Mundo Rural


Hipólito Contreras

11/02/2010

Tenencia, retenes, verificaciones, transporte y más


A propósito de la propuesta de los dos partidos y candidatos al gobierno del estado de eliminar el pago de la tenencia vehicular, sería bueno agregar demandas e inquietudes de los ciudadanos, aprovechando que hoy (los candidatos) están muy flexibles y ofrecedores.


Cuarenta y cinco años después los candidatos se acuerdan que el pago de la tenencia es ilegal, que fue un cobro que se planteó como temporal pero que se quedó. Se entiende que es una estrategia electoral.


La llamada tenencia vehicular también fue una propuesta del gobierno de Díaz Ordaz, allá por 1964, el argumento, proveerse de recursos para organizar la olimpiada de 1968, sin embargo, terminado el evento deportivo el impuesto se quedó, lleva más de 45 años.


Pasaron los años y el impuesto se quedó como uno más de los tantos que pagamos, se quedó como una fuente más de ingresos del gobierno federal. Se considera un impuesto ilegal porque no está contemplado en la Constitución de la República que es la ley suprema en el país, por lo tanto debe derogarse ese cobro que fue creado por una ley secundaria.


Querétaro hace apenas unos meses fue el primer estado del país en donde el gobierno de corte priísta derogó el cobro de la tenencia vehicular, Puebla podría ser el segundo estado si las promesas de los candidatos se cumplen, de lo contrario quedará en eso como siempre.


De eliminarse ese impuesto ilegal en Puebla muchos miles de familias campesinas que cuentan con vehículos automotores saldrían beneficiados, y por supuesto, la gran mayoría que habita la zonas urbana en donde está la mayor parte de unidades.


Aquí valdría hacer un agregado. Si bien el impuesto es ilegal y así lo reconoce el mismo gobierno federal, que de hecho ha anunciado su eliminación para el 2012, lo mismo los gobiernos de los estados, es viable una legislación para que todas las unidades nuevas, de lujo, (los modelos ya se determinarían), paguen un impuesto al gobierno. Lo que usan vehículos nuevos es justo que paguen una contribución porque sus ingresos son mayores, mucho mayores que el grueso de la población que usa unidades viejas.


La tenencia podría ser eliminada a pesar de que hoy el tema se utiliza como estrategia de campaña, sin embargo, no es lo único que preocupa a las familias de las zonas rurales y urbanas, les preocupan otros problemas relacionados que les representa fuga de ingresos, un problema preocupante son los constantes retenes que el gobierno instala en muchos puntos de las carreteras del estado con el argumento de detectar la delincuencia, preocupan las verificaciones que se han convertido en una sacadera de dinero sin que esto contribuya al cuidado en la protección de medio ambiente, y por supuesto preocupan los mordelones que en cualquier lugar detienen a los ciudadanos incluyendo a los que conducen unidades de procedencia extranjera.


Los retenes se han convertido en una buena fuente de ingresos para el gobierno, o al menos así se cree, el dinero ilegal que se obtiene sólo en un día deteniendo unidades es alto, a las unidades con un documento que les falte es motivo de amenaza para llevarlas al corralón, y para que no suceda eso los propietarios se ven obligados a dar una aportación, misma que no se queda toda en los oficiales pues tienen que informar lo que captaron.


Mediante retenes el gobierno obtiene muchos recursos, pero no es legal, los retenes son como un asalto permitido o disfrazado, el ciudadano es despojado desde 200 hasta dos mil o tres mil pesos como en el caso de unidades de procedencia extranjera que no lleven documentos, pero que están en ese proceso y demuestran que existen convenios con organizaciones para no ser molestados en tanto resuelven su situación.


Algo curioso existe en el programa de verificación vehicular, todo indica que está dirigido a los que poseen una unidad de servicio particular que son la gran mayoría, a los centros de verificación sólo acuden ellos, por lo general sólo pasan las unidades de modelos recientes por obvias razones, su emisión de contaminantes es menor a la de de los carros de modelos atrasados, sin embargo, todos llevan su holograma y lo que no lo tienen circulan sin mayor problema mediante “acuerdos” con los agentes viales o de verificación. Entonces ¿ se cuida el medio ambiente?


El transporte público, que es el mayor contaminante, no tiene mayor problema, ninguna unidad es detenida, sus emisiones de humo son evidentes, aquí todo indica que existe tolerancia, porque dirán las autoridades, si se ponen a retirar unidades Puebla se quedaría sin transporte.


A todo esto los candidatos o precandidatos del PRI y PAN ( que son en realidad los que van a disputarse el poder en la elección del cuatro de julio) deben tomar nota. Si se proponen gobernar el estado, sólo en este sector del transporte existen muchos problemas por resolver. No es sólo la tenencia el problema. En materia de transporte está el reto de mejoramiento y modernización del sistema.

 

Entre otros puntos debe verse el costo de los combustibles, tarifas, subsidios, concesiones, contaminación, reestructuración de rutas, capacitación de conductores, modernización de unidades, otras alternativas de transporte, servicio a discapacitados, corrupción de funcionarios y concesionarios, etc.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas