Mundo Rural


Hipólito Contreras

28/04/2009

Influenza porcina

Así como a principio de los años noventa se presentó el llamado cólera, cuyo virus, se dijo, vino de América del sur, concretamente de Perú, donde dejó miles de muertos, hoy hace su presencia el virus de la influenza porcina, que según autoridades federales fue introducido por algún mexicano o extranjero que regresó o ingresó al país.


En aquellos años el cólera mató a cientos de ciudadanos sobre todo de las clases marginadas de zonas rurales y urbanas del país, recuerdo que recorrí la zona de Tehuacán en donde se presentaron muchos fallecimientos, la gente moría deshidratada en pocas horas por fulminantes diarreas, por muchos meses se prohibió el consumo de verduras crudas y productos del mar.


Hoy se habla ya de más de mil infectados por el virus de la influenza porcina en el Distrito Federal y el Estado de México, de igual forma se dice que ya hay problemas en San Luis Potosí, Guerrero y Oaxaca. Por supuesto que existe el riesgo de que el problema sanitario se extienda a más estados.


Lamentablemente cuando se presenta este tipo de problema sanitarios lo más afectados son los grupos más vulnerables, los marginados de la zonas rurales, urbanas y suburbanas, los grupos económicamente fuertes de inmediato toman medidas.


El virus de la influenza es altamente contagioso, causa fiebre mayor de 39 grados, dolor de cabeza y de las articulaciones, dolores musculares, cansancio. Los síntomas se desarrollan de inmediato y progresan en menos de tres días.


La propagación de la gripe porcina se da por el aire, saludo, beso, contagio en lugares públicos y multitudinarios.


No vamos a pensar en la posibilidad que se trate de un distractor, de una estrategia electorera que le reditúe beneficios a un partido político, o que se trate de la acción de un grupo terrorista, no hay que olvidar el bombazo en Morelia hace unos meses. Aquí ya ha intervenido un organismo internacional como es la Organización Mundial de la Salud, por lo que el problema es real.


Pensemos en la posibilidad que el virus ingresó al país por medio de un turista nacional o internacional como ocurrió con el cólera a principios de los noventa.


Ahora lo fundamentales proteger a la población nacional, sobre todo a los grupos marginados ubicados en las miles de localidades del país, en el estado de Puebla suman más de seis mil en los 217 municipios.


El problema está encima y hay que atenderlo, aquí ya no se trata de partidos políticos ni de grupos, se trata de un problema de salud pública que puede complicarse si no se toman las medidas necesarias.


Debe darse ya una coordinación efectiva entre los tres niveles de gobierno para tomar las medidas adecuadas y fortalecer el cerco sanitario en todo el país, no hay que olvidar que el virus viaja con el aire y puede llegar a cualquier lugar del territorio nacional.


La Secretaría de Salud, el Seguro Social, el ISSSTE y todas la instituciones públicas y privadas deben estar ya coordinadas para hacer frente al problema.


La Secretaría de Salud calcula que si la enfermedad se prolonga ocho semanas podrían infectarse el 25 por ciento de la población nacional, de éstos el 17 por ciento estaría en alto riesgo, lo que representaría 18 millones de mexicanos, en estas condiciones se saturaría la infraestructura de salud del país, el problema sería muy grave.


Por supuesto que no deseamos un escenario de este tipo, por eso ya el gobierno federal en coordinación con los gobierno estatales y municipales deben tener ya en marcha estrategias para hacer frente al problema.


El gobierno no debe descartar para evitar la propagación de contagios la suspensión de clases en todas las escuelas del país, más vale perder unos días o semanas que lamentar la enfermedad en miles o millones de niños y jóvenes, hasta hoy sólo en el Distrito Federal y el Estado de México se ha tomado esta medida.


Por supuesto que en este problema los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la información y orientación a la población sobre lo que está ocurriendo y las medidas preventivas que se deben de tomar para evitar que el problema avance.


Usar cubre-boca debe ser una medida que aplique la población para evitar contagios sobre todo en lugares concurridos que se deben evitar en lo posible.


Hoy no se trata de experimentar con políticas públicas muchas de ellas con pésimos resultados como las que se aplican en diversos sectores como el educativo, el campo, seguridad y otros, se trata de aplicar las mejores, las que den resultados positivos y por tanto se proteja a la población.


El problema se presenta en un proceso electoral que llegará en sólo seis días a las campañas formales de los candidatos, esto será peligroso por las concentraciones de muchas personas en los actos políticos, los partidos políticos y el gobierno deberán hacer cambios en las acciones de campaña para no exponer a la población.


El problema esta ahí, se trata de un problema de salud pública que debe ser atendido ya, aquí no hay partidos ni posiciones políticas, se necesitan acciones inmediatas para proteger a la población nacional, entre un 25 y un 30 por ciento es población rural diseminada en muchos miles de comunidades.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas