institucional: en la ciudad cabecera del municipio, el PRI solo ganó una casilla; de los catorce barrios que rodean a la ciudad, el PRI perdió diez y fue, como ocurre en muchos casos, en las diez juntas auxiliares, algunas de ellas importantes, como Rabozo, La Galarza, Colucán y otras, donde obtuvo el triunfo por poco menos de 3 mil votos.


Además de los rumores que nunca dejaron de circular y de las acusaciones que en petit comité hacían priístas, perredistas y panistas, había factores que influyeron en la población para estar contra el candidato priísta: no nació en Izúcar de Matamoros; nunca había vivido ahí. A los 16 años salió de Tepeojuma, municipio vecino de Izúcar, donde radicaba con su familia, a los Estados Unidos y no regresó, sino hasta la muerte de su señor padre (fue asesinado) que era presidente municipal de Tepeojuma, postulado por el PRD y fue entonces cuando al parecer, decidió quedarse.


La clase política de Izúcar, lo rechazaba por todo ésto y por su ostentación de riqueza, que le ganó simpatías entre la gente pobre a la que dicen que ayudaba.


Por eso no es extraño que en entrevistas periodísticas a ciudadanos de Izúcar, la inmensa mayoría diga que no lo conocían. Es que en realidad no lo conocían y las primeras noticias que tuvieron de su existencia, fue durante la campaña del año pasado.


HOSPITAL DE PRIMER MUNDO, PARA POBRES


Ya está terminada la segunda etapa del Hospital General Norte de esta capital, que será inaugurada esta semana y que dará servicio a los socios del seguro popular y a toda persona que lo requiera, mediante el pago de una módica cuota de recuperación o sin pago alguno si no tiene recursos para ello.


El gobernador Mario Marín Torres, mostró a representantes de los medios de difusión las instalaciones, que tienen un equipamiento de primera. Lo más moderno en aparatos médicos para diagnósticos e intervenciones quirúrgicas, lo tiene este hospital, que como dijo el jefe del ejecutivo estatal: «verán que es un hospital de ricos, pero para pobres, porque yo siempre he pensado que el gobierno no tiene porque realizar obras de mala o mediana calidad para atender las necesidades de los pobres. Aquí recibirán la mejor atención, no solo en calidad, sino en calidez».


No hay en Puebla ningún hospital, público o privado, que tenga el equipo tan moderno y avanzado como el que fue instalado ya en este nosocomio, cuya primera etapa, en la que se da consulta médica y se realizan algunos estudios a los pacientes, ya está funcionando con bastante éxito.


El Hospital General Norte de esta capital, está enclavado enmedio de unidades habitacionales del Infonavit y colonias populares.


Su costo es superior a los 600 millones de pesos. La construcción tiene acabados de primera, con salas de espera bastante dignas, con todas las instalaciones necesarias para un hospital moderno y con posibilidades de ampliación, por haber terrenos para ello.


Empezará a funcionar con cuarenta camas, pero pronto podrá hacerlo con ochenta.


El personal médico y de enfermería ya ha sido seleccionado y debidamente capacitado para trabajar en una institución hospitalaria como ésta, que se quiere, sea ejemplo para otras y también sirva para capacitar a otros médicos y enfermeras en las nuevas técnicas de curar.


Cuenta con un magnífico auditorio para conferencias al personal y a médicos y estudiantes de medicina. Este hospital, está llamado a ser un modelo nacional en su tipo.




 
 

 

 
Todos los Columnistas