SEROTONINA PURA


Javier Palou


¿PROFETA?


“ No hay arte más difícil que el arte de escribir sin arte”
Javier Cercas


Porfirio Muñoz Ledo asegura que Felipe Calderón no acaba su sexenio, lo repite una y otra vez, la primera cuando presentó su libro la ruptura que viene y apenas hace unos días en una entrevista con la periodista Georgina Morett, palabras que, según aseguran los que saben, empiezan a extenderse por todo el territorio nacional, se habla de que empresarios de Nuevo León se han reunido con sus homólogos de Tamaulipas y empiezan los cónclaves de la gente del dinero, molestos todos por la violencia en el país y asustados por la ola de secuestros. No son los únicos, gente del PRI apuesta a lo mismo, a todo esto hay que sumarle los millones de mexicanos que ven desesperadamente como no le alcanza el dinero, y no es retórica o frases repetitivas, es una terrible realidad, el descontento pues, se ha extendido en todas las clases sociales.


México, -aunque tarde- llegó a lo que en la terminología de las transiciones se llaman “reformas pactadas”. Las reformas electorales que se pactan para cambiar un gobierno, que permitieron -sólo así- que el PRI perdiera después de 71 años el poder,  primero en el congreso, después la presidencia de la república y más tarde diferentes gobiernos estatales, es decir, pasar de un sistema monocéntrico a un sistema policéntrico, a todo esto debería de seguir ahora “la ruptura pactada”, una ruptura con el pasado, cosa que no ha sucedido en México. Necesario un nuevo orden legal, un nuevo orden constitucional y modos distintos de hacer las cosas, este pluralismo que vivimos es una prolongación en todo del anterior; hay impunidad, no ha habido estado de derecho, no se ha resuelto el problema de los equilibrios políticos entre el congreso y el ejecutivo, en vez de descentralizarse el poder hacia la gente y hacia los municipios, hay una refeudalización del país. Pero lo peor de todo es que lo que habíamos ganado ya lo perdimos, y es que habíamos logrado un sistema electoral reconocido como eficaz, moderno y ciudadanizado que por la intervención tremenda de Fox, rompió el pacto de tranquilidad social, Fox tiene una culpa enorme, una responsabilidad histórica,  rompió una cadena de elecciones libres, rompió el proceso electoral;  “…rompió el sistema democrático en el país y violentó la democracia como ningún presidente del PRI lo hizo” Dando origen a una severa crisis política en el país, por todo ello se necesita un nuevo paso y ese paso no puede ser otro que la democracia directa que se ha instalado en todo el mundo, y donde México esta en pañales, que tiene que ver con la consulta popular, la revocación del mandato, con el referéndum, regresarle pues, el poder a la gente y hacer por fin una verdadera Reforma del Estado.


Muñoz Ledo, presidente del PRI, del PRD, ex embajador ante la ONU y la Unión Europea, Diputado, Senador, Secretario del Trabajo y de Educación Pública, actualmente coordinador del Frente Amplio Progresista, asegura que la transición en México sólo se logrará con un gobierno interino, advirtiendo que existe el riesgo de violencia, necesita el país una reconstrucción institucional para resolver los graves y grandes problemas como el de la inseguridad, el económico y el político, México vive una absoluta descomposición en todos los órdenes, la solución pacífica es un gobierno interino – si es después de diciembre va a durar cuatro años, si hubiera sido antes duraría 18 meses-, un gobierno que se divida en Jefatura de Estado y de gobierno, Ya no hay solución, Calderón no va a terminar, vamos directo a una ola de ingobernabilidad. México necesita con toda urgencia una tarea de reconstrucción institucional.


El libro la ruptura que viene asegura su autor es un alegato a favor de la democracia, no se es ciudadano si no se tiene memoria, es un alegato de la memoria histórica.


El detonante puede ser la reforma energética ya que lo que está por aprobarse en el Congreso, lo que se va a resolver ahí, no es ninguna banalidad, es entregar el futuro del país, es ceder a una presión del extranjero, en el sentido de  seguir exportando cada vez mayores cantidades -por medio de la inversión extranjera y nacional- un número, un volumen inmenso de recursos petroleros, que hace tiempo venimos dilapidando. Estados Unidos pretende un sólo sistema de seguridad energética para América del Norte (el suyo), el cual nos conduciría a una anexión en primera instancia de los recursos naturales, es un problema estratégico sumamente grave y por supuesto es; una violación a la Constitución.


No hay ningún país hoy, en toda Europa en la cual una decisión de este tipo no pase por los ciudadanos, en Irlanda hace poco, echaron abajo el tratado por el voto popular, la Constitución Europea en Francia y los países bajos, en América Latina ha habido más de 42 consultas populares en los últimos años, se han sometido a referéndum constituciones como la del Brasil, leyes como la Ley de Inversión Extranjera en Uruguay, En Alaska (un Estado de la Unión Americana) no se explora ni se explota el petróleo por un referéndum en el año 2001;  hoy es una práctica común en el mundo, hay decisiones que no las toman las cámaras, hay decisiones que tienen que irse al mandato popular.


En México ya es tiempo, de lo contrario, estaremos entrando en una espiral peligrosa de ingobernabilidad, violencia y estallido social.

 

¿Será Muñoz Ledo profeta?




 
 

 

 
Todos los Columnistas