¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas

19/11/2009

Adiós al incansable viajero


La muerte de Antonio de Nigris fue un cubetazo de agua fría para todo el fútbol mexicano, pues se trata del primer jugador nacional que fallece por una falla cardiaca, temor de todos los atletas de alto rendimiento.


El “Tano” fue un trotamundos, fue un futbolista que dejaba empapada la playera en el campo, que luchaba por todos los balones, ese jugador que nunca fue bien visto por la prensa mexicana, que fue criticado en su regreso a la selección nacional y nunca se le dio el seguimiento como a otros jugadores aztecas en el extranjero.


De Nigris plasmaba sus frustraciones, alegrías, logros y tristezas en un blog de una conocida página deportiva, donde en su última redacción plasmó sus deseos de regresar a la selección nacional, de poder ganarse un lugar en la lista final para Sudáfrica 2010, de cumplir su sueño que era vestir la verde en un mundial. El jugador regio ya se sentía feliz en Larissa, volvía a renacer su ambición de triunfo y su sed de gol.


Él es un ejemplo de tenacidad, fortaleza, lucha y persistencia, combatió las dificultades de idiomas, se enfrentó a nuevos retos en ciudades y culturas desconocidas, nunca bajó los brazos y siempre tuvo el ímpetu de seguir adelante, de saltar obstáculos y cumplir sus metas.


Los medios de comunicación no lo siguieron, al contrario, medios nacionales lo tacharon de un jugador fuera del sistema mexicano, no le daban lugar en los desplegados internacionales, se acordaban de Toño cada vez que anotaba, pero al ser llamado por Hugo Sánchez más de uno se disgustó, lo criticó e incluso lo tachó de cartucho quemado.


Los números no mienten y De Nigris es el tercer jugador mexicano con más goles obtenidos jugando fuera del territorio nacional, sólo por debajo de Hugo Sánchez y Luis García, el “Tano” consiguió 22 goles en su paso por el fútbol internacional.


Ahora es tiempo de darle una calurosa despedida hacia su nuevo viaje donde seguro encontrará algún equipo nuevo donde tendrá más metas por conseguir y seguir sudando en un terreno de juego.

 

Suerte “Tano” en tu nueva aventura.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas