Mundo Rural


Hipólito Contreras


Valsequillo,  ¿quién le  entra  a su rescate?


Rescatar una presa  como la de  Valsequillo, con más de medio siglo de ser usada  para  la descarga de aguas  residuales de todo el  Valle de Puebla, es una tarea titánica, además de costosa,  al menos en  esta administración estatal  todo parece  indicar que el  proyecto seguirá congelado.


Bueno, al menos  que  inversionistas  nacionales   o  extranjeros le entren  a la  limpia de la presa  para  desarrollar   ahí  un  proyecto  turístico  de  largo alcance, sin  embargo, semejante empresa  no tiene la  mínima  señal.


Se ha hablado de financiamiento privado nacional y extranjero  para llevar  esta colosal  obra,  pero  nada  concreto,   por  lo tanto,  la  recuperación  de  la presa más  grande de Puebla  parece seguirá como  ha estado, en proyecto.


La presa de  Valsequillo  está llegando a su  vida  útil, fue construida hace  casi sesenta años, sin  embargo, aún con altos  niveles de contaminación, sigue regando aproximadamente  una dieciocho  mil hectáreas, a medida que sus sedimentos se  elevan,   su  nivel  de captación  seguirá  bajando,   hoy  tiene más materia  orgánica  acumulada que  agua, además del lirio  que se  ha convertido en una plaga  imposible de  erradicar.
Para recuperar  la presa habría que sacarle  toda la materia  orgánica  que llena   la mayor parte de  su volumen, son más de tres  mil hectáreas  de agua. No se sabe  si existe  tecnología y  capacidad  para   drenar todo ese volumen gigantesco de sedimentos  acumulados en seis décadas.


La mayoría coincide  en que  resulta más  práctico construir  otra  presa que  recuperar ésta  por el alto costo que  representa,  lo que pasa   es que  no hay  lugar  para construir una presa de estas dimensiones, trescientos  millones  cúbicos de capacidad original.


Otro  problema  que se  enfrenta es que  no se sabe  en dónde se  depositarían esos cientos de  miles de  toneladas  de materia  orgánica contaminada.


Lo  cierto es que se  llegó a plantear  esa posibilidad de  recuperación de  la  presa, se   llegó a  hablar e posibles  inversiones,  de intervención del gobierno federal, el que   fuera de  intereses  políticos  y diferencias entre partidos,  estaba  o está dispuesto apoyar a Puebla en  esta enorme  obra de rescate ecológico.


¿Cuánto  costará  el  rescate de  la presa?  ¿ mil  millones de dólares? ¿ diez  mil  millones de dólares? ¿ quién  o quienes están dispuestos a darlos  o invertirlos?.Nada más   un detalle,  el presupuesto del gobierno el estado este año  será  alrededor de cuatro  mil  millones de dólares,  suponiendo que se aplicara al cien por ciento  en el rescate  de  la presa ¿para cuánto alcanzaría?.


¿Quién  pues le entrará al proyecto?  No se  ve por  ahora a nadie,  y quizás  no se vea  en  lo próximos años.  Se dice que   todo proyecto  debe ser  rentable, financieramente posible y con la  medición del costo beneficio,  y por  supuesto, compatible con el medio ambiente, aun cuando aquí lo que se  busca es precisamente eso, el rescate  ecológico, el beneficio al sector agrícola  y su impacto en el  turismo.


No  hay que  olvidar que  ahí al pie de Valsequillo   está el  Parque  Africam, el centro  turístico  más  importante del estado al que le vendría de maravilla el rescate de la presa pues tendría más visitantes.


El gobierno del estado  no tiene  los recursos para esta obra, mucho menos el  municipio,  aquí  por fuerza se necesita  la intervención del gobierno federal   y los inversionistas privados, no  hay de otra.


Al recatarse Valsequillo  se  haría  lo mismo con los ríos que como  el Atoyac y el  Alseseca  que conducen  el agua residual a  la presa,   volverían a ser cuerpos de agua  limpios,  libres de  toda contaminación, hoy son auténticos  drenajes, usados para descargas  aguas  residuales de  municipios e  industrias del Valle de  Puebla,  todo eso se  acabaría con el rescate de  la presa.


Se  trata  por  lo tanto de un proyecto  integral para el Valle de  Puebla  y que está  por supuesto en  los programas  de la  Secretaría  del Medio  Ambiente y Recursos Naturales  federal  y estatal, así como en la  Comisión Nacional del  Agua, en los que se  habla del rescate de cuencas  hidrológicas, en este  caso de la cuenca  Atoyac-Zahuapan.


El  problema de contaminación  no sólo es  Valsequillo, en las mismas condiciones están las demás presas  del estado como la de  Nuevo  Necaxa en la  Sierra  Norte, aunque ésta es  utilizada para la generación de energía  eléctrica.


El  daño en Valsequillo ya esta causado,  lo  que  se busca es resolverlo, el problema es que es  a un elevadísimo costo y no se  sabe  cómo se podría resolver,   se necesita tanto  dinero que el mismo  no  cabría   por ejemplo en el  estadio Cuauhtémoc si se colocara ahí billete tras billete, así es el  tamaño del problema, complejo.


Entonces  ¿quién le va a entrar   al recate de la presa? ¿ los japoneses? ¿los Chinos? ¿ los  alemanes? ¿ Carlos  Slim?¿quién dice  yo?




 
 

 

 
Todos los Columnistas