¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas


Buscando culpables


El juego del Puebla es desastroso, no hay verticalidad por las bandas, carecen de un medio creativo, no hay juego en conjunto, faltan jugadas a balón parado, no tienen quien surta de balones al frente y mucho menos hay un orden táctico que pueda afectar al rival.

 

El Puebla de Carrillo juega a no anotar y que no les anoten, juegan a no perder puntos, y tal vez sea una manera inteligente de plantear el partido por parte del estratega poblano, pues con un plantel al que desconoce no puede imponerle un estilo al cual no están acostumbrados.

 

El domingo Pumas vino a un día de campo al Cuauhtémoc, vinieron a pasear el balón, a trotar, no tuvieron un desgaste físico que les exigiera más en el terreno de juego, y a pesar de todo esto, los blanquiazules nunca pudieron crear una situación clara de gol y mucho menos controlar la redonda por más de 3 minutos. Es penoso para el público que en la mayoría de las ocasiones son familias que esperan con ansiedad asistir al estadio a ver a su equipo jugar con tal displicencia.

 

Como es costumbre, el equipo camotero es noticia relevante y no precisamente por su andar en lo deportivo sino por los escándalos en los que se ven embarrados.

 

No pasó ni una semana después de darse a conocer la separación de Álvaro Flores del equipo supuestamente por un fraude de 8 millones de pesos y ahora viene la expulsión de Joaquín Velásquez del plantel y todo por un “Mamá Toñita”.

 

En fin es un cuento de nunca acabar y habrá que preguntar en Tigres y América si la “asesora” funcionó; por lo pronto en América nunca fue aprobado por jugadores y directiva esta práctica y fueron campeones. Por el contrario en Tigres fueron descalabros con todo y la ayuda de su “vidente”.

 

Esto no es algo nuevo entre los técnicos cabe recordar al ex técnico nacional Ricardo La Volpe, quien se asesoraba de una gurú del Feng Shui, y durante su estancia en el tricolor cambiaba de corbatas, de decoraciones en el vestidor.

 

No hay que irnos tan lejos, el mismo “Chelis” tenía un lado supersticioso, si ganaba estaba acostumbrado a estrenar alguna vestimenta o accesorio para seguir con la suerte. Hasta llevó a la dirección de comunicación social a una astróloga.

 

Por lo pronto Carrillo tendrá que preguntarle a “Chelis” que tan cierto es esto de las cartas, no vaya a ser que siga su suerte.

 

Se busca apodo

 

Desde que llegó a la Angelópolis, tanto los medios como la gente no deja de nombrar a Carrillo como el “Capello” mexicano y eso es una aberración.

 

Tv Azteca fueron los encargados de colocarle ese sobrenombre a este personaje, pero por favor señores de donde le sacan algún parecido, ni en lo físico y menos en lo profesional.

 

La personalidad de Fabio Capello es única. Es un distinguido entrenador de primer mundo, el porte, la educación, su preparación y la manera de pararse tanto él como su equipo en el campo es otra. No se le puede comparar ni tantito con Carrillo. Nada más para darles una entrada Capello es uno de los pocos entrenadores en conseguir campeonatos en 4 de las ciudades más importantes en el ámbito futbolístico como lo es Milán, Madrid, Roma y Turín.

 

Ahora bien, ¿le siguen notando algún parecido?

 

Sydney Crosby, “The Next One”

 

Durante el pasado fin de semana el joven capitán y emblema de los Pingüinos de Pittsburgh logró anotar el gol número 100 de su corta carrera en la NHL.

 

A esta cifra se le suman, también durante ese fin de semana sumó su asistencia número 200 y sus 300 puntos como jugador profesional de los Pingüinos.

 

Crosby tiene tan solo 21 años y ya suma 202 asistencias y 302 puntos en 219 juegos en la NHL.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas