Mundo Rural


Hipólito Contreras


Políticas ambientales


La  Secretaría del Medio Ambiente y Recursos  Naturales  es de reciente  creación,  el  sector  ambiental, vital para la continuidad de  la vida, es hasta finales del  siglo  XX cuando se convierte en preocupación gubernamental.


En los estados  apenas  hace seis  años  se   crea  una  Secretaría  del  Medio  Ambiente y Recursos Naturales,  al menos en  el  estado de Puebla fue en la administración de Melquíades  Morales Flores cuando nace esta dependencia.


La creación de  última hora de esta  institución  habla de de  que  el cuidado del medio  ambiente no  fue del  interés  gubernamental por  muchos  años. No hay que  olvidar  que las agresiones al  medio ambiente se  iniciaron desde  el  último tercio del  siglo XIX con  el  nacimiento de las primeras industrias.


Existe  aquí  un problema preocupante,  los  recursos  naturales,  la llamada biodiversidad,  que  protege (al menos esa es su  función  específica)  la  Secretaría del  Medio  Ambiente y Recursos  Naturales,  están en  el mundo  rural, en los ejidos  y  comunidades,  ahí  se   localizan todos  los  recursos,  el  agua, el mundo animal  y vegetal.


Son las comunidades,  los municipios,  los ejidos,  los  grupos indígenas, los  que  viven   y conviven con los  recursos naturales,  es  la  familia  rural la que  está en contacto permanente con  sus  recursos,   sin embargo,  nos los protegen  como  debería serlo.


El mundo  rural  en contacto  permanente con los  recursos naturales  sólo sabe que existen   dependencias como  la  SEMARNAT  encargadas de proteger  dichos  recursos,  los  bosques, el  agua,  el  aire, el suelo, las plantas,  el  mundo animal, sin embargo, desconocen  las  políticas que se aplican,  y por supuesto, ellos,  no  tienen participación alguna para proteger  el mundo  que les rodea.


Veamos qué es  lo  que  hacen las  dependencias, responsables  del cuidado del  medio ambiente, sobre  todo  la  Secretaría del  Medio  Ambiente y Recursos Naturales a nivel  federal  y estatal. 


En materia  forestal, tiene  diversas acciones   sobre todo de  reforestación,  prevención y combate de  los incendios forestales,  se manejan importantes  recursos en estas acciones,  se habla de  metas   importantes en la  recuperación de  bosque, sin  embargo,  ¿ dónde está la participación de las  comunidades? ¿ dónde su  capacitación y concientización  sobre  la  importancia  de cuidar  sus bosques?


Pese a la intensa reforestación que asegura  la dependencia   el  problema de  la  deforestación es  grave, tan grave como decir  que anualmente en  México se  pierden   algo así como   quince  mil hectáreas de bosque  con  todo  lo que esto  implica.


El  cuidado  del agua   lo  tiene    la  Comisión Nacional  del  Agua, es  la  dependencia que   tiene la delicada encomienda  de cuidar  el vital  recurso tanto  en aguas superficiales como  subterráneas.  Sin embargo, todos  sabemos  que es el agua  el recurso  más agredido, en el estado, el  país y el mundo.


En  el estado de Puebla  deben ser contados  los ríos  y cauces que se conservan  limpios, casi  todos  son usados para descargas de  aguas   residuales,  para  descarga de drenajes. Las  comunidades  no  están cuidando  este vital recurso,  no  reciben  capacitación, ni adiestramiento,  ni apoyos   de gobierno para el  cuidado de este  recurso.


La Secretaría  tiene una diversidad de acciones para cuidar  el suelo, los  bosques,  las  reservas de agua,  la protección de las especies  animales y  vegetales, en general, el  ecosistema, la llamada  biodiversidad. El problema es que la degradación de  los recursos sigue a pesar de  las fuertes inversiones que se  hacen  para su protección.


Todas estas  acciones la  Secretaría  y la demás  dependencias las hacen solas, las hace la  burocracia,  sus trabajadores, los   que se   limitan a cobrar  su sueldo, trabajan  para cobrar, pero  nada más,  no  existe  la vinculación con las comunidades, las que deberían ser  también las  interesadas  en el cuidado de   los  recursos.


Lo que está sucediendo es   justamente todo  lo contrario, con toda  una  Secretaría del  Medio  Ambiente  y  Recursos Naturales a  nivel federal  y  estatal, enfrentamos un gigantismo urbano que todo  lo devora  y consume, todos los días se construye en las ciudades, todos los días se despojan metros  y hectáreas a los recursos naturales, todos los días se contamina más agua, se derriban más árboles, se  eliminan  más especies animales  y  vegetales.


Todos  los días el ecosistema es dañado en  nombre  de  la llamada “modernización” que avanza por todos lados, todos los días se erosiona más suelo, todos los días  el suelo agrícola  se convierte en cemento y asentamientos humanos, todos  los días se consume lentamente  la vida, todos los días los mares mexicanos  y el mundo   son agredidos  por las descargas    de  la “cultura”  humana.


La  familia rural  tiene en  sus  manos  los recursos,  los  bosques,   los  ríos,  las fuentes  y reservas de agua, la vida misma,  sin embargo,  no participa en su protección,  casi nada hace  para proteger  lo que necesita,  todo  queda en manos  gubernamentales, en  manos de la  burocracia, de  programas  institucionales que podrán ser  muy buenos  pero  sin  participación social quedan inutilizados.


Por ejemplo ¿ Qué sucede  con los recursos naturales  en las comunidades indígenas del  estado y el país? ¿ cuál es  su participación?   El mundo  indígena poco a poco  va perdiendo su glorioso pasado cuando era  súper cuidadoso de sus  recursos,  hoy  el mundo  indígena está en proceso  de extinción, hoy es  absorbido  por la  “modernización”,  está  prácticamente desapareciendo, y  aunque  siga  ahí físicamente  ya  no será el mismo.


No basta  una Secretaría para proteger  los recursos naturales, se  requiere   una nueva  política, una nueva  visión, en la que  la participación social sea el eje  fundamental para su protección  y conservación.




 
 

 

 
Todos los Columnistas