Mundo Rural


Hipólito Contreras


Congelamiento de precios ¿Cuáles?


Ante  la escalada de precios que se presentaba, señal de la crisis económica a la vuelta de la esquina, el presidente Miguel de la Madrid  ( con quien se inician los gobiernos neoliberales en México) puso en marcha los famosos pactos económicos para evitar que siguieran subiendo los precios. Hoy 25 años después el continuador de la política económica hace exactamente lo mismo.


El gobierno federal anunció el congelamiento en sus precios de 120 productos básicos con el supuesto fin de no perjudicar a los amplios sectores de la población nacional, como son los que habitan las zonas rurales.


El problema es que la medida  fue tomada después de que los precios subieron, después de que algunos productos subieron casi el cien por ciento por ejemplo el pan, el aceite, verduras, tortilla, entre otros.


La realidad es que hoy esos sectores marginados del campo y la ciudad  ven (vemos) complicada su situación, el llamado congelamiento de precios no les beneficia en absolutamente nada, los precios ya se elevaron, ya se fueron por la nubes, la medida debió se tomada antes, los industriales y comerciantes se despacharon con la cuchara grande, sin que nadie los frenara.


Así se vino la crisis económica con De la Madrid, la inflación vino poco tiempo después, los precios subieron hasta el 150 por ciento, las tasas de interés crecieron en la misma proporción, México estaba en crisis económica. Hoy los indicadores son claros, el modelo nos lleva al mismo camino.


Hoy muchos miles de familias rurales viven o sobreviven de las remesas, de los envíos de dólares que hacen los paisanos radicados en el vecino país, cuyo monto es cada vez menor por el mismo problema que se vive en ese país, a lo que se suman las cada vez más estrictas leyes y medidas anti migrantes.


Esto es lo que mantiene la relativa paz en el sector rural. Se calcula que a Puebla llegan  dos mil millones de dólares anuales, cantidad que no generan todas las empresas juntas incluyendo la Wolkswagen. Sin embargo, en la medida que esas remesas disminuyen los problemas crecen en las comunidades.


Los problemas de inseguridad que se observan, los cada vez mayores actos delictivos, la mayor presencia del narcotráfico, están ligado al problema económico, al desempleo, y la corrupción en los altos mandos del gobierno.


Puebla, se reconoce oficialmente, registra 118 municipios catalogados en alta y muy alta marginación, ahí vive por lo menos el  cuarenta por ciento de la población, hombres, mujeres y niños, los que ven limitadas sus expectativas de vida, sin accesos a los servicios y productos básicos.


Son miles de hogares en donde el ingreso fácilmente no supera los cien pesos diarios hablando en términos generales, algunos podrán ganar más o menos, sin embargo, todos son seriamente afectados por la elevación de precios en los productos y servicios.


Y no es que obligadamente se repitan los procesos o hechos históricos, que se repitan los ciclos. Dicen los críticos que en México cada cien años se dan grandes movimientos sociales, así, hablan del movimiento de independencia de 1810, del movimiento armado de 1910, hoy,.aseguran, podría darse otra revuelta social en el 2010.


No, nos es que los ciclos tengan que repetirse, no es una cosa matemática, lo cierto, la realidad, es que las condiciones se están dando, los grande sectores del país enfrentan todo aquello que le daña, y lo que les afecta es el fuerte desempleo y los altos costos de productos y servicios, les afecta los bajos salarios, el débil poder adquisitivo, la espiral inflacionaria, la corrupción en los niveles de gobierno, la creciente inseguridad.


La gente va lo que se dice al día y muchas veces ni eso porque no compra, ni adquiere lo que necesita. En las comunidades los precios suben más que en las zonas urbanas, el argumento del comercio  es el traslado de los productos, a esto se suman los abusos de muchos.


Otro gasolinazo como el pasado pondrá las cosas al rojo vivo,  si la inflación y está desatada, en adelante no tendría freno, y todo como en cascada nos llevará a los que nos tiene que llevar.


Y no es que en las zonas rurales la gente quiera violencia ni mucho menos, por el contrario, quiere vivir en paz, en tranquilidad, quiere alimentos para sus hijos, quiere, salud, educación y servicios, quiere empleos, sin embargo, las cosas no se dan, la gente reacciona, existen líderes naturales, de esos que no se conocen pero que están ahí como ocultos, listos para iniciar los movimientos, son esos líderes anónimos los que pueden prender la mecha.


Los pueblos reaccionan ante el peligro, igual como lo hacen las especies animales, saben muy bien cuando las cosas caminan bien o mal, los pueblos toman sus medidas aun cuando se diga que los modelos económicos los tienen entretenidos con sus estrategias de mercado, por muy dormidos que estén los pueblos terminan por despertar.




 
 

 

 
Todos los Columnistas