¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas

10/09/2010

Incongruencia o ignorancia


Muchos han criticado la llegada de Ricardo Henaine Mezher al Puebla, y han arremetido contra la salida de Francisco Bernat Cid pero, sigo preguntándome, ¿no eran los mismos aficionados quienes pedían a gritos la salida de la familia Bernat del Puebla?


Durante más de una década Bernat se hizo de la administración del equipo, y con esto vinieron dos descensos y muchos fracasos, desilusiones para la afición, falsas promesas, y un sinfín de estafas hacia los fanáticos. Después de tanto tiempo llegan nuevos socios, cambia la administración, el equipo retoma el camino del éxito, comienza a ser protagonista en los torneos y arriban a dos liguillas de la mano de Chelís, quien le dio identidad a la Franja; y Ricardo Henaine, quien trajo consigo la calma para los de pantalón largo.


Pero esto va más allá de dos personas. Dentro del aparato administrativo del Puebla llega nuevamente Héctor Vera, con quien jamás han habido quejas, con quien la afición no ha sufrido del dobleteo de boletaje, reventa y, sobre todo, falsificación de entradas; con quien los inspectores de seguridad, de la Federación y árbitros no se han quejado por falta de atenciones ni por irregularidades dentro del Cuauhtémoc, facilitando así la labor de todos los que intervienen en las inspecciones previas al partido.


Muchos no saben, pero las revisiones que se realizan antes de los encuentros son minuciosas. Cuántas veces no hubieron conflictos: que si el pasto no estaba firme, la pintura desvanecida, el estadio sucio, las medidas de protección civil no respetadas; en fin, un número interminable de cosas que con la llegada de Vera se han visto solucionadas y bien trabajadas. Hay que aplaudirle a ellos también, pues buscan que cada 15 días la afición tenga un par de horas donde lo único que deben hacer es relajarse, disfrutar y saborear el juego de su equipo.

 

Mucho festejo del Bicentenario… ¿y los resultados?

 

Nadie está en contra de que los jugadores festejen, que salgan a disfrutar su noche, que bailen, corran, salten, brinquen; están en todo su derecho de realizar las actividades que quieran fuera de la cancha porque, como todos, tienen una vida privada, pero hay que recordarles que son figuras públicas y que tienen que cuidar su imagen, evitar shows y desplantes que a muchos sorprenden y asustan. Sin embargo, lo que más debe preocupar a todos es el mal manejo de la Selección Nacional.

 

El Tri se ha devaluado tanto deportivamente que ya nadie lo respeta, ya hay jugadores que la desprecian, otros que le faltan al respeto y otros más que simplemente llegan para cumplir con el contrato comercial firmado, pero ¿dónde quedó el orgullo de portar “la verde”?

 

La Femexfut no se ha cansado de enseñar y demostrar a la “generación de oro” que la selección se maneja comercialmente a su antojo, que los títulos, los goles y los resultados positivos no son tan importantes como vender la marca azteca, jugosas cantidades de dinero que los patrocinadores y televisoras desembolsan para darle difusión al combinado nacional; mientras el espectáculo y el desarrollo del fútbol mexicano que se lo lleva el viento.

 

En tanto no exista el nombramiento del nuevo entrenador que sea el encargado de llevar el proceso a Brasil 2014, la selección seguirá siendo el hazmerreír de cualquiera, el juguete de los niños, y la alcancía de los de pantalón largo. Es urgente y tajante que llegue alguien que tenga los pantalones para poner orden ahí dentro, que no se deje mangonear por los directivos y por las televisoras, que se eche al hombro el equipo completo y asuma cada decisión por propias convicciones y no por influencias y por dar gusto a terceros.

 

Ojalá llegara alguien como el “Tuca” Ferreti… ¿se imaginan?: ¡rómpele su madre a… Decio, Justino, Vergara, Martínez… Ahí súmenle nombres, que palabras y culpables ¡sobran!

 

Dicen en la Femexfut que Néstor y Chepo jamás juntos, ¿a qué le tienen miedo? Que De la Torre le hizo el feo al América y no habrá apoyo para él para suceder a Aguirre.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas