¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas

23/10/2009

Golazo al aficionado


Pues bien, con la aprobación del nuevo paquete fiscal para 2010 lo que se viene para los aficionados al fútbol es un golpe directo al bolsillo, ni siquiera han dado el silbatazo inicial y ya nos metieron el primer gol en contra.


Imagínese Usted lo que será ir el siguiente año a cualquier inmueble deportivo para ver a su equipo favorito, si hoy en día es un robo, ¿cómo podremos catalogar lo que viene para el Clausura 2010?


Ahí les va la situación:


Paso número uno: justificar el alza a los boletos.
— ¿Oiga joven, por qué se elevaron los boletos?
— Uy señor, qué no sabe que también hay impuesto al interné
— ¿Y eso qué tiene que ver?
— No pos fíjese que los boletos los imprimen con el interné y ya subieron…además acuérdese del IVA.


Paso número dos: sufrir de sed en el estadio
— ¡Señor, señor! pssstttt psssst
— ¿Qué le damos don?
— Unas bien frías por favor
— ¿Cuántas?
— Tres
— Aquí están, son 195
— ¿Qué? ¡Si cuestan 40 jefe!
— Costaban don, con eso del impuesto ahora subieron a 65


Paso número tres: (si fuman) aguantarse el vicio.
— Joven, dos cigarros por favor (aclarando que se viola flagrantemente la ley pues no se permite vender cigarros sueltos de acuerdo al artículo 277 de la Ley General de Salud)
— Claro que sí, aquí tiene son 20 pesos…


¡Zaz!


Y ni hablar del partido para celebrar los festejos del bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, se ha confirmado que España vendrá a disputar el amistoso contra México en el azteca para el 11 de agosto del siguiente año. Partido por demás atractivo contra la furia roja campeona de Europa.


De entrada pues ya salimos perdiendo porque los boletos se van a levantar por las nubes, sí porque son los festejos del bicentenario donde sí hay dinero, fondos y más negocio para los que llevan el barco de nuestro país. Los revendedores van a llorar de la felicidad, harán su agosto en pleno agosto.


Lo que será un punto a favor para la gente de general será el hecho de que pensarán dos veces en aventar su vaso lleno de cerveza —eso esperamos que sea— en contra del resto de los presentes en las tribunas.

 

Los alimentos y bebidas serán cargados como si estuviéramos consumiendo en un restaurante de haute cuisine. Los precios actualmente en el coloso de Santa Úrsula oscilan desde 40 hasta los 80 pesos, teniendo como punto medio la cerveza con 60 pesos. Tome nota.


En fin, lo mejor de esto es que podremos quejarnos, manifestarnos, mentar madres, hasta incluso pensar que estaríamos mejor con… ¡ni pensarlo! que me pegan en casa, pero lo que sí es seguro es que seguiremos llenando los estadios y seguiremos exprimiendo nuestros bolsillos, pues no hay nada más bonito que el fútbol y la pasión que nos provoca.

 

* Aclaro que los impuestos que se incrementaron –—incluido a la cerveza, el cigarro y el internet— corresponden específicamente al producto y no al precio al público. Pero claro, como vivimos en el país donde no pasa nada seguro el ingenio de los mexicanos sabrá cómo aprovecharse de dicha situación.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas