Mundo Rural


Hipólito Contreras

09/06/2009

¿Recuperación del campo?

¿Cuántas y cuántas veces los políticos y funcionarios han dicho que ahora sí se trabajará en la recuperación del campo, del sector primario? son tantas que no se sabe.


Hoy cuando la mayor parte de la población nacional está sumida en una profunda crisis económica, pero sobre todo la rural, en plena campaña política se repite una vez más la misa promesa, de que ahora sí.


Por eso hoy en los mítines de los candidatos a diputados federales la asistencia campesina es mínima, en las concentraciones más numerosas no pasan de tres mil los asistentes, ahora ya ni con torta, ni refresco y playera van, no, pues para qué, dirán, si siempre es lo mismo.


Quiérase o no, nuestra gente de campo ha madurado, ya no es la misma, digamos, por ejemplo, de los últimos treinta años, su nivel educativo podrá ser bajo, pero ha madurado, los famosos acarreos ya no son, la gente ya no se deja manejar así como así.


Por eso hoy los políticos si quieren convencer un poco, si quieren unos pocos de votos, tienen que cambiar su estrategia, sus tácticas de campaña, sus propuestas, ya no pueden llamar a las multitudes porque no van, nuestra gente dice “para qué voy, nada mas voy perder mi día para escuchar lo mismo, como dice la canción, promesas y promesas y nada”.


Si en la crisis del 82 había pobreza y a la gente del campo le prometieron cambios, lo mismo sucedió en la crisis del 95, hoy en el 2009, con una crisis más aguda, a los hombres y mujeres del campo le vuelven a decir lo mismo, los candidatos les dicen que lucharán por mayores presupuestos, por mayores recursos al sector agropecuario, por mayores apoyos para qué vivan mejor.


¿Cómo van a vivir mejor con los elevados costos de los productos básicos y de los insumos en el campo? ¿Cómo van a vivir mejor si una tonelada de fertilizante se cotiza hasta en siete mil pesos? ¿Cómo van a vivir mejor si una tonelada de maíz se las pagan máximo a tres mil pesos? ¿Cómo van a vivir mejor si a los productores de leche le pagan el litro a 4.50 pesos?


Es mejor que los candidatos a diputados federales en campaña, si quieren llegar, le digan a nuestra gente del campo qué tan aguda es la crisis económica y cuáles son los reales alcances que se pueden lograr si ganaran la elección sea del partido que sea.


De hecho habrá nuevos diputados federales, unos candidatos perderán pero otros no, deslegitimados por la baja votación que se espera, pero serán diputados, llegarán a la Cámara, es mejor entonces que desde hoy les digan lo que se podrá hacer.


Deberá tomarse en cuenta que aproximadamente un ochenta por ciento de los nuevos diputados federales serán priístas y panistas, por lo tanto serán mayoría en la nueva legislatura, más bien, volverán a ser mayoría, por lo que suena lógico que tomarán decisiones parecidas a los actuales diputados.


Por supuesto que no serán diputados diferentes, con una nueva visión, con diferentes proyectos y principios, serán los mismos, vendrán de los mismos partidos, de modo seguirán con las mismas estrategias y las mismas propuestas, por supuesto que ningún cambio profundo se espera.


¿Entonces? ¿Entonces para qué se lastiman la garganta gritando que las cosas van a cambiar si ellos mismos saben que por formar parte del mismo modelo o sistema las cosas van a seguir como hoy?


Habría que comparar un discurso de un candidato a diputado del PRI y el PAN en 1982 con uno de hoy, del 2009, veremos que es igual, que promete lo mismo, la estrategia es la misma, como misma es la pobreza en el llamado mundo rural, aunque claro, con más conciencia de nuestra gente, más madura, más despierta.


Sería el colmo que mientras hoy uno y otro partido (sin descartar al PRD, pues una fracción votó por ejemplo la reforma energética) jura y perjura que no aprobarán IVA en medicina y alimentos, a la mera hora y ya en el poder, nos cambian las cosas, negocian arriba y dicen que siempre sí, al fin dirán, qué tanto es tantito.


Por eso digo que si hoy los candidatos hablan que lucharán por el rescate del campo, para hacerlo productivo y mejorar los ingresos de millones de familias, no deja de ser sólo una oferta política ya muy conocida por los actores rurales, los que quizás, un poco comprometidos en los mítines o concentraciones, llegan a aplaudir fríamente a los candidatos, cuando sienten y por experiencia saben que las cosas no cambiarán a menos que ellos tomen la iniciativa.


El rescate del campo en un modelo que ha fracasado se ve imposible, quienes lo prometen forman parte del mismo modelo, de las mismas estrategias que han fracasado sexenio tras sexenio, son las mismas recetas que ya no dan resultado.


Quieren recatar el campo con la mismas instituciones, los mismos programas, las mismas políticas, incluso con los mismos funcionarios que estarán ahí, se cree, hasta el 2012, ¿Cómo entonces? ¿Qué es lo nuevo? ¿ qué cambios puede haber en el mismo sistema que ha fracasado y que tiene al país en un terrible desempleo y desaceleración económica?


Que aun dentro de los candidatos existe gente preparada y bien intencionada, con propuestas viables, con proyectos de largo alcance, es cierto, pero como son minoría, sus ideas no caminan, se tienen que sujetar a las políticas vigentes, y por supuesto, todo sigue igual, el campo sigue igual o peor.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas