Mundo Rural


Hipólito Contreras


¿Blindaje para evitar compra de votos?


Como en cada proceso electoral que se avecina las autoridades electorales anuncian  enérgicas medidas para evitar acciones de corrupción que lleve a la compra del voto, además de lo que está establecido en la legislación vigente.


Pero como en este país, por los hechos, está visto que las leyes se hicieron para  no respetarse,  las acciones ilegales  para  asegurar votos se repiten en cada proceso electoral sea federal o estatal, las denuncias que se presentan así lo demuestran


Los partidos políticos, los aspirantes y candidatos a puestos de elección popular saben muy bien  lo que  está prohibido hacer antes, durante y después de los procesos electorales, al final todos se hacen trampa, todos denuncian irregularidades, violaciones a la ley electoral, todos hacen  denuncias ante los órganos y tribunales electorales, la sanciones nunca llegan.


La mayor parte de las violaciones a las leyes electorales ( las que están sólo para aparentar democracia) se dan en las comunidades, los municipios, las juntas auxiliares, es quizás en campañas y precampañas  políticas cuando más beneficios reciben, los apoyos son diversos en especie y económicos.


Por supuesto que los ciudadanos, las familias de las comunidades, sumidos en la eterna crisis económica, en el desempleo, la migración, la insuficiencia de servicios, no van a rechazar los apoyos que les brindan si lo están necesitando,  no importa ñeque partido militan, la realidad es que aceptan lo que se les ofrecen, moralmente se ven obligados a votar a favor de los candidatos que los apoyaron.


Incluso, los mismos dirigentes de partidos  le dicen a los ciudadanos que acepten lo que les regalen los partidos pues se trata de dinero público, pero que voten por quienes quieran, por los candidatos o partidos de su preferencia.


Todos sabemos que  los candidatos antes de serlo saben que una condición no escrita para que puedan participar  en los procesos electorales es que tengan dinero, suficiente, lo necesitarán para acercarse con la gente, para llevarles algunos beneficios, invitarlos a comer, pagar publicidad,  comprar funcionarios, etc.


Es obvio que en  los procesos electorales los ganan no los mejores candidatos, no  los mejores proyectos y propuestas, sino los que más dinero invierten, los que más reparten beneficios, los que más salen en radio y televisión, ellos son los que ganan.


Las leyes están ahí, son claras, explícitas, dicen, establecen la sanciones  a todo partido político, funcionario o dirigente que incurra en irregularices en los procesos electorales, incluso hay penas con cárcel, hasta hoy, nadie  ha sido encarcelado por un delito electoral.


La cosa está en que quien más habla de  democracia y respeto a la legalidad es quien libremente  actúa a su favor, el gobierno federal. Este tiene plena libertad de promover  sus acciones en los medios electrónicos en cualquier periodo, sobre todo en las electorales, y nadie dice nada.


En los spots radiofónicos y televisivos el gobierno federal llega a todos los hogares del país con los mensajes que hablan de los “logros” en materia de seguridad, salud, educación, campo, etc. Eso es promoción que debería estar prohibida en tiempos electorales porque beneficia directamente al partido en el gobierno,  sin embargo, nadie dice nada, ni los mismos partidos políticos.


Las comunidades tienen hambre, aceptan todo lo que les lleven, los mismo le aceptan a los tres principales partidos  que a los pequeños, al final el voto  lo diferenciarán, pero no olvidarán al que más les dio, hasta en eso nuestra gente es generosa.


Existen casos claros en los que cuando se daba por descotado el triunfo de un candidato dado su arraigo, trabajo y simpatía, al final pierde porque quien más le metió dinero fue el otro, ahí tenemos por ejemplo el caso de Tepeaca  hace tres año cuando una mujer dirigente muy conocida llevaba todas las de ganar, el problemas es que no tuvo los suficientes recursos para repartir y perdió.


Quien diga que las dependencias federales o estatales no trabajan a favor de candidatos está equivocado, por supuesto que lo hacen, sobre todo las federales que manejan mayores recursos. Por ejemplo, la Secretaría de Desarrollo Social tiene plena libertad para aplicar programas en todo el país, pero sobre todo en comunidades con el argumento de que mejora las condiciones de vida de la población.


Llevar pisos dignos, techos, láminas, despensas, cobertores, reparación y construcción de aulas, etc., a cientos y miles de  comunidades en tiempos electorales, es un forma muy cómoda y disfrazada para apoyar candidatos, es una forma “legal” de apuntalar partidos.


Que no salgan que nadie puede hacer actos de proselitismo o acciones que se le parezcan por que se hacen a la vista de todos. Que no digan que hay sanciones a quienes violan las leyes electorales porque nunca las hay. Así es la democracia en México.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas