SEROTONINA PURA


Javier Palou


GRANADOS CHAPA


“ No hay arte más difícil que el arte de escribir sin arte”
Javier Cercas


Un hombre congruente, culto y con un bagaje de conocimientos históricos impresionantes, un hombre que ha sido elegido recientemente por la Academia Mexicana de la Lengua para ocupar la silla XXIX, dentro de la Academia, silla que dejó vacante don Ernesto de la Torre Villar, quien la ocupara por más de 37 años, Granados Chapa ha enaltecido todos los oficios a los que ha dedicado su vida: el periodístico; siendo un extraordinario investigador y defensor nato del Derecho a la Información, el académico; convertido en un auténtico historiador y el de escritor, en todos ellos, con un excelente y acurado uso del idioma español, pero sobre todo, ha enaltecido al ser humano, siendo una persona íntegra, sincera, sencilla. Comprometido, dedicado, inteligente y congruente que ha sabido defender la autonomía y la independencia durante toda su trayectoria.


Estudió en la Facultad de Derecho y en la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se licenció en periodismo, con mención honorífica, en 1969. Años más tarde, cursó el doctorado en Historia en la Universidad Iberoamericana. Creador de la columna diaria Plaza pública –que aparece desde 1977 (30 años)–, ha sido maestro de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán de la UNAM, de la Universidad Pedagógica Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Iberoamericana y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado con los diarios Últimas Noticias, Excélsior, El Universal, Cine Mundial, Unomásuno, La Jornada, El Financiero, El Norte, Reforma. Las revistas Señal, Proceso, Siempre!, Razones, Crítica Política, Expansión y Mira, y de las emisiones radiofónicas Opinión pública (Radio ABC), Onda política (XEB) y Monitor (Radio Red). Condujo el programa de entrevistas Con sus propias palabras (Canal Once) y el programa semanal Punto de encuentro, en el que participaban los connotados periodistas Virgilio Caballero, Ricardo Rocha y Javier Solórzano (Radio Educación, 2004-2006). Desde 1994, conduce el programa radiofónico Plaza pública (Radio UNAM).


Entre sus obras publicadas, destacan Vicente García Torres, monitor de la República (México, Secretaría de Educación Pública, 1967; segunda edición: Gobierno del Estado de Hidalgo, 1987), Excélsior y otros temas de comunicación (México, El Caballito, 1980), Examen de la comunicación en México (México, El Caballito, 1980), La reforma política (México, UAM Azcapotzalco, 1981), La banca nuestra de cada día (México, Océano, 1982), Alfonso Cravioto, un liberal hidalguense (México, Océano. 1984), Votar, ¿para qué? (México, Océano, 1985), Comunicación y política (México, Océano, 1986), ¡Nava sí, Zapata no! (México, Grijalbo, 1992), ¡Escuche, Carlos Salinas! (México, Océano, 1996), El siglo de Fidel (México, Pangea, 1996), Vivir en San Lázaro (México, Océano, 1998), Constancia hidalguense (México, Grijalbo, 1999), Fox & Co. (México, Grijalbo, 2000) y Tiempo de ruptura. La coalición Elviazul (Planeta, 2004).


Granados Chapa ha recibido numerosos premios; entre ellos, los premios José Joaquín Fernández de Lizardi del Club de Periodistas de México (1978); Nacional de Periodismo por artículo de fondo (1981); Manuel Buendía a la trayectoria periodística (1987); al Periodismo Político (1989); del Mérito Periodístico del Instituto de Relaciones Culturales México-Israel (2004) y Nacional de Periodismo a la trayectoria periodística (2005). Pertenece a la Unión de Periodistas Democráticos, la cual presidió de 1983 a 1984, y a la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Forma parte del Colegio Madrid; del Club de Roma, Sección Mexicana, A. C., y del Instituto de Relaciones Culturales México-Israel. Es caballero de la Orden del Mérito de la República Francesa.


Hoy Miguel Ángel Granados Chapa uno de los “grandes” periodistas mexicanos -junto a Julio Scherer y Vicente Leñero-, compañeros en Excélsior,  es candidato a recibir la medalla Belisario Domínguez, la distinción más alta que otorga el Senado de la República a un ciudadano mexicano, no es tarea fácil ya que disputa la presea con: Gilberto Rincón Gallardo, recién fallecido y otro gran periodista: Jesús Blancornelas.


La propuesta de Serotonina Pura es recabar firmas de los periodistas y ciudadanos poblanos que piensen que el maestro Miguel Ángel Granados Chapa merece tal distinción, para posteriormente entregarlas en el Senado de la República. Ante tantísimo periodista oficioso que hoy acaparan prácticamente todos los periódicos, la televisión y la radio, este premio para Granados Chapa reconocería al verdadero periodismo mexicano- el íntegro, el honesto, el valiente y comprometido- que también existe y está olvidado por todo el territorio nacional. Sumémonos a esta propuesta mandando sus correos electrónicos a la dirección electrónica que aparece al calce.

 

¡Enhorabuena maestro!

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas