Mundo Rural


Hipólito Contreras

28/07/2009

Cada año hay más pobres

Estudios sobre el fenómeno de la pobreza son muchos. Por ejemplo, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) informa que cinco millones 100 mil mexicanos ingresaron a la pobreza alimentaria entre 2006 y 2008, con lo que asciende a 19 millones 500 mil el número de personas que se encuentran con esa incapacidad para nutrirse bien.


La pobreza alimentaria representa la incapacidad de las familias para adquirir los alimentos necesarios. En dos años aumentó en 4.4 por ciento al pasar del 13.8 en el 2006 al 18.2 por ciento en el 2008.


La pobreza patrimonial, la incapacidad de cubrir las necesidades de salud, educación, vivienda, vestido y transporte, pasó del 42.6 por ciento en 2006 a 47-4 por ciento en el 2008, lo que en términos absolutos significa 5 millones 900 mil mexicanos en esa situación. En pobreza patrimonial se encuentran 50 millones 600 mil mexicanos.


La pobreza de capacidades, la insuficiencia para adquirir el valor de la canasta alimentaria y efectuar los gastos necesarios en salud y educación, aun dedicando el ingreso total de los hogares para estos fines, pasó de 20.7 a 25.1 en el mismo periodo de estudio.


Ante estos resultados la Secretaría de Desarrollo Social afirma que el aumento en los índices de pobreza se debe a la recesión económica, sostiene que las crisis económicas son particularmente severas con los que menos tienen.


La dependencia federal dice que en el 2008 el país enfrentó un alza internacional en los precios de los alimentos y productos de la canasta básica, lo que implicó que el costo de los bienes se incrementara.


El estudio de Coneval señala que por el contrario, del 2000 al 2008 la pobreza patrimonial y alimentaria se redujo en un 6.2 y 5.9 por ciento, respectivamente. En el periodo de 1992-2008 la pobreza patrimonial se redujo de 53.1 a 47.4, mientras que la alimentaria pasó del 21.4 al 18.2 por ciento.


La Sedesol dice que con las acciones que se realizan se ha logrado una mejora en los niveles educativos, de esperanza de vida al nacer y una reducción importante en el número de viviendas con piso de tierra.


Asegura la dependencia que mientras en la crisis de 1995 la pobreza creció en 17 millones, hoy México tiene una base más sólida, lo que se refleja en un incremento significativo de los hogares que cuentan con seguridad social a través de programas como Oportunidades, Adultos Mayores, 70 y Más y Seguro Popular.


Hasta aquí los datos duros sobre la pobreza en México y la posición de la Secretaría de Desarrollo Social, dependencia que fue creada en el gobierno de Salinas de Gortari.


Como dijo el mismo Salinas “ No se hagan bolas, el candidato es Colosio”, hoy también podemos afirmar, “no se hagan bolas, el responsable de la pobreza es el sistema político y económico”.


Digamos que el modelo económico y el sistema administran la pobreza desde hace 27 años. Salinas creó una dependencia para atender exclusivamente la pobreza, la Secretaría de Desarrollo Social, institución del gobierno federal especializada para atender a los pobres, la realidad es que en lugar de que esa dependencia baje el número de pobres los aumenta.


En el presupuesto del 2009 a la Secretaría de Desarrollo Social le fueron autorizados más de 68 mil millones de pesos, sólo unos dos mil millones de pesos menos que a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación ( SAGARPA). Es decir, para administrar la pobreza el gobierno emplea casi lo mismo que para impulsar la producción de alimentos, por una parte a los pobres les da una despensa y un dinero mensual para que coman, por otra, a los productores les da casi lo mismo para que produzcan los alimentos que los pobres también necesitan. Curioso.

 

El llamado gobierno del empleo lo que ha hecho es exactamente lo contrario:, por una lado pérdida de empleos y muy poca generación de los mismos, por otro, un incremento en el número de pobres, como se ha señalado, en sólo dos años más de cinco millones de mexicanos se sumaron a la pobreza alimentaria.


En global más de cincuenta millones de mexicanos se encuentran ( nos encontramos) en pobreza alimentaria y patrimonial. Son esos millones de hombres y mujeres que no cubren quizá ni el cuarenta por ciento de sus necesidades de alimentación ni de salud, educación, vestido, recreación y transporte.


Está demostrado plenamente que el modelo económico ha sido un fracaso total en este país. Desde que se aplica de manera abierta a partir de 1982 el modelo económico no ha sido capaz de generar desarrollo y mejores de vida entre la población. En 27 años no ha sido capaz de de hacer un sector agropecuario fuerte, moderno, productivo, con un sector campesino capacitado y mecanizado para incrementar los niveles de producción.


Este modelo no ha sido capaz de transformar esa realidad en las zonas rurales y urbanas, lo que ha creado es una desigual situación entre los sectores, pobreza en una amplía mayoría y riqueza en los grupos privilegiados.

 

Está probado, el modelo no funciona, nunca ha funcionado, los pobres seguirán aumentando aunque el gobierno del empleo diga lo contrario.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas