Mundo Rural


Hipólito Contreras


Fuentes  alternativas de energía


Justo  cuando  en  el país  el tema  petrolero y energético se ha convertido en el  centro de  la discusión  entre  partidos  políticos de derecha,  izquierda y de centro  por  la  política  privatizadora del gobierno del gobierno federal, se insiste  ya  en la urgencia de desarrollar fuentes alternativas de energía.


El petróleo se explota en  el mundo  desde finales del  siglo  XIX, en México  desde principios del XX, se  trata de  un recurso  no  renovable,  y aun cuando  hoy es  tema  nacional  e internacional  porque aún hay reservas, su  etapa  final está por  llegar.


El llamado oro negro  por una parte ha sido  factor de  desarrollo  tecnológico  por la diversidad de usos  en   el mundo  industrial, por  otra, y es  lo más preocupante,  ha sido  y es un   contaminante, el cambio climático en el mundo tiene  mucho que ver con el uso del petróleo,  sobre todo  por las naciones  industrializadas.


Lo que es  un hecho es que ante el crecimiento demográfico e industrial,  las señales de  agotamiento de las  reservas petroleras y sus efectos contaminantes, surge   ya  la imperiosa necesidad del desarrollo de nuevas fuentes de energía que en  un futuro  no lejano sustituyan al petróleo.


¿De dónde salen o saldrán  las fuentes alternativas de energía? Del  campo, del mundo rural, por supuesto, ahí se encuentra  todo lo que  el  ser  humano  y  todo  ser vivo necesita  para vivir, ahí están los insumos  básicos, las materia primas, las plantas, los granos que se necesitan para  generar  fuentes alternas de energía.


Brasil, el gigante  del  sur, está  ya  resolviendo  el problema, su dependencia del petróleo es  ahora  menor, desde hace  algún  tiempo produce etanol, lo obtiene de la  caña de azúcar, se dice que por  lo menos el cincuenta  por ciento de su parque vehicular  camina  con ese  biocombustible.


Cuba, país  productor  de azúcar, está o debería  estar  ya  trabajando en la  producción de  biocombustibles,  se trata de una nación con nada o poco petróleo, por  lo que  le  urgen  fuentes alternativas de energía.


El  mismo  Estados  Unidos, el principal consumidor de petróleo  en el mundo,  empezó a producir etanol  a base de matiz, Alemania y la  India   llevan  avances  importantes en el  desarrollo de  la energía solar y  eólica. La necesidad de nuevas  fuentes de energía está  llevando a  su  búsqueda  y  desarrollo.


En Puebla es  en la presente administración  de  gobierno en la que se  desarrollan los mayores esfuerzos   para el  desarrollo de  fuentes alternativas de energía.  La  Secretaría de  Desarrollo  Rural y la  del Medio  Ambiente son  laa que trabaja en este sentido, el  objetivo es  producir energía alternativa, eólica, solar y de  otras fuentes.


En el  estado se  ha  integrado el Consejo Estatal  de  Energías Alternativas  su  objetivo es realizar todas las acciones que lleven a  la generación de nuevas fuentes de energía.


En este  gran proyecto de energías  alternativas  uno  de  los objetivos es producir etanol y biodiesel  a través de  la caña de azúcar,  piñón e  higuerilla,   también  esos combustibles se  obtienen también del  maíz, sorgo, soya  y ajonjolí, sin embargo, se trata  grano de alto consumo humano.


Se trata  de  producir sobre todo  piñón e  higuerilla en  zonas  de baja producción de maíz con  lo que se logran  dos objetivos, producir  biocombustibles  y al mismo tiempo  generar  desarrollo en regiones en donde  se tienen  muy bajos  rendimientos  de  maíz.


En Puebla  ya se  realizan acciones para  la producción de metano partir de los desechos  animales,  en  la  región de  Atlixco   se  genera  energía eléctrica,  lo que  representa  importantes ahorros para  algunas empresas, este mismo proyecto se piensa  desarrollar en  la  zona de  Tecamachalco  y  Tehuacán.


La producción de metano para generar  energía eléctrica  también se puede obtener de los rellenos sanitarios, la  Secretaría  del Medio  Ambiente ya  trabaja en este proyecto.


A   nivel nacional  son  pocos  los estados que  trabajan en   el  desarrollo de   fuentes alternativas de energía,  Sinaloa, Tamaulipas, Michoacán y Puebla.


Mientras  grupos políticos  dicen que luchan  por  la defensa del petróleo  para evitar  que  el gobierno federal  de origen  panista, con sus aliados  en  el  Congreso  de la Unión, lleven adelante   reformas constitucionales   para privatizar  PEMEX, otros  grupos trabajan a nivel  técnico  para  desarrollar fuentes alternativas de energía  que  en un futuro  no lejano  tendrán  serán  sustitutos  del  petróleo, sin importar que este recurso siga en manos del Estado o de empresas privadas, cuando llegue a su  fin  ya no importará quién lo maneje  o controle.


En el  campo, en el mundo rural, están las bases  para  el  desarrollo de las  fuentes alternativas de energía. Las  organizaciones campesinas tienen mucho que hacer en ese sentido  para organizar a los  productores y producir   las materias primas  que lleven  al   desarrollo de  los proyectos.  El trabajo   técnico, la tecnología  y el financiamiento  están a  cargo de  las  universidades, investigadores   y  gobierno.


Hoy lo   fundamental es  trabajar a fondo en el  desarrollo de fuentes alternativas de energía, el tiempo se acorta,   el futuro nos alcanza,  la contaminación preocupa, no se  descarta  que  en  tres o  cuatro  décadas, o mucho antes, en  México y el mundo  no habrá un  solo barril de  petróleo.

 




 
 

 

 
Todos los Columnistas