SEROTONINA PURA


Javier Palou


VERDADES AL DESNUDO


“ No hay arte más difícil que el arte de escribir sin arte”
Javier Cercas


Lugar: un club deportivo donde acuden uno que otro español y cientos que  sienten serlo.


Ubicación: 25 Oriente 1001.


Ambiente: Húmedo, con poca visibilidad debido al humo del vapor.


Una voz anónima se atrevió a preguntarle al Senador poblano Ángel Alonso Díaz Caneja quien se bañaba jovialmente el porqué estaba pasando lo que pasaba en Puebla, el porqué el gobernador Marín era intocable, el porqué estábamos en crisis, que cuál era la razón, o los porqués de que México sea el país del no pasa nada.


Serio, sin inmutarse, pronunció la frase “estamos atados de manos”, hubo un pacto, y  uso la palabra favorita de los políticos: concertacesión, un arreglo en el Distrito Federal y así, ante el ambiente resbaloso fue más lejos; Manlio Fabio Beltrones manda en el país (sic), Calderón obedece, sigue instrucciones, todo se resuelve con amenazas, el PRI nos tiene sometidos,  ¿quieren que se apruebe la reforma fiscal?, necesitamos esto y aquello, y así, ante la “reformitis” de Calderón,  Manlio Fabio Beltrones, el verdadero poder dentro del PRI es el mandamás en el país.


Todo tiene un costo, demasiado alto para los ciudadanos.


Todavía el que cuestionó alcanzó a pronunciar que lo de Marín es ya vergonzoso, la misma respuesta ¿qué podemos hacer? “Estamos atados de manos” y así, hablaron de Ulises Ruiz el gobernador de Oaxaca y otros tantos más. -Me pasan el shampoo-, se alcanzó a escuchar.


Será por ello que el Senador se pronuncia mejor en contra de las pruebas nucleares efectuadas por la República Popular Democrática de Corea en una de sus escasas participaciones ante el pleno.


Sí, el mismo que fue el primero en levantar la mano para apoyar a Felipe Calderón en la búsqueda de la candidatura por aquellos fríos días de febrero de 2005. Aquel mismo poblano que defendió al hoy presidente en público y en privado, después de que Calderón renunciara a la Secretaría de Energía., hoy tres años después Ángel Alonso parece que perdió la fe en Calderón y culpa de todo al PRI, ¿qué esperamos del resto de los mexicanos? Las palabras del Senador son la confirmación de un gobierno que para poder sentarse en la silla pacto con gobernadores y líderes priístas su permanencia en el cargo. Ese mismo Senador hoy es su crítico más fuerte, más estridente, lástima, porque sus palabras se quedan en la intimidad de un sauna, donde los que ahí escuchaban la conversación no daban crédito a las palabras del Senador. El desinterés, la apatía y la mezquindad de la clase política desnudada por el agua que no puede limpiar tanta corrupción, tanta burla, tantos engaños, tantos enjuagues.


Y en medio del caos en que nos ha metido el gobierno de Calderón se confirma que estamos entrando en una espiral de ingobernabilidad que traerá resultados funestos. El Estado no existe, los poderes, todos, son invisibles, inmutables, el legislativo acotado y sin interés alguno, el ejecutivo sometido por los pactos que le dieron origen y el judicial incapaz de contener la violencia en el país.


Así que el hoy Senador, antes Diputado Federal en la LIX Legislatura 2003-2006, y Diputado local en dos ocasiones 1996.1999 y 2002-2003 como coordinador del grupo parlamentario del PAN y Consejero nacional del PAN desde 1998 a la fecha; consejero estatal de Puebla, 1996 a la fecha; miembro del Comité Estatal de Puebla 1994-2001 y presidente del Comité Directivo Estatal de Puebla 1998-2001 está atado de manos, como lo están todos los políticos de este país ante los arreglos copulares entre Calderón y sus miles de compromisos. La moneda de cambio se llama déjenme ¿gobernar?


Lástima que no estén atados de manos cada vez que pasan a cobrar su cheque, ahí sí; manos libres.

 

La conclusión es que aún bañaditos, peinaditos, afeitaditos y rechinando de limpios: APESTAN.




 
 

 

 
Todos los Columnistas