Mundo Rural


Hipólito Contreras


Contradictorio, al campo menos, a seguridad más


Cuando en todo país lo prioritario es estimular la producción de alimentos y bienes básicos para responder a las necesidades de un población en constante crecimiento, en México y Puebla se hace todo lo contrario, se destinan mayores recursos para seguridad pública.


Y no es que la seguridad pública no sea importante, lo es , todos los ciudadanos necesitamos vivir en un ambiente seguro, transitar por todo el estado y país sin mayor problema, sin embargo, esto no quiere decir que la mayor parte de el presupuesto público se destine a este sector.


Se ha dicho con razón que  no es con más armas, con más balas, con más policías, con más patrullas, con más aviones, con más equipos bélicos, con más agencias del Ministerio Público, con más patrullajes del ejército, como se va lograr la tranquilidad del país y  los ciudadanos.


El país y el estado necesitan mayores inversiones en tres rubros básicos: educación, campo y salud. Si esto se atiende bien se estará resolviendo lo fundamental que toda sociedad requiere para vivir.


Si el Estado  impulsa una educación de vanguardia para todos, si el Estado impulsa la producción primaria y sus procesos, si el Estado invierte en prevención y atención la salud pública, si el Estado  invierte en  infraestructura básica, si el Estado  muestra interés por el cuidado de recursos naturales y todo el sector ecológico, será el mejor Estado del mundo, y éste el país más desarrollado.


Por supuesto que las cosas no son sencillas, los pueblos, las sociedades evolucionan para ser mejores. En México y Puebla vamos lentos, aquí los gobiernos están entretenidos en combatir a los malos, en construir más cárceles para guardarlos, pero el problema lejos de resolverse se complica, la delincuencia crece por que todo lo demás se abandona.


Veamos como en Puebla por ejemplo  el presupuesto para el campo sigue bajando, y por el contrario, como a nivel nacional, sigue creciendo el destinado para seguridad y  justicia. De mil cien millones que se manejaron para el campo en el 2007, para el 2008  al cifra bajó a poco más de 700 millones de pesos, para 2009 se habla de 570 millones de pesos.


En cambio para el renglón seguridad se habla de  un presupuesto mayor a los mil 800 millones de pesos, es decir casi cuatro veces más que el presupuesto destinado al campo, o lo que es lo mismo, más dinero para comprar armas y menos para producir alimentos.


En el renglón de desarrollo social también se dio una disminución drástica, Puebla manejó el año anterior cinco mil millones de pesos, para este sólo mil millones de pesos. Esto quiere decir que para el próximo años habrá menos recursos  para combatiré la  pobreza, menos apoyos para los pobres del estado y el país.


No se entiende cómo para el sector productivo agropecuario hay cada vez menores recursos cuando lo que se requiere es impulsar la producción de granos y alimentos que asegure la demanda interna, un país que tiene resuelta la producción de alimentos no será dependiente de los demás, tendrá un sociedad más estable pues para empezar tiene asegurada la alimentación.


Sólo por ley corresponde a los legisladores federales y locales discutir y aprobar los presupuestos, la realidad es que ellos por ser parte del sistema aprueban lo que el grupo en el poder quiere, ellos forman parte del todo, son hombre y mujeres del sistema, no pueden  hacer otra cosa más que responder a sus intereses.


Que no nos vengan a decirnos con que son muy democráticos y  que luchan por defender los intereses de las mayorías, nadie les cree, ni aún a los llamados políticos de la izquierda que se la pasan haciendo crítica, pero a la hora de las decisiones cuidan sólo sus intereses, y si no nada más hay que ver los que aprobaron el presupuesto y la reforma energética.


¿Cómo la Secretaría de Desarrollo Rural  va a impulsar la producción agropecuaria con 540 o 570 millones de pesos? Es presupuesto lo maneja  un municipio mediano como Tehuacán o Atlixco. La Universidad Autónoma de Puebla con cuarenta mil alumnos maneja más de  dos mil 800 millones de pesos.


Se dirá que a ese presupuesto al campo poblano se suman los recursos de Procampo  y todos los programas de la SAGARPA,  y  FIRA  y otros  subsidios. Quizás se  duplica o se triplica la inversión, sin embargo, la mayor parte de estos recursos es financiamiento, crédito, para el que los productores deben cubrir requisitos y contar con garantías de pago, por lo que  una gran mayoría no tiene acceso.


A  la insuficiencia de recursos se suman los elevadísimos costos de producción, tan alto resulta producir que todo proyecto por viable que sea deja de ser rentable.


Todo es contradictorio, el Estado reduce las inversiones para los sectores prioritarios, aumenta  los presupuestos para seguridad, y deja que el libre mercado haga lo que se le dé la gana.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas