_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

La Quinta Columna

Mario Alberto Mejia

 

¿Y los Negocios de Montero? Ahora que ya es secretario de Gobernación –uno de sus más caros sueños infantiles-, Mario Montero Serrano tendrá que hacer a un lado sus múltiples negocios.


De no hacerlo incurriría, por cierto, en un evidente tráfico de influencias.


Por ejemplo: le tendrá que decir a su amigo y socio “Casitas” –el mismísimo Luis Casas Arellano- que no se le acerque mucho porque su relación podría dañarlo.


¿Cómo olvidar a Casitas?


Y para que el lector se acuerde hay que decir que éste es el mismo que le recomendó a Kamel Nacif que le diera “calorcito” al gobernador Marín en una de las célebres grabaciones difundidas en febrero de 2006.


Le dijo Casitas a Kamel acerca de la periodista Lydia Cacho:


“Se le dicta formal prisión y se acaba el tema, ¿eh, Kamel? Vienen vacaciones, el tema pues ya se comprobó que ella no pudo comprobar nada, habrá uno que otro periodista que quiera volverlo noticia, todos los demás van a estar de vacaciones y la gente ni lee nada. O sea que creo que se acaba el tema. Nomás hay que aguantar hoy y mañana. Y el que necesita tener calorcito es el góber”.


Persistente como es, siendo socio de Montero, el multicitado Casitas le sugirió a Kamel:


“Creo que con una llamadita tuya ya lo tiene. Si la procuradora hizo esa declaración, Kamel, es porque recibió línea, ¿eh?


“-No, ellos no se pueden rajar –asentó Nacif.


“-Es imposible, quedarían malísimo. Se verían muy mal –tartamudeó Casitas.


“-Pero a mi góber creo que le vale, ¿no?


“-Mira, la vez que platiqué del tema con él lo vi muy firme y muy seguro. Pero pues como dice luego la gente, por alguna razón...


“-No, pues ahí qué.


“-No creo que esas cosas le importen tanto al góber.


“-Claro, el góber está en contra de estos perros.


“-Yo la vez que platiqué estaba en contra de todos. Así es que esperemos que así sea.


“-Ta bien, Casitas”.


Cuentan quienes saben de esto que el hoy secretario de Gobernación es socio de Casitas en su Notaría, en Talavera Uriarte y en otros giros de no menos importancia.


Pero también tiene sus intereses en otros ámbitos y con otras socias.


¿Ejemplos?


Uno solo: Vanesa Barahona.


Fuentes ligadas a varios ayuntamientos del interior del estado revelaron al quintacolumnista hace algunos meses que desde que inició el sexenio, y pese a que Montero era dirigente estatal del PRI, se dio a la tarea de presionar a los presidentes municipales para que aceptaran las recomendaciones que les hacía en torno de ciertos despachos de auditores.


Para ello recurrió a Vanesa Barahona –quien estuvo encargada en tiempos de nuestro personaje del área jurídica del PRI estatal-, para que les cobrara directamente a los citados auditores el veinte por ciento por favor concedido.


(Ya podrá imaginar el lector las bonitas cantidades que se llevan regularmente los señores Montero & Barahona, que son el equivalente poblano de Dolce & Gabbana).


El problema empieza cuando los pagos de los ayuntamientos a los despachos de auditores tardan en salir…


Pero esa es cosa que nos les importa, por lo que de inmediato Vanesa les exige la elevada comisión a grito abierto
Nuestros héroes tienen una larga lista de presidencias municipales en su catálogo de víctimas.


He aquí algunas:


Hueytlalpan, Huejotzingo, Coyotepec, Oriental, Esperanza y Cuyuaco.


Y más:


Hace poco metieron a un despacho en el Sistema Operador de Agua Potable de Huejotzingo.


Por cierto: Vanesa Barahona funge actualmente como delegada de la Contraloría del Estado en el ISSSTEP, aunque ya se cruzan apuestas de que se irá a Gobernación.


Pero hoy que las cosas son distintas, el secretario de Gobernación tiene la obligación de  meter orden en sus propios negocios.


Si no lo hace el tiempo se lo cobrará.

 

Meza y Montero (Polvo de Aquellos Lodos). El nuevo secretario de Gobernación fue acusado en el 2006 de haber caído desde la dirigencia del Comité Directivo Estatal del PRI en un auténtico “desaseo político”.


¿Cómo olvidarlo?


El abogado Carlos Meza Viveros le dijo –en público y en privado- que Montero defenestró en lugar de incluir.
Dividió en lugar de sumar.


Se encriptó en lugar de dialogar.


Generó  enconos en lugar de concertar.


Y le dijo más.


Vaya: hasta lo escribió:


"Preocupan los desencuentros de la entonces Secretaria General del partido, Benita Villa Huerta, quien abiertamente acusa al presidente del tricolor con licencia, Mario Montero, de haberle impedido participar en favor del partido, bloqueándola para expresarse ante los medios de comunicación porque no 'servía a sus intereses' -los de Montero-; en pocas palabras, sometida a sus caprichos personales; lo anterior puede convertirse en un riesgo de que un importante grupo de valiosos cuadros del partido haga lo mismo merced al desaseo político…”.


Aquella vez comentamos que lo novedoso del fragmento de este artículo (publicado en Milenio Puebla  y en La Jornada de Oriente) es que Meza y Montero comparten algunas cosas en común:


Ambos son abogados, notarios y marinistas.


Aunque también tienen sus diferencias lógicas.


Meza, por ejemplo, es un crítico vivaz.


Montero es institucional por excelencia.


Meza tiene un estilo bartlista en su discurso y en sus actitudes.


Montero está más cerca de Guillermo Jiménez Morales en ese tema.


Meza es abiertamente aguerrido.


Montero prefiere el golpe privado.


Meza es un polemista probado.


Montero es amigo de los mensajes cifrados.

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx