SEROTONINA PURA


Javier Palou


ENCUBIERTO


“No hay arte más difícil que el arte de escribir sin arte”
Javier Cercas


El periodista alemán Günter Wallraff  usa métodos no convencionales para llegar a la verdad y esta convencido que el periodismo de investigación es la herramienta para lograr que la sociedad viva en condiciones diferentes, que evolucione y mejore. Asegura que en México hay demasiado por hacer, por descubrir, por desenmascarar.


Nace en 1942 y entre 1963 y 65 aparecen sus primeros reportajes sobre la industria alemana y en 1966 aparece su primer libro Te necesitamos. En 1968 publica reportajes industriales que generan un gran interés, documentando el trato que reciben los empleados. Las empresas alemanas lanzan una alerta para evitar que el periodista pueda infiltrarse en más compañías, aún así Wallraff lograba infiltrarse en más y más compañías, así ha logrado conocer las entrañas del poder económico y político, ha demostrado una y otra vez los comportamientos antidemocráticos e inhumanos de empresarios, gerentes y funcionarios. En 1969 publica 13 reportajes indeseados donde se convierte en: un alcohólico en una institución psiquiátrica, un indigente, un estudiante en busca de habitación y un fabricante católico. Así, disfrazado, encubierto, este hombre, periodista hasta la médula ha tenido que sortear innumerables demandas legales que ha ganado todas. Ha realizado innumerables programas de televisión, documentales, películas, cientos de entrevistas a líderes y terroristas. Wallraff ha demostrado que el periodismo de investigación no sólo es útil y necesario sino que, indispensable para desenmascarar los innumerables atropellos que sufren los trabajadores, los consumidores, el racismo y el trato inhumano que reciben -por ejemplo- los turcos que son tratados como basura (cabeza de turco, 1985) y la explotación en general y el abuso del poder. Ha usado cientos de nombres falsos, decenas de identidades y se ha desempeñado en miles de trabajos para  llegar a la verdad. “Hay que enmascararse para desenmascarar a la sociedad, hay que engañar y fingir para averiguar la verdad”


Leer El periodista indeseable y Cabeza de turco ha de ser un buen principio para quienes aspiramos y los que se dicen grandes periodistas.


Günter Wallraff  está en México y con enorme humildad ha dicho que no lo traten como maestro, que es un simple aprendiz perenne, con 66 años y una enorme vitalidad que contagia ha dicho que: “El capitalismo rapaz llegó a su límite y será sustituido por un movimiento democrático”, refiriéndose a México sorprendido nos dijo “Me he enterado, a mi llegada, que tan sólo este año han matado a 12 periodistas en México y que ninguno de sus casos ha sido resuelto. Me impresioné, porque eso significa que o el Estado ya se rindió o parte de él está metido en el crimen organizado”. Sobre Bush se limitó a decir “él debería ser juzgado por un tribunal internacional de derechos humanos”.


Al hablarle a cientos de jóvenes reunidos en Bellas Artes mencionó: “soy un símbolo de la sociedad que ha comprendido que el mundo no puede seguir como está. En estos momentos de crisis nos hemos dado cuenta de cómo campean la gula y la envidia, y de cómo al aprendiz de mago se le acabaron los trucos. De manera que los jóvenes preguntan y no reciben respuesta”.


Antes de abandonar la sala lanzó un reto: “en México no me costaría ningún trabajo encontrar temas, sobran”.


Enmascararse para desenmascarar.


¿Quién dice Yo?

 

México necesita un Günter Wallraff.

 

EXTRA


Ayer en Chihuahua se llevó a cabo la marcha mundial de las mujeres México donde cientos de personas participaron en el “Gran Mitote” siendo un éxito rotundo donde se pudo visualizar la problemática de las mujeres y los caminos que permitirán avanzar en el combate a la pobreza y la violencia de género. La Marcha Mundial de las Mujeres está en su tercera etapa y una de sus luchas es el acceso a recursos, trabajo y contra la militarización y violencia hacia las mujeres.

 

Si usted desea comunicarse con esta columna:  [email protected]

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas