Mundo Rural


Hipólito Contreras


Política Agropecuaria y Rural en el libre mercado


Quizás  algunos dirán que las políticas agropecuarias y para el sector rural siempre han sido las mismas en México, o que incluso las mismas han evolucionado como consecuencia de los nuevos proyectos políticos y nuevas tecnologías.


Creo que lo fundamental está en la visión de Estado del mundo agropecuario y rural, la visión a futuro, a largo plazo de lo que queremos alcanzar partiendo de bases firmes y  políticas inteligentes y capaces de lograr no sólo un campo fuerte  y productivo en beneficio de sus habitantes y del país, sino alcanzar un campo sustentable, lo que implica la protección de los recursos.


Y no es que la política agropecuaria y rural aplicada desde el México posrevolucionario hasta 1982 haya sido  el gran descubrimiento, pero analizando un poco, era mejor, muy superior a la que se aplica desde ese año hasta la fecha, en la política de los neoliberales.


Una pequeña diferencia entre las dos políticas agropecuarias es  la presencia muy clara del Estado en el campo en la primera etapa y su casi ausencia en la segunda, y si no ausencia, sí falta de visión para lograr un campo fuerte y sustentable.


Veamos un poquito. El Estado Mexicano antes de 1982 estaba construyendo un campo y un sector rural más justo, productivo, autosuficiente, lo que generó un mejor nivel de vida para  la población rural.


El Estado Mexicano hasta 1982 tenía una fuerte presencia en el campo, consideraba al sector como prioritario, lo estaba dotando de infraestructura, de maquinaria y equipos. Conasupo, FERTIMEX, INMECAFE, BANRURAL, ANAGSA, FIRCO, FIRA, entre otras, eran instituciones del gobierno federal al servicio del campo y los productores.


Era la presencia directa del Estado en el mundo agropecuario. México era un país autosuficiente en productos del campo,  y si realizaba importaciones eran mínimas, incluso, hubo  un periodo que México fue exportador de granos.


Los  gobiernos posrevolucionarios le apostaban al campo, tenían muy claro que el sector  era prioritario, básico, el campo era asunto del Estado, le invertían, había estabilidad social.


Ese panorama de un Estado comprometido con el sector rural cambia en forma total a partir de 1982 con la llegada al poder de gobiernos que siendo del mismo partido, tenían una visión diferente, eran los doctores de Harvard que se habían introducido a un partido que no era el suyo, eran los nuevos políticos comprometidos con el norte, con el imperio que los había formado.


Es pues a partir de 1982 cuando se acaba ese Estado más que protector, comprometido con el campo, se acaba el continuismo de  un modelo que estaba fortaleciendo el sector aun con todas las fallas y vicios que podía tener.


Han pasado casi veinticinco años desde que los llamados gobiernos neoliberales tomaron el poder, un cuarto de siglo, en el que se han aplicado políticas de libre mercado que han dado como resultado el progresivo desmantelamiento del sector agropecuario y rural.


Veamos sólo en términos generales el resultado de esas políticas y en plena era de los grandes inventos y de la comunicación virtual: más de diez millones de campesinos han emigrado de sus comunidades, (en promedio 400 mil  emigran cada año), pobreza extrema o alta en por lo menos dieciocho millones de mexicanos que habitan comunidades, un real desplome de la producción nacional de alimentos y un mercado invadido de productos extranjeros.


Sólo en el 2007 México importó 10.7 millones de toneladas de maíz con un valor de mil 830 millones de dólares, se importaron 3.2 millones de toneladas de trigo con un valor de 817 millones de dólares, 3.6 millones de toneladas de soya con valor de mil 131 millones de dólares, sorgo 1.8 millones de toneladas por 321 millones de dólares, arroz 826 mil toneladas con valor de 240 millones de dólares.


Por el desmantelamiento de la capacidad nacional instalada  en el 2007 se  importó fertilizante con un valor de  mil 123 millones de dólares.


Por lo visto México se está convirtiendo en un importador neto de alimentos y de insumos, esto, por supuesto, es peligroso, la llamada soberanía alimentaria está en peligro. Un país que depende de otros para alimentar a su población ya no es libre, es dependiente.


No, pero  los neoliberales ven un mundo diferente, ellos hablan de un “campo ganador”, de un campo exitoso, y hoy, dicen cuando  las grandes empresas extranjeras extraigan el petróleo en aguas profundas del Golfo de México, podremos resolver  todos los problemas, entre ellos la pobreza rural.


Los neoliberales quieren sacar la última gota de petróleo que le quede al país, todos seremos felices dicen ¿ y cuando se agote este recurso? Le apuestan a los buenos precios del petróleo, creen que  con eso se puede comprar todo sobre todo los alimentos que necesitamos, siguen pesando que es mejor importarlos que producirlos.


Los neoliberales tienen pasión por el dinero, no por el país.




 
 

 

 
Todos los Columnistas