¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas


¿Y luego qué?


Se acabó el torneo para la Franja pero todavía tiene un porvenir, ¿será el fin de la era Chelis?, ¿continuará el estratega al frente?, ¿quiénes se quedan, quiénes se van?


Lo que sigue para la directiva será complicado pero tendrán que tomar decisiones favorables y benéficas para el equipo y no para unos cuantos.


Todas estas preguntas saldrán a la luz prontamente pero por ahora es una incógnita que está calando a toda la afición poblana que desean y tienen ganas de un Puebla que aspire a más.


Ayer  veíamos a un “Chelis” molesto, que digo molesto, furioso por haber dejado ir la reclasificación pero alguna vez él mismo admitió que este grupo era de humanos que cometían errores y además no es un plantel lleno de estrellas es por ello que la afición sigue celebrando la permanencia sin que la reclasificación les haya amargado la fiesta.


Los errores se cometen y saber reconocerlos es de grandes, ayer José Luis Sánchez Solá lo hizo y vuelve a mostrar una vez más las virtudes que como ser humano le hemos visto y mantienen este grupo tan unido. “Chelis” fue contratado para un objetivo, la salvación y lo consiguió, la reclasificación fue una oportunidad secundaria pero este grupo, como él lo señaló, de no tener nada ahora tiene mucho y quiere más, esperemos que esa hambre siga el siguiente torneo para ver a un Puebla luchar por los primeros puestos.


El aplauso se lo lleva la afición, tenía tiempo que el Cuauhtémoc no gritaba, suspiraba, respiraba al unísono; tenía tiempo sin ahogarse en la ola, tenía tiempo sin identificarse con su camiseta y ahora más que eso, la tiene tatuada.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas