_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

La Quinta Columna

Mario Alberto Mejia / www.laquintacolumna.com.mx


Se llama Paola (y Estudia en la UDLA). Hace unos días, Paola fue hospitalizada en la Beneficencia Española en esta ciudad de Puebla.


Ella misma narra lo que allí vivió:


“Yo me encontraba en la universidad, cuando de repente  sentí un dolor muy fuerte, en ese instante me fui a la enfermería de mi universidad. Ahí mismo me dijo el doctor que al parecer tenía un cuadro de vesícula, colon o riñón (cuadros muy similares). Era un dolor insoportable y el medico de la escuela me dijo que me fuera de inmediato al hospital, que no me podía dar nada para el dolor porque si no, este se calmaría y en el hospital no iba a poder llegar con el cuadro (lo cual estuvo perfecto).


“Me primos fueron los que me llevaron a la Beneficencia Española, a Urgencias medicas. Yo soy de fuera y gracias a Dios estoy asegurada, pero no querían recibirme en el hospital, a menos que mi primo, otro estudiante, diera la cantidad de 10,000 pesos de anticipo (¿se supone que es una emergencia no?), si no, no me podían atender…obviamente mi primo en ese momento no tenía esa cantidad, pero rápido enseñó mi credencial de gastos médicos y en ese momento me dieron la autorización para  entrar.


“Después de todo esto, me llevaron a hacer unos estudios, me sacaron radiografías y ultrasonidos. Me detectaron  que tenía una piedra en el riñón. En ese momento me comentaron que había 3 Urólogos a escoger, para que me atendiera el que yo quisiera. Entonces decidí que el DR: JORGE GARAY era el indicado, pues el es el DIRECTOR GENERAL de la Beneficencia. Supuse que por esto mismo, él era el más competente e indicado para que me tratara.


“Esto paso un martes por la mañana y en ese momento me tenían que internar, puesto que lo más seguro es que me hicieran una litotripcia. El mismo Dr. de urgencias del hospital que me estaba atendiendo me dijo que era un procedimiento muy simple y que seguro al día siguiente ya estaría en mi casa, que no me preocupara.


“Me internaron, esperando en cualquier momento que me fueran a intervenir. Entonces llego un tal Dr. Jorge Garay, pero para mi sorpresa era el hijo del Dr. y venia a decirme que su “Papá” estaba muy ocupado y que no me podía atenderme. Así que por favor esperara, ya que mañana me harían los siguientes estudios (ahora entiendo que es el director general porque ha de ser el que genera más ganancias a la Beneficencia).


“Al día siguiente me hicieron los estudios, me tuvieron que canalizar y otras cosas mas, y seguía atendiéndome el hijo del Dr. Garay, porque su PAPI seguía ocupadito. “Terminando los estudios, el hijo del Dr. Garay me comentó que la piedra que tenía era muy chica y que lo mejor era esperar a que la piedra bajara por el conducto urinario y saliera por sí sola, pues no tenia caso a arriesgarme a una anestesia y a una operación.


“Total espere a que bajara la susodicha piedrita…  Martes, Miércoles, Jueves, y yo seguía sin que bajara mi piedra y sin ver al Dr. Garay, que era el que supuestamente me estaba atendiendo. Llegó el Viernes… obviamente yo no me sentía bien y estaba desesperada, cada día esperando, con la esperanza de que la piedra se había movido, de que ya había bajado mas y que pronto saldría la piedra… pero NADA. Me volvieron a hacer otros estudios. Yo en mi desesperación, le dije al hijo del Dr. Garay que ¿qué estaba pasando? Que no podía estar aquí tanto tiempo, Ya que yo tengo cosas que hacer, que si ya había bajado la piedra. Y el hijo del Dr. Garay me dijo que la piedra ya no podía bajar, que se había estancado en el conducto, que era necesario operar, y ya no me podían intervenir con lásser pues la piedra ya no estaba en el riñon. Yo…obvio no me gusto nada, y el hijo del Dr. Garay me sale con el simpático comentario de  que el FIN DE SEMANA NO OPERAN (claro, hay que ir a jugar golf y a cobrar dos días mas) que íbamos a esperar al lunes. La piedra estaba atorada y no iba a salir por ningún motivo, que sí era un hecho que me tenían que intervenir. 


“Por fin llegó el Lunes y entré a operación. En el quirófano me di cuenta que estaba Miguel (el ayudante del Dr. Jorge Garay), el hijito del Dr. Garay (jugando con su palm), la anestesióloga  y un Dr. que me iba a intervenir, o sea el Dr. Jorge Garay ni sus luces. Ya me durmieron y empezaron a operarme. Después de unas horas desperté en la sala de  recuperación y en cuanto despertara bien  me llevarían a mi cuarto.  Yo no había visto al Dr. Garay para nada, de hecho, me enteré después de la cirugía que el Dr. Garay había hablado con mi papa y le dijo que de segurito yo no lo había visto (pues claro que no lo vi), porque nunca estuvo ahí., (El señor hablaba con mi papá mientras “me operaba” muy bañadito y trajeadito).


“Ya luego me subieron a mi cuarto y veo a mi mamá enojadísima, y me dice ¿ya te explicaron? , Y yo….no,  no eh visto al Dr. Garay para nada, ¿por que?  ¿qué pasó?  Mi mama enfurecida me dice: ¡pues que aún tienes la piedra! Y yo casi me muero!!!. En eso, ella me dice que en la operación me colocaron una cánula, que por que mi canal estaba muy pequeño y que por eso no pudieron sacar la piedra. Obviamente estaba yo, súper enojada con el Dr. porque cómo era posible? Entonces mi papá, al ver mi coraje, le comento al Dr. Garay que estaba yo muy molesta, pues porque me habían tenido una semana entera, ya ni las señoras que vienen aquí a tener un parto, están tanto tiempo. Y todo esto fue según para evitar una anestesia. Ahora no solo iba a ser una si no dos anestesias,  pues aún tenía la piedra y pues obviamente el catéter y me tendrían que volver a OPERAR.


“En todo el día el Dr. Garay no se apareció, ni siquiera para explicarme o para saber cómo me sentía. Como buen doctor  me mandó a su ayudante y él me hizo el favor de explicarme cómo había estado mi operación… díganme nada mas… que clase de Dr. no va a ver a su paciente después de una operación, ni se deja ver antes de esta, ni explica a sus pacientes los procedimientos,  Yo Salí súper molesta el martes (Una semana después) pero tenía que regresar a 3 consultas más, obvio (para seguir cobrando) y en el próximo mes para volver a internarme y sacarme la dichosa piedra y la cánula.


 “Después de todo esto, fui a la Beneficencia a que por favor me dieran el video de mi operación, ya que yo quería ver realmente lo que me habían hecho y resulta que no lo tenían en ese momento. Después mi seguro tuvo que intervenir para que me dieran el video, y ¿adivinen qué? Ya no existía el video, pues según ellos ya nos lo habían entregado.


“Harta, fui a México en busca de la opinión de otro doctor. Al llegar con él le mostré mis radiografías y el nuevo Dr. al verla, me dijo… la piedra mide mas de un cm y jamás iba a salir por sí sola, desde el principio te debieron de haber sacado la piedra con lásser o con una litotricia (te meten en una tina y con golpeteos te deshacen la piedra). El Dr. me puso fecha para intervenirme y  me fui a México a que me volvieran a operar, para que me extrajeran la piedra y ese mismo día, después de SEIS HORAS, el Dr. me dio de alta y gracias a Dios, yo YA ESTABA AFUERA. Una maravilla, pero el Dr. Me comento que tuvo que dejarme otro catéter (3ra anestesia por “evitar” una), porque en la primera operación me habían lastimado, pues la misma piedra me rasgo todo el conducto.


“Esto pudo haber provocado una perforación y quedarme con una diálisis, gracias a la negligencia del Dr. Garay. Y a su hijito”.

 

El Correo del Bar. Un lector. Un mail. “Ya que SÍ estas sacando las tripas pestilentes del tricolor ahí les va otro intestino... Resulta que por lo que aquí se hace cada vez más inocultable  ( aviadores, protegidos, intereses, amenazas, orejas y  negocios.) van a comenzar a rasurar áreas claves del partido en el proceso.
“Dos grupos que dicen tener el apoyo fraterno e incondicional del "Efectivo" van a comenzar a destruirse a través de las tintas y micrófonos de aliados incondicionales.


“De entrada se planea, la salida de la gente de prensa y la entrada de otras piezas que no sean incondicionales del Dirigente... quieren el control para presionar a los medios a través de los contratos.... y viene mucho mas!

 

“Por cierto, bajita la mano aquí ya hay órdenes discretas de vigilar a los que tengan conexión al internet”.

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx