¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas


Las mentiras de Carrillo


“Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.”
Nicolás Maquiavelo


Como bien lo hice saber hace unas semanas, Mario Carillo no tiene armas con las que conseguir los objetivos que planteó para este torneo, y tendrá que esperar a que la directiva desembolse de su cartera el costo de los jugadores que seguramente solicitará.


El estratega camotero llegó a la capital angelopolitana pavoneándose pues, según dijo y cree, es el mejor director técnico mexicano. Carrillo dijo que los equipos recurren a él por tener una capacidad enorme para sacar adelante a cualquiera, que es contratado por su experiencia y capacidad.


De capacidad no dudamos, pero será necesario que nuestro técnico logre armar el equipo a su gusto, tener los jugadores que le respondan y que lo aguanten, pues al parecer lo que necesitaba la Franja era un estratega que impusiera un nuevo estilo y levantara el ánimo del equipo, cosa que no se ha vislumbra en un futuro posible con todos los cambios que ha venido haciendo tanto en el plantel como en la parte deportiva.


Carillo prometió 14 puntos, de los cuales lleva dos, le quedan 18 por disputar y tiene que ganar 12. Dudo mucho que lo logre, vienen rivales como Pumas, que seguramente seguirán destrozando su esquema y sus aspiraciones.


Mientras Carrillo sigue tratando de implantar un esquema de juego, la afición se está cansando de ver un Puebla que no camina y que está hundido en el fondo de la tabla general; esto ya se lo reprochó a Bernat, ya abuchearon a Carrillo, ¿ahora qué sigue?


Mario Carrillo: la afición poblana no te quiere, no te olvida y acuérdate de que no perdona.

 

***


Ahora podrán leer al extécnico camotero, José Luis Sánchez Solá, todos los miércoles en el diario Milenio.


Chelís compartirá espacio con Pepe Hanan, quien fue duro crítico de Sánchez Solá y ahora resulta que, gracias a las duras embestidas por parte de Hanan, Chelís aprendió mucho.

 

Será su nueva faceta: Chelís el escritor.

 

Que Dios nos ampare.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas