Mundo Rural


Hipólito Contreras


Pronostican pocas lluvias


La Comisión Nacional del Agua pronostica para este 2008 sequía extrema en varias regiones del país entre ellas Puebla, considera que las precipitaciones de lluvias  serán cincuenta por ciento menos que en el  2007. Por supuesto, de ser así, el sector agropecuario  resultaría muy afectado.


Como nos estamos dando cuenta, este invierno que aún no termina fue de poco frío, de temperaturas menos bajas, las heladas fueron menos agresivas que en otros años, digamos que éste fue  un invierno templado,  igual que el anterior.


Todo esto lo explica el llamado calentamiento global que se da en el mundo, y por supuesto, México y Puebla no son ajenos a esta situación.


Se dirá que el 2007  fue un año muy bueno para el campo poblano y nacional  por las lluvias regulares que se presentaron. El secretario de SAGARPA afirmó en su visita a Puebla que  la del año pasado fue una cosecha record de maíz gracias, dijo, a los programas federales de apoyo al campo, pero también al positivo ciclo de lluvias.


Sin embargo, y es deseable que no ocurra, ese optimismo podría venirse abajo si se presentan sequías en las regiones productoras de granos, carne y leche en el país, el clima puede presentar periodos negativos, los conocedores del clima hablan de sequías, heladas o lluvias atípicas, fuera de lo normal, bueno, pues como van las cosas, cada vez más habrá fenómenos atípicos, lluvias intensas o sequías prolongadas en cualquier época del año.


El campo nacional y poblano es temporalero  en su mayor parte depende de  los ciclos de lluvia, sin embargo,  los ciclos son cada vez  más irregulares, lo que genera problemas serios para la producción.


Para enfrentar esta situación de lluvias irregulares y  sequías recurrentes el gobierno federal y los gobierno estatales realizan acciones de rescate de cuencas hidrológicas, lo que lleve a la recuperación sobre todo del recurso agua  mediante acciones reforestación, sin embargo,  el problema es mucho mayor, la degradación ambiental sigue su curso.


Cuando el  comportamiento climático es más agresivo, el sector más afectado es por supuesto el rural por el desplome de la producción, por el alto precio de forrajes, de alimentos, de todo, esto lleva a que el fenómeno migratorio se incremente.


Las agresiones del clima generan reacciones en las comunidades, la vida se les complica porque lo que necesitan para vivir se encarece, las acciones de gobierno para atender emergencias también se complican, ahí están por ejemplo los daños de las lluvias de 2005 en la Sierra Norte, las comunidades afectadas todavía esperan apoyos para recuperar sus casas que perdieron.


Una eventual sequía en el estado y en regiones productoras del país ante  los pronósticos de  la CONAGUA complicaría las cosas en el país, se desplomaría la producción de granos, carne, leche y los demás productos agropecuarios,  el gobierno tendría que recurrir a las importaciones de alimentos y con ello una mayor dependencia  en alimentos.


El país necesita en promedio entre  23 y 25 millones de toneladas anuales de maíz para cubrir la demanda nacional, un desplome  en la producción causado por siniestros naturales, llevaría a un fuerte déficit que sólo se cubriría con importaciones, lo mismo sucedería con los demás granos y productos agropecuarios.


Como está el comportamiento climático ya nada es seguro, como puede haber ciclos regulares o totalmente irregulares. Los campesinos de Puebla y el país, sobre todo los de autoconsumo, no pueden soportar  desplomes  frecuentes de sus cosechas, terminan por abandonar la actividad.


Las sequías prolongadas afectan incluso las zonas de riego del estado y el país porque no hay recargas de los mantos acuíferos, los niveles de los pozos bajan, lo mismo sucede en las presas, al grado de que el agua disponible no alcanza para los riegos.


Hace unos años la presa de Valsequillo casi se secó en una de esas sequías prolongadas, lo mismo ocurrió con las demás presas, las unidades de riego estuvieron en peligro.


Una de las acciones de gobierno federal  a través de la CONAGUA es  la modernización de las unidades de riego con el fin de optimizar el uso del agua mediante sistemas modernos de riego como el  riego presurizado y por goteo, aún la mayor parte de las unidades de riego utilizan sistemas tradicionales, lo que incrementa costos.


Es deseable que el 2008  sea  regular en lo que se refiere a lluvias, sin embargo, nada es seguro, por lo pronto los pronósticos no son nada agradables, en el horizonte climático se  ven sequías, esto podría llevar a un desplome de la producción estatal y nacional.


Es preciso, urgente, que se incrementen las acciones parar proteger el recurso agua, el  2008  se ve  ya difícil para el campo  estatal y nacional.




 
 

 

 
Todos los Columnistas