¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas


Que no te haga bobo...Carillo


La verdad es que tuvieron que pasar 77 días, 900 minutos o, en resumen, 10 jornadas para que la Franja volviera a disfrutar el sabor de una victoria en casa.

 

Para Mario Carrillo se rompió una racha de 19 meses de no saber lo que era ganar desde el banquillo; el “Esotérico” sumaba 15 juegos sin triunfo, 7 con el Puebla y 8 con Tigres.

 

Para que esto sucediera, Carrillo tuvo que tener el agua hasta el cuello, recibir un jalón de orejas por parte de la directiva y estar soportando los embates de la afición. Situación, que según revelaron las fuentes a Cambio, lo obligaron a colocar un once inicial distinto al que “Mamá Toña” y él habían planteado. También hay que resaltar que la última victoria poblana fue ante Morelia con dos anotaciones del “Bola”.

 

Tuvieron que pasar 7 jornadas para que reapareciera en el cuadro iniciar el “Bola” González, mientras que en la portería reapareció Villalpando, quien sólo ha visto acción en 6 juegos durante el Clausura 2008.

 

El domingo contra Chivas, si es que así se puede llamar pues, más bien era el Tapatío de Primera “A” disfrazado de Chiva, tanto el “Bola” como Villalpando fueron fundamentales para la victoria obtenida, Álvaro González fue un dolor de cabeza para Esparza y Araujo, intervino jalando marcas y fungiendo como un poste nato entre la media y la delantera, además que asistió en el segundo gol al “Samba” Rosas. Por su parte Villalpando tuvo dos grandes intervenciones para evitar la caída de su marco a pesar de haber colaborado en la anotación de los tapatíos.

 

Insisto, no es algo de celebrarse, el triunfo era algo necesario para evitar quedar hundidos en el fondo de la porcentual, y no ganarle a un equipo cuyo promedio de edad era 23 años un mes y con diez hombres hubiera sido una vergüenza, esto sin menospreciar la capacidad del rival.

 

Otra realidad: las constantes consignas que lanzan los aficionados en contra del “Esotérico” y claro está en pedir su salida con un grito al unísono “Fuera Carrillo” no es de extrañarse que por su culpa se haya perdido la identidad con los poblanos, tanto así que el inmueble de las Maravillas estuvo vestido de rojo y blanco a pesar de los elevados precios de los boletos, ¿quizá porque sería el último partido de Chivas en Puebla?

 

Ahora bien el sábado enfrenta a un equipo que logró reforzarse con varios elementos provenientes de la capital de la Angelópolis, jugadores que conocen el funcionamiento de la escuadra camotera y que para los Tecos de la UAG han sido contrataciones de oro; gracias a las codicias de la directiva jugadores indispensables salieron por la puerta de atrás para dejar fisurada a la Franja.

 

La prensa asediante

 

Es carente de moral y falto de valores el trabajo que realizan los reporteros de los medios televisivos, es una tristeza ver cómo asfixian y presionan a un jugador para tratar de sacarlo de sus casillas para obtener cualquier tipo de reacción que se convierta en una “nota”.

 

¿Qué se puede esperar de este tipo de personas, que después de una carrera futbolística se vuelvan comentaristas?, ¿En qué mundo vivimos?

 

Se les da un micrófono y es casi como darles una pistola, escupen cualquier clase de tonterías y aberraciones que harían revolcarse a cualquier muerto en su tumba.

 

El ejemplo fue ayer cuando asediaron a Nery Castillo, que bien se sabe no es una persona de trato fácil, pero el jugador del Manchester City pretendía salir con la utilería para pasar por desapercibido, sin embargo los medios lo descubrieron e inmediatamente se le fueron encima cuestionándolo sobre Chivas, su situación contractual y el desprecio que según este reportero había hecho a los tapatíos.

 

Lo cierto es que el día que los medios televisivos dejen de ver el lado negativo a todo lo que rodea a la selección y los dejen trabajar, posiblemente ellos comiencen a darles otro tipo de trato y una concentración total en lo que tienen que hacer; el fútbol.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas