SEROTONINA PURA


Javier Palou

18/11/2009

MEMORIA

“El hombre es lo que escribe”
Federico Nietzsche


Dice Andrés Trapiello  –uno de los grandes escritores universales-   “…El periodista es el que no vuelve nunca la cabeza hacia atrás. Es todo lo contrario de un escritor. A este le interesa la memoria; al periodista le arrebata el momento presente: lo de atrás, lo del futuro, le es irrelevante. Al escritor el presente histórico propiamente no le interesa demasiado., Le interesa, sí, el presente de la obra que hace, y por esa razón se pasaría el día retocándola, perfeccionándola.”


Bajo esa premisa que mal periodista seré, pero estoy convencido que por culpa de nuestra memoria, mejor dicho, de nuestra desmemoria; nos ha ido tan mal como sociedad, y como país.


Hace exactamente 3 años y cuatro meses me trasladé a Oaxaca a cubrir el conflicto social del 2006, viví, lo que aguanté ahí y más aún, sentí a Oaxaca muy dentro, he escrito muchos veces que esos días, esas semanas, esos meses, me cambiaron radicalmente la forma de entender la vida. Varios artículos, reportajes y columnas dieron cuenta de ello, hace unos días –para variar tarde, como todo en este país- se pronunció la Suprema Corte de Justicia: ulises ruiz, el gobernador –así, en minúsculas- es culpable de  violar derechos humanos  de los oaxaqueños. Al enterarse, con el cinismo que lo caracteriza felicitó a los magistrados y aseguró que seguirá en el cargo hasta diciembre de 2010 y más aún, aseguró, entregara el mismo al que triunfe por el PRI. Muchas Organizaciones civiles se han pronunciado por un juicio político en contra del gobernador, su partido que es mayoría es su escudo y nada pasará. Impunidad total, y no es el único, el que fuera su secretario de gobierno en esas fechas, hoy diputado federal –con fuero- Jorge Franco Vargas y la ex procuradora de justicia Rosa Lizbeth Caña Cadeza, hoy en funciones como auditora superior del Estado, juntos, los tres, siguen tan campantes y nadie, absolutamente nadie; ni la máxima autoridad en materia de justicia pueden hacer algo.


Hoy sigue siendo Oaxaca el reflejo de la descomposición del sistema político, descomposición total de nuestras Instituciones, descomposición del sistema Judicial, en medio de una grave crisis de credibilidad, con una incapacidad terrible por llegar a consensos y México sigue a la deriva. Sin un proyecto de vida para cada persona, no hay un proyecto de País.

 

Y a pesar de ellos: Oaxaca sigue siendo lo inconmensurable, lo divino, y lo sagrado.


Tierra de  Vasconcelos, de  Flores Magón, de Tamayo, de López Alavez, de Cabrera Carresquedo, de Miguel Cabrera y de Toledo.


Tierra de las más grandes tradiciones nacionales, como la Guelaquetza, el Viernes santo en San Juan Chapultepec, la de Teotitlán del Valle, o la Noche de rábanos, o la Fiesta de Muertos en San Jerónimo Yahuiche, o Atzompa  y sus fiestas, o las mujeres de fuego, o la tradicional quebradera de barro, o la fiesta de los niños y los perros.


Tierra de más de siete mil quinientos años de desarrollo cultural.


Tierra de 17 grupos étnicos como los Zapotecos, Mixtecos, Mazatecos, Chinantecos, Mixes, Amuzgos, Huaves, Triquis, Chatinos, Chochos, Chontales, Tacuates, Ixcatecos, Cuicatecos, Zoques, Popolocas y Nahuas, que palpitan haciéndose presentes.


Tierra de Mitla y Monte Alban.


Tierra de Puerto Escondido, de Zipolite, de Huatulco.


Tierra de los ex conventos, la tierra de 8000 comunidades, 570 municipios, 8 regiones y más de tres millones y medio de oaxaqueños.


Tierra de San Agustín.


Tierra de sonrisas cálidas y de trabajo.


Tierra de las aguas de Casilda.


Este domingo ulises ruiz mandó su quinto informe de gobierno, prefirió no ir, no leer, sigue siendo el mismo de siempre.


Wilfredo Vázquez López, diputado opositor aseguró:


“¡Ulises se acobardó y no quiso venir aquí a enfrentar al pueblo! ¡Es valiente para reprimir pero no para enfrentar a los representantes de su pueblo!”.

 

Ya Juárez decía:  “Los hombres no son nada  Los principios lo son todo”.

 

Si usted desea comunicarse con esta columna:  [email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas