Pulso Político


Gabriel Sánchez Andraca


La Maestra, estuvo en Puebla

 

Elba Esther Gordillo, conocida como La Maestra, líder vitalicia del SNTE, propietaria del Partido Alianza Democrática y tal vez la mujer políticamente más poderosa de la historia de México, estuvo ayer en Puebla.


Firmó, con el gobernador del Estado, Mario Marín Torres, un convenio de Alianza por la Calidad de la Educación, durante un acto efectuado al medio día, en el Centro de Convenciones, que reunió a las autoridades educativas de Puebla y a los líderes sindicales de las secciones 23 y 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.


Hablaron sobre la importancia de la educación para el desarrollo de México, el gobernador y la propia maestra, que dijo entre otras cosas, que el mejoramiento de la educación debe buscar que el alumno llegue a superar al maestro.


No lo dijo, pero ella, doña Elba, es un ejemplo vivo de eso: ella ha superado, con mucho, con muchísimo, a su gran maestro Carlos Longitud Barrios, a quien desbancó de la dirigencia nacional del SNTE. El quiso ser líder vitalicio de los maestros y no pudo lograrlo. Carlos Salinas de Gortari y Elba Esther Gordillo, la alumna que lo superó, se le atravesaron en el camino. Ella ahora es la líder vitalicia y hasta el momento, no ha surgido un alumno o una alumna que la supere, tal vez con el tiempo y un ganchito….


Pero mientras eso no ocurra, ella seguirá siendo La Maestra, la única, la líder vitalicia, la líder “moral”, la amiga de los presidentes de la república, sean panistas o priístas, la aliada del partido en el poder, sea éste el que sea.


Ahora es aliada del PAN, partido que desde 1939 hasta el año 2000 en que llegó a la Presidencia de la República, combatió duramente al sindicalismo priísta a cuyos líderes llamaba “charros” y a los que acusó de vende huelgas, de corruptos, de apátridas. Ahora el PAN se ufana de ser su aliado. ¡Cómo cambian los tiempos!


En la conferencia de prensa que dio luego del acto, demostró porqué es la mujer más poderosa de México: tiene muchas tablas y se mueve entre políticos y periodistas, como Chana por su casa.

 

¿A LOS 35 EMPIEZA LA TERCERA EDAD?


El secretario del Trabajo de Puebla, don Pericles Olivares, en declaraciones recientes a la prensa, anunció una feria del empleo para las personas de la tercera edad.


Es decir, dijo, en  ella se ofrecerán puestos de trabajo a todas las personas mayores de 35 años.


Para nuestro flamante secretario del Trabajo, los jóvenes de 35, ya deberían estar jubilados.

 

Esto podría ser un justificante para el Presidente del Empleo, el panista don Felipe Calderón Hinojosa. Si los de 35, 40 y 50 ya son de la tercera edad, ¿quiere decir que éste no es un país de desempleados, sino de viejitos que deberían estar jubilados o pensionados por el resto de sus vidas?


Y quienes ya rebasan los 60, ¿en que edad están? ¿En la quinta o en la sexta?.


POLITIZAN EL ASUNTO DE PEPE MOMOXPAN


Algunos partidos políticos, organismos empresariales y organizaciones no gubernamentales, ya están politizando la agresión que sufrió el diputado petista José Benigno Pérez Vega, alias Pepe Momoxpan, culpando, como ya es costumbre, al gobierno estatal.


Puebla es una entidad como hay muchas en el país, en donde la cultura política en el medio rural, es primitiva. Imperan en muchas partes, cacicazgos sumamente difíciles de desterrar.


Los intereses económicos y políticos de las clases dominantes, prevalecen sobre la ley y los partidos políticos prácticamente ahí no existen.


Este es un problema ancestral que no puede corregirse de la noche a la mañana. Es un problema social debido a la marginación de muchos pueblos, sobre todo en zonas alejadas y habitadas por una mayoría indígena.


Los partidos políticos y líderes de organizaciones sociales, muchas veces provocan conflictos por desconocimiento de la realidad de esos pueblos a los que llegan con actitudes mesiánicas y actitudes prepotentes a provocar conflictos que después no pueden ni saben controlar.


Recordamos que unos lidercillos, hace años, trajeron al congreso del estado a contingentes numerosos de partidarios y enemigos de un ayuntamiento. Dentro del salón de sesiones del Congreso, se gritaron, se insultaron y hasta hubo un conato de violencia.


Un amigo, entonces visitador de la Dirección de Gobernación (hoy de Gobierno) nos dijo: “Mira, esos líderes son de aquí de Puebla, los de uno y otro lado y no saben lo que están haciendo. Esta gente aquí se mienta la madre y llegando a su pueblo, se van a matar y ellos tan campantes”.


¿Se acuerda del caso del diputado perredista Teodoro Lozano? Poco tiempo después de haber llegado a la diputación local por el sistema plurinominal, se compró una camioneta ultimo modelo y como andaba asesorando al “líder hechizo” Concho Colotla, un día fue a una comida que el mencionado “líder” le ofreció en su pueblo.


De regreso por la autopista  Orizaba-Puebla, como venía a exceso de velocidad y era nuevo manejando, perdió el control del vehículo y volcó ocasionándose la muerte.


Unos médicos veracruzanos que vieron el accidente, pretendieron auxiliarlo, pero había muerto en forma instantánea.


A raíz de esto, se construyeron decenas de historias en las que el gobierno estatal era el malo de la plelícula: “Teodoro Lozano, no había fallecido accidentalmente, lo habían matado y quien lo mandó matar fue el gobierno”. Al final de la historia, nada de lo que se dijo y se publicó en los medios, pudo comprobarse. Los médicos que vieron el accidente, pues venían atrás del diputado, declararon que no vieron nada anormal. Lozano pues, no pudo ingresar a la lista de mártires de la izquierda.


La agresión a Pepe Momoxpan, debe castigarse con todo el peso de la ley, eso debe quedar perfectamente claro, pero tampoco hay que crear historias, héroes y mártires de la democracia.


Los chismes, rumores y las tenebras políticas, están degradando esta actividad, hasta en convertir a sus actores en candidatos a programas televisivos como el de Paty Chapoy.


Lo que los partidos deben hacer, no es fabricar chismes, sino empeñarse en escoger a buenos candidatos a presidentes municipales, que no anden haciendo papelitos de películas rancheras de los años cincuenta.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas