¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas

01/10/2009

Los verdugos de la Franja


Justino Compeán, Aarón Padilla y Decio de María son los fantasmas que rodean al Puebla, y se han vuelto los inquisidores de los camoteros, los cómplices de Jesús Martínez para lograr desestabilizar un equipo poblano que se ha colgado el estandarte de protagonista.


Tal y como lo dijo “Chelís”, el equipo de México siempre tiene que tener una ayudadita o algún empujoncito para seguir dando buenos resultados, en cambio no les importa pisotear a unos blanquiazules que les ha costado más que esfuerzo posicionarse dentro de la liga y retomar el protagonismo de una plaza que así le corresponde.


Es duro para Pachuca sentir que los de la Franja les pisan los talones cada fin de semana y que en cualquier descuido los pasan; de esta manera estarían quedando fuera de la liguilla, pero esto no sería negocio para ninguno de los primero tres implicados y mucho menos para la televisora del Ajusco que dejaría de pavonearse con su único equipo “fuerte” en la fase final del torneo.


Un asco la dirección de arbitraje, es una payasada el supuesto ordenador, y lo que es más triste aún es que árbitros de primera división se presten a teatritos y porquerías para inclinar la balanza a hacia algún equipo profesional.


Corrupción la hay en todas partes pero lo que menos esperamos es que ahora México se vea inmiscuido en un asunto más del giro negro, y más por el deporte que todos aman en este país; triste sería encarnar un escándalo como el que se suscitó hace algunos años en Italia o inclusive las investigaciones que aún siguen en Inglaterra.


El partido del sábado fue un robo nuevamente, todos lo vimos, todos se dieron cuenta, los televisos no les dio otra más que calificar como injusta la victoria del Monterrey, que sin deberla ni temerla, tuvo la fortuna de jugar con los camoteros, quienes al ver las circunstancias del encuentro optaron por pasear el balón y dejar en claro quién dominaba en el césped.


La expulsión de Aja, rigorista y soberbia, pero anular un gol de esa magnitud ya es cinismo, sí Padilla son humanos y cometen errores pero no tan evidentes como lo que ha venido sucediendo con los poblanos, en donde en lugar de que les piten árbitros, deberían traer payasos para que la afición en lugar de molestarse y salir a marchar en protesta de su cochinero hagan reír con sus desvergonzadas decisiones a una multitud que lo único que quiere es ver crecer y ganar a su equipo.


Aunado a todo esto viene la sanción a Ricardo Henaine que no se puede calificar de injusta pero sí de exagerada y soberbia. ¿Un año por insultar soezmente? No hay falta de garantías, no hay un reglamento que establezca tal magnitud de castigo, pero eso sí, uno de los máximos representantes del balompié mexicano puede insultar, burlarse y hasta hacer señas obscenas a aficionados de escuadras contrarias durante un evento internacional, cabe recalcar. Ya hasta patentó su Decioseñal.


¿Qué le pasó? Ay, una simple multita que pagó seguro la FMF y no salió del bolsillo de esta persona tan educada y respetada en el órgano máximo del fútbol mexicano. El mismo que dijo que no hay dinero para organizar un mundial… no tienen llenadera.

 

En fin, en lo que son peras o manzanas, los dados seguirán cargados a pesar de que Sánchez Solá salió con pañuelo blanco, y mientras el Puebla siga siendo la piedra en el zapato para todos los beneficiarios del fútbol, las cosas seguirán caminando igual.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas