Mundo Rural


Hipólito Contreras


¿Proyecto rescate de Valsequillo?


No existe nada claro ni oficial sobre un mega proyecto para el rescate integral de Valsequillo. Lo que se ha dicho a nivel gobierno es que se trabaja en el tratamiento de las aguas residuales que llegan a la presa.


A nivel Federal y Estatal se ha informado que se realizan fuertes inversiones para aumentar el volumen de agua tratada en los ríos Atoyac, Alseseca, lo que llevará en el mediano plazo a descontaminar la presa.


La Comisión Nacional del Agua, institución del Gobierno Federal, es la responsable directa de llevar adelante el proyecto en el tratamiento de aguas residuales, para lo que aplica una serie de programas, acciones y políticas dirigidas a los sistemas operadores de agua y alcantarillado, ayuntamientos y empresas privadas que realizan descargas en los ríos que confluyen en la presa.


La tarea es complicada como grande es el problema de contaminación en Valsequillo. Para que a la presa lleguen aguas tratadas se necesita que cada empresa que descarga agua residuales, los mismo que los Ayuntamientos involucrados, entre ellos el de Puebla, traten sus aguas, cuenten con plantas de tratamiento, independientes de las que opera el gobierno federal y estatal, más otras que se tienen proyectadas.


Cuando todo mundo trate sus aguas al cien por ciento el problema de contaminación de la presa se empezará a resolver. Sin embargo, para que esto suceda está en chino, a pesar de las buenas intenciones y acciones de los gobiernos Federal y Estatal, para sanear y rescatar los ríos y la presa.


Las empresas contaminadoras y los Ayuntamientos que descargan sus aguas negras dicen que sí, que están dispuestos a sumarse al proyecto, la realidad es que pocos cumplen, el pretexto hoy es la crisis económica y que no hay presupuesto suficiente.


Otro grave problema de Valsequillo es su azolvamiento, hoy tiene más materia orgánica que agua, en su fondo se han depositado durante más de sesenta años cientos de miles de toneladas de diversos materiales, su nivel de sedimentos es tan alto que su vida útil está por terminar. Retirar estos cientos de miles toneladas es una tarea imposible y nada redituable para cualquier empresa o gobierno.


Aún en estas condiciones se habla de un gran proyecto que incluye además del rescate de la presa, el desarrollo de infraestructura turística y convertir Valsequillo en un polo de desarrollo regional generador de miles de empleos permanentes y otros miles temporales.


No hay que olvidar que ahí junto a la presa está el parque Africam que registra una alta afluencia turística por el atractivo que representa ver animales en plena libertad. Africam, sin duda forma parte de un proyecto mayor en la región sur de la capital ya muy bien comunicada.


Por esto grupos de ejidatarios y comuneros de la zona sur del municipio de Puebla denuncian presiones para que vendan sus tierras, las que supuestamente serán incorporadas al proyecto integral y que, por supuesto, está en manos de inversionistas nacionales y extranjeros.


Por las condiciones en que se encuentra la presa, no se ve en el mediano ni largo plazo el rescate integral de la misma, la que sería, por supuesto, el centro del proyecto turístico, tres mil hectáreas del espejo serían el gran atractivo por las diversas actividades que se realizarían.


Ocupar tierras ejidales y comunales para el desarrollo de infraestructura turística no crearía el proyecto si la presa sigue sumida en la contaminación, los mismo que los ríos cuyas aguas capta.


Lo que se generará por ahora es una fuerte resistencia campesina a vender sus tierras, aunque al final, como históricamente se ha visto en otros proyectos,  cederán, venderán, los desplazarán y  expulsarán, sus dirigentes serán sólo medios que venderán los movimientos.


El rescate de la presa  parece imposible financieramente por el nivel de contaminación que presenta, rescatar los ríos Atoyac, Alseseca  y otros afluentes parece una tarea de  muchos años tomando en cuenta la actitud de empresas contaminadoras, sistemas operadores y Ayuntamientos involucrados.


Contemplar ríos limpios como los que cruzan la capital poblana, es un sueño en un sistema económico y político como el que se tiene en Puebla y México, en donde todo se mide en ganancias a costa de lo que sea.


Si existe un proyecto como el de Valsequillo, los empresarios que están detrás del mismo saben muy bien que por mucho dinero que tengan, rescatar integralmente a la presa no se parecerá en nada como construir autopistas y después gozar de la concesión de la mismas por medio siglo o más como están acostumbrados.


Al menos que el proyecto se realice con una presa sin rescatar y sólo con infraestructura turística, la idea podrá caminar, pero ya no será lo deseable. Habrá que ver si los visitantes se animan a pescar, a hacer deporte, a pasear en lancha, etcétera en una presa contaminada.


Pero en fin, lo rumores crecen, se habla de un gran proyecto, pero si no es para eso, la realidad es que los inversionistas están comprado tierra a bajo precio en la zona. La junta auxiliar de Azumiatla es en donde crece la inconformidad de los ejidatarios y comuneros, quienes denuncian presiones para vender sus tierras.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas