Mundo Rural


Hipólito Contreras

07/07/2009

Artesanos poblanos, sector también en crisis

La actividad artesanal tiene la misma edad que sus creadores, los humanos, hace por lo menos cinco mil años. Sin embargo, hoy, en pleno siglo XXI, éste no es un sector en crecimiento, la crisis económica y la falta de políticas adecuadas también lo ha afectado.


Por supuesto que el estado de Puebla tiene historia y producción artesanal, en cada uno de los 217 municipios existen muestras claras de esto. Puebla está llena de artesanos y con trabajos de alta calidad.


Aquí por ejemplo en la capital poblana, pese a las condiciones difíciles del mercado, en el Barrio de la Luz se sigue produciendo, aunque en menor escala, la famosa artesanía de barro. La presencia de otros productos y materiales desde hace muchos años no ha logrado sustituir el milenario barro.


Puebla tiene un mosaico artesanal tan importante como el que tienen otros estados, cualquier municipio tiene muestras artesanales, por ejemplo los trabajos en plata de Amozoc, el ónix de Tecali, los bordados de Chignahuapan, el mármol de Tepexi, etc.


Riqueza artesanal existe, los maestros artesanos están en todos lados, la aportación de Puebla en la materia es rica, el problema está en el subdesarrollo del sector pese a los esfuerzos y acciones institucionales.


Un sector que crece se refleja en todo: en las innovaciones de los productos, en la capacitación constante de los artesanos, en la organización, en la participación en ferias nacionales e internacionales, en el mejoramiento de sus niveles de vida. etc.


En el estado existe una Dirección de Artesanías, sin embargo, poco se sabe de sus actividades a favor del sector artesanal, existe poca promoción, no se sabe de eventos estatales y nacionales, de exposiciones, de capacitación de los artesanos, de apoyos a la comercialización, de la presencia en ferias.


Sin que haya cifras oficiales, o un padrón de artesanos, se calcula que en el estado de Puebla por lo menos trescientos mil ciudadanos viven de la artesanía. Cada municipio muestra a sus artesanos en sus días de plaza, ahí se les ve trabajando y vendiendo sus productos.


Por ese fenómeno llamado globalización lo que ha representado la apertura de fronteras, el mercado poblano y nacional ha sido invadido de productos de otros países, sobre todo orientales, incluso, se dan muchos casos de clonación de productos poblanos, se llevan las muestras, las reproducen y las introducen al mercado nacional.


La apertura de fronteras no sólo daña al sector artesanal sino a todo el sector productivo pues los productos de menor calidad llegan a precios inferiores a los nacionales, es lo que se llama competencia desleal o ilegal, la producción nacional se daña y con ello la pérdida de muchos empleos.


Lo que se necesita es una mejor política hacia el sector artesanal del estado, no sólo se trata de un sector importante por la población que depende de esta actividad, sino de apoyar la riqueza artesanal que se tiene y que se ve amenazada por los productos que llegan del exterior y por la misma crisis económica.


Los productos artesanales poblanos deben estar en las ferias internacionales, lo que representa al mismo tiempo una promoción del estado y la llegada de inversiones.


Necesitamos un sector artesanal moderno, nuestros artesanos necesitan capacitarse, estar al día, ofrecer al mundo nuevos productos, hay que innovar, mejorar lo que se tiene.


Se requiere también que en el sector se protejan los productos que tienen aquí su origen y que corren el riesgo de desaparecer como es el caso de los juguetes de madera y que cada vez se están retirando del mercado.


La Confederación Nacional Campesina es la única en el país que tiene dedicada un área de su estructura al sector artesanal, su titular, Socorro Oropeza Morales, está dando un fuerte impulso a grupos de artesanos de varios estados, muchos de ellos han sido apoyados para llevar sus productos a ferias internacionales.


En Puebla la Liga de Comunidades Agrarias, organización dependiente de la CNC, tenía una pequeña tienda artesanal en sus instalaciones en donde se exhibían y comercializaban los productos poblanos.


María Teresa Ortiz López, es la responsable del área artesanal de la LCA, sin duda, una apasionada de la actividad artesanal, fue ella la que organizó con éxito varias ferias artesanales en diversos puntos de la capital, así como eventos, conferencias, foros, etc.


De la misma forma Teresa Ortiz con el apoyo de la dirección nacional, ha participado en diversas ferias internacionales en donde se han presentado artesanos poblanos con sus productos.


En su visita a Begin, China, hace unos meses, la titular de artesanías de la Liga, conoció sistemas de promoción y apoyo al sector artesanal, mismos que se propone aplicar en Puebla capital, el proyecto es instalar cuatro tiendas grandes, el objetivo es que el turismo las visite y compre, para esto habrá coordinación con la Secretaría de Turismo del estado.


En el renglón educativo es preciso regresar a la actividad artesanal de otros tiempos cuando los maestros estaban capacitados para enseñar manualidades o artesanías, los niños y jóvenes desarrollaban habilidades, hoy no aprenden nada de esto.

 

El sector artesanal no sólo es generador de empleos para miles de familias, sino una rica fuente de riqueza que es preciso preservar. Se requiere una política de gobierno más amplia y capaz para lograr que la actividad artesanal sea factor de unidad y desarrollo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas