Mundo Rural


Hipólito Contreras

23/02/2009

Seguro Popular

En el estado de Puebla están afiliadas al Seguro Popular cerca de medio millón de familias, lo que implica un total aproximado al millón y medio de ciudadanos que  se supone reciben ese servicio médico.


El seguro popular surgió en la administración federal pasada con el objeto de brindar servicios médicos gratuitos a la población no afiliada a ninguna otra institución de seguridad social.


No es que esa población abierta, sobre todo de las comunidades, no tuviera acceso a los servicios médicos, la anterior Secretaría de Salubridad y Asistencia proporcionaba los servicios a esa población, después los siguió haciendo la  actual Secretaría de Salud.


Era el compromiso del Estado  mexicano brindar asistencia médica gratuita a la población no afiliada al Seguro Social, ISSSTE y cualquier otra institución de seguridad social. Si bien es verdad que la atención no era al cien por ciento gratuita, sí se cobraban cuotas bajas, al alcance de la población.


Con la entrada del gobierno federal de extracción panista ese Estado solidario  en materia de servicios médicos vino decayendo, poco a poco se vinieron elevando cuotas como consultas médicas, compra de medicamentos y pago de intervenciones quirúrgicas.


En Puebla capital existía el Hospital Universitario, que hacia el papel de  hospital del gobierno, ahí eran atendidas miles de  familias poblanas de bajos recursos casi en forma gratuita, las cuota eran muy baja, la Universidad Autónoma de Puebla daba un excelente servicio a la comunidad.


Hoy el HU es casi un hospital particular, se cobran altas cuotas por todos los servicios, son clase medieros los se atienden, los pobres  buscan los servicios del Hospital General de Puebla en donde  la gratuidad de los servicios ya no existe.


Por ley el Estado mexicano debe proporcionar servicios médicos a la población, el derecho a la salud esta plasmado en la Constitución, por ello se creó el Seguro Social hace más de sesenta años, el ISSSTE y otras  Instituciones, fue la respuesta  del Estado para otorgar servicios médicos gratuitos.


La que estaba pendiente era la población abierta no afiliada a ninguna institución de seguridad social, sin embargo, ese sector no estaba desprotegido, hospitales generales y miles de unidades de salud fueron construidas en todo el país para acercar los servicios a toda la población.


Hoy mediáticamente el gobierno federal dice que mediante el Seguro Popular todas las familias tienen acceso a la atención médica en forma gratuita, lo que aunado a otros servicios asegura que han mejorado sus condiciones de vida.


La realidad es que hoy en el llamado seguro popular todo tiene un precio, existen tabuladores para todo tipo de servicio, de gratis nada, es algo así como una privatización de los servicios médicos.


Hoy  ni la Cruz Roja  atiende gratuitamente a la población que solicita sus servicios, aún cuando financieramente vive de la colecta pública, hoy la Cruz Roja se ha convertido en un servicio privado, quien no tiene para pagar se le niega el servicio.


Por supuesto que tampoco la infraestructura es buena para  brindar la atención médica, es común que en  los hospitales y unidades médicas se carezca del personal adecuado, instrumentos y equipos médicos, no los hay, incluso en miles de unidades sólo se trabaja de lunes a viernes y por la mañana, para quienes se enferman por la tarde, noche, sábados y domingos no hay servicio.


Esta es la realidad, hoy una familia en la que uno o más de sus miembros necesita atención médica, primero debe saber si tiene con qué pagar porque en las clínicas, hospitales y centros de salud todo tiene un precio, el Estado ya no ofrece servicios gratuitos.


El gobierno federal hoy utiliza el llamado seguro popular para promocionarse en los medios de comunicación, hoy dice que las familias ya no tienen de qué preocuparse porque hoy los servicios médicos son de calidad y gratuitos.


Vivimos en un gobierno que aplica  el modelo neoliberal, en una sistema de economía de mercado e n donde  todo se ve como negocio, como empresa, y la salud no podía escapar a  los principios de las leyes del mercado, que no nos salgan con que los servicios son gratuitos, nada, todo tiene un precio.


Hoy hasta el mismo  Seguro Social está subrogando  los servicios y se impulsan nuevas  políticas que lo llevarán a la privatización en tiempos futuros.


El Estado solidario y comprometido con la población está desapareciendo, el Estado aliado con los mexicanos está en extinción, hoy mandan las grandes empresas, la privatización de los servicios avanza, en materia de salud el proyecto camina, lo mismo que educación  y los servicios básicos.


Con un Estado solidario y apegado a la Constitución en México se dio un avance importante en el combate y erradicación de enfermedades prevenibles por vacunación como la polio, la tuberculosis, el paludismo y otras, hoy cuando ya todo se paga se corre el riesgo de que esas enfermedades regresen.


Hoy los hospitales están a su máxima capacidad, nuestra gente se enferma más cuando se supone que la tecnología y la ciencia han avanzado, no existe una  política nacional de prevención en todos los sectores de la población, hoy se lucra con la salud,  hoy la salud es negocio para grupos, empresas, funcionarios, políticos.


El llamado seguro popular se ha convertido en una estrategia mediática que  le genera dividendos políticos a l grupo en el gobierno, la realidad para las mayorías es que todo es caro, todo tiene un precio, y por  supuesto, los servicios médicos. El Estado se fue retirando de su responsabilidad constitucional.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas