Mundo Rural


Hipólito Contreras


Cultura del agua desde las comunidades


Con agua todo es posible, sin agua nada. Así de sencillo, así de fácil. De nada servirán las avanzadas tecnologías de hoy y del futuro si en el subsuelo no existe ya agua, tampoco servirán para desalinizar el agua de mar, labor que ya se hace pero a un alto costo.


El tema viene por lo dicho en la Exposición Internacional Zaragoza, España, dedicada al agua, se señaló que por el alza al petróleo se ha encarecido  la dotación de agua en las naciones pobres o en desarrollo porque el bombeo también se ha encarecido.


En México, país petrolero aún,  el grupo en el poder festeja el alza constante del precio del crudo que hoy se cotiza en 119 dólares, lo que supuestamente genera mayores ingresos. Partidos opositores exigen que el gobierno aclare sobre los excedentes petroleros, los gobiernos estatales piden la parte que dicen les toca, sin que para los ciudadanos quede claro el uso que se le da a esos recursos.


Lo cierto es que el tema petrolero repercute en el agua porque entre más sube su precio más sube todo lo demás, principalmente la energía eléctrica que es  utilizada para bombear el agua tanto en zonas urbanas como rurales.


En Puebla la principal demanda en las comunidades es por supuesto el agua,  en muchas de ellas la disponibilidad de la misma se complica, perforar pozos cada vez es más complicado porque sus rendimientos son cada vez menores debido que cada vez se complica la recarga de los acuíferos.


Al no existir una cultura del agua que se refleje en una diversidad de acciones para cuidar el recurso, para aprovechar las lluvias, para reforestar lo que lleve a la retención del vital líquido, las cosas se complican, porque los pueblos se limitan a pedir agua, a que se perforen pozos, pero hacen poco para proteger el recurso.


Lo que está pasando es un encarecimiento del agua en todos lados, en Puebla y el país el agua es cada vez más cara, cada ciudadano  paga en promedio 125 pesos mensuales para tener acceso al agua, cada año el costo es mayor, el argumento oficial es que  para obtenerla y enviarla a las comunidades  y zonas urbanas el costo es alto.


En México la dotación de agua cada vez sale de los gobiernos  estatales y municipales para entregar su operación a organismos privados, el agua se privatiza, lo que encarece aún más el servicio. Grande empresas hacen grandes negocios para comercializar el agua, hoy un litro de agua se vende hasta en quince pesos.


La cosa es que el problema tiende a complicarse por todos lados, el agua es cara porque obtenerla es difícil, es cara porque hay que buscarla cada vez a mayor profundidad, es cara porque los gobiernos municipales y particulares piensan sólo en obtener la mayor parte de recursos  al proporcionar el servicio.


Imaginemos un poquito cuánto le costará el agua a los habitantes en el año 2050 o 2070, por decir una fecha fatal, también habrá que preguntarse la disponibilidad del vital líquido en la superficie y en el subsuelo, el panorama se ve complicado porque no se ven acciones para prever ese futuro inmediato.


Hoy el agua se raciona en todos lados tanto en zonas rurales como urbanas, a las familias les llega lo que se conoce por tandeos,  dos, tres o cuatro veces por semana, media o una hora cada vez que se bombea, las familias cada vez más se ven en la necesidad de apartarla como puedan.


Hoy por la disponibilidad del agua, por lo que paga cada familia, el promedio por persona se reduce, tener menos agua en los hogares los obliga a usarla para lo indispensable, no está lejana la fecha en que el agua se entregue de acuerdo al número de miembros, tantos litros para cada uno.


Por  lo mismo, en un futuro ya no lejano se prevén conflictos entre comunidades, entre municipios, estados y países por la  disputa del vital líquido, de hecho ya los empezamos a ver.


El petróleo se podrá agotar algún día y no nos matará porque podrá ser remplazado por otras fuentes de energía, su impacto en la vida del ser humano será enfrentado con relativa facilidad, con el agua sencillamente esto no puede pasar porque es un líquido que no se puede remplazar con nada, para que  los humanos y todo ser vivo siga existiendo debe disponer de agua.


Si el ser humano va a vivir por ejemplo un millón de años más, por un millón de años deberá disponer de agua, no hay de otra.
Hoy para controlar la disponibilidad del agua el trabajo debe venir desde las comunidades, desde la organización vecinal, si el agua es cara por todo lo que se ha dicho, la organización debe trabajar y buscar opciones para proteger el recurso, activar y promover la cultura del agua para preservarla para que todos tengan acceso.


Desde la comunidad se puede hacer mucho como es la protección de las reservas de agua, las cuencas hidrológicas y los acuíferos.


Que el problema del agua no sea el alza del petróleo, podemos vivir sin él, pero sin agua jamás.




 
 

 

 
Todos los Columnistas