En la sala de espera


José Luis Sánchez Solá, “El Chelis”


02/05/2012


Coche de lujo y pisos de tierra


Esa imagen sí la he visto muchas veces. Viviendas en la ciudad o en los pueblos, que con mucho esfuerzo se ven levantadas, erguidas, cumpliendo el sueño de cualquier ser humano: tener un techo propio. Ya después, las comodidades que ofrecen hacia su interior dejan mucho que desear. Unas veces por la falta de servicios públicos y otras, porque el propietario tiene otros intereses, otra cultura del vivir y con el simple techo se conforma. Eso sí, en la parte de afuera, una camioneta o un coche con valor mayor a la casa. Los pisos no están terminados, a las ventanas se les cuela el aire por el mal terminado marco, no hay agua con su drenaje, etcétera.


Todo esto se podría solucionar con la venta o con la no compra del dichosos vehículo, pero el acondicionamiento de la casa no es prioridad. La vanidad de cada ser humano es infinita, no importa la condición social-económica. El que dirá el compadre, les puede y mucho.


Lo anterior no es un análisis social, cultural, económico de nuestra ciudad. Simplemente un ejemplo para tomar el asunto de la nueva liga de nuestro futbol: la Liga Premier.


Tantas cosas faltan a nuestra liga, cosas de base y de raíz que se tenían que solucionar antes de dar el segundo paso. A los jugadores, principales actores de todo este movimiento, no les respetan sus contratos. Los meses ocho, nueve y 10 de sus contratos pactados a un año y pagaderos en 10 meses, no se les pagan. Los que tienen la fortuna de repetir otro año, tendrán la oportunidad de discutirlo, los que se van, en un 90 por ciento no lo reclaman so pena de no ser considerados en otro equipo. Esto pasa en seis o siete equipos de los 18. Continúo. Partidos con un calor de 36 grados que hacen imposible el juego normal, equipos sin instalaciones ni planes para un desarrollo de fuerzas básicas, comisión de arbitraje y de sanciones sin independencia, sin autonomía, Liga de Ascenso olvidada, sin prestigio, sin orden geográfico, sin saber quiénes son los dueños (bueno, eso hasta en Primera División).


Todos estos puntos y otros más que todos ustedes tendrán en su cabeza, los esconden abajo del tapete, los ocultan, están pero no están y salen al mercado a ofrecer un producto que tiene muy buena cara por fuera, pero en su interior está crudo, tiene grandes defectos.


Al final, no tengo duda que tengan éxito con esta liga. El futbol vende, la gente quiere ver y consumir futbol, el producto es muy noble y hay mil fórmulas vírgenes y futuristas que se van a tomar. La subida en sus gráficas de aceptación será representativa, pero el desplome será, en su punto mas alto, igual, ya que nadie quiere pisar callos y las grietas estructurales con una brocha y un bote de pintura las sanarán.


Las facturas a pagar en el 2012-2013


Al final, todos vamos a ver lo que pasa en mayo del 2013. La realidad que eso que pase tiene una historia de tres años y seis torneos. Atlas, Querétaro, Atlante, Puebla, más el equipo que ascienda, tendrán que, alguno de ellos, pagar la factura de lo mal que lo hicieron en el periodo largo. Tienen 34 fechas para rescatar 44 puntos y empezar una sinergía en positivo. Esta palabrita es incluyente de todos los que laboran en el club. No está bien sólo acordarnos del penal fallado en la fecha 32, (el descenso se juega a 34 fechas, no a dos torneos de 17. Ejemplo, Querétaro estuvo en diciembre en la liguilla y terminó último de la tabla, se les olvido su objetivo ) o del gol infantil que le metieron en la jornada 33.


Si desde ayer lunes, estos equipos no se pusieron a trabajar en lo que les viene, empezando los cuatro a pagar sueldos pasados para impregnar a los que decidirán en la cancha, una idea de solidarios, responsables y líderes positivos.

 

Mi corta experiencia en estos últimos 12 años, me indica que la directiva, no el equipo, que cometa más atropellos y tome decisiones en la vía de destrucción interna, bajará de categoría. Desde hoy se las empiezo a contar y los cuatro van muy parejos. Atlas con sus 126 socios ricos y con sus arcas pobres, sin ponerse de acuerdo en nada por problemas de ego y vanidad. Querétaro sin saber quién es el dueño en realidad, con un mentiroso de sobrenombre Petri, que sólo vino a destruir lo poquito que había. Atlante, tratando de sacarle agua a las piedras, vendiendo de a 100 y comprando de a 10 y sin saber hasta cuándo el Sr.Propietario aguantara esto o cambiara a todos. Puebla, con los activos más pobres del futbol mexicano y con un seudo-propietario aferrado en algo que cada día vale menos, que no entiende ni quiere entender el aspecto deportivo y social de esta institución y que por lo visto le encanta estar en el cuadrilátero, recibiendo todo tipo de golpes, mismos que ya le afectaron su lucidez, cuando pudo decidir por 20, ahora ni seis le darán y por supuesto que se verá reflejado en la cancha.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas