¡PURO CAMOTE!


Fernando Zulbarán y Rojas

25/02/2009

El hermano incómodo


La caída al fondo en la tabla del descenso por parte del Necaxa ha despertado muchas dudas, rumores, e incluso molestias entre los dueños de la franquicia hidrocálida así como de la Federación Mexicana de Fútbol, cuyo objetivo es velar por los intereses de los televisos.


Al parecer la situación que embarga actualmente a los “Rayos” parece no tener muy contento a sus inversionistas, quienes han tratado de deslindarse de la responsabilidad señalando como autores intelectuales y responsables al anterior dueño del equipo; el gobierno de Aguascalientes, y por lo pronto, todo indica que los abandonarán en su largo y doloroso camino a la división de ascenso.


Lo cierto es que ahora, pese a quien le pese, los de Aguascalientes se encuentran hundidos en el infierno de la Primera A y la distancia con Puebla ha entablado una lucha cara a cara para sobrevivir en el máximo circuito del balompié azteca, pues es claro que ahora la Franja está dos puntos por encima del Necaxa, situación que obliga a los Rayos a sumar dos puntos más de lo que hagan los camoteros, es decir, si Puebla hace 15, los dirigidos por Arias tendrán que hacer 17 o más para aspirar a la permanencia.


El Necaxa no camina ni con Raúl Arias la frente, un poco de la crítica que hace a Eriksson no le caería mal al humilde ex gladiador, ¿será esta semana el ocaso de otro técnico involucrado en el descenso?


En lo que son “peras o manzanas” la Femexfut aceleró el paso de su proyecto “Liga premiere”, cuyo objetivo es fortalecer a las franquicias que se ostentan en la Primera División Mexicana para volverlas más competitivas y sobre todo, blindar la posibilidad del descenso, en lo que únicamente jugarían una promoción aquellos involucrados, tal y como sucede en Argentina.


Pedro Aspe ya presentó el proyecto económico a la Federación quien tendrá la última palabra al respecto.


¿Esperarán que el Necaxa resurja como el Fénix de la llamas? ¿Seguirán golpeando al equipo angelopolitano para tratar de desestabilizarlos? O, simplemente, se rendirán ante un inminente fracaso en su ardua lucha por hacer valer su “poder”, y comenzarán a echarle más carbón a la locomotora para acelerar su Plan “B” de salvación necaxista.

 

El factor “Chelís”


Hace ocho días comentaba sobre la faceta motivadora de José Luis Sánchez Solá que a bien ha traído una unidad y compromiso entre directiva, jugadores y afición quienes buscan, de acuerdo a sus propios intereses, un mismo objetivo que es la permanencia, y junto a sus atinados asesores están rescatando algo que parecía imposible.


Hace unos meses no se veía deambular en las calles de la Angelópolis una camiseta de la Franja, el Cuauhtémoc estaba vacío, los pocos seguidores cubrían sus rostros avergonzados por los resultados, los equipos visitantes eran locales en el estadio camotero; el regreso de Sánchez Solá repatrió los colores de la institución a su lugar de origen y desenmascaró a todos aquellos que hemos dudado de la capacidad del equipo para salvarse para traer de regreso la alegría a una ciudad que ya veía otra vez a su escuadra jugando en una división de ascenso.


Dirán que es una comparación burda, pero cuando se trabaja bien y de buenas las cosas caminan, sino vean a Hugo Sánchez en el Almería de España, equipo catalogado para ocupar las últimas posiciones de la Liga, candidato seguro a descender y, además, tener la planilla más modesta de la segunda liga más competitiva del mundo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas