SIN RODEOS


Marcela Jiménez Avendaño

11/11/2010


¿QUÉ LE ESPERA A RAFAEL MORENO VALLE?


Pareciera que a Rafael Moreno Valle las cosas le vienen en cierto modo sencillas: un PRI absolutamente disminuido y con varios de sus militantes dispuestos a arrodillarse a sus pies, sin oposición aparente que pudiera complicarle el ejercicio de gobierno, con una imagen increíblemente positiva a nivel estatal y nacional, con el apoyo de poderosos aliados –Elba Esther Gordillo y el propio Felipe Calderón-, y varios etcéteras más.

 

Si bien es cierto que todos los puntos anteriores le fortalecen, también le podrían representar una gran amenaza

 

dependiendo de la asertividad con que sean abordados.

 

Para poder crecer y mantener una imagen positiva, todo político requiere de un enemigo fuerte al frente y más si se está en un cargo de dirigencia tal como sería el caso de Moreno Valle.  Si no se tiene oposición  ¿a quién se podrá culpar de los errores?, ¿con quién podrían debatirse las propuestas o las políticas públicas implementadas?, ¿a partir de qué o quién se podrá armar una agenda mediática atractiva?.

 

De acuerdo a la cultura priísta es de esperarse que muchos de sus militantes en cargos de representación popular se plieguen a los intereses de quien ahora detentará el poder. El priísta está hecho para y por el poder, de modo que es muy difícil logre transitar como verdadera oposición, papel que, me parece, provendrá de los partidos aún aliados del gobernador electo (PRD, PT, Convergencia y algunas facciones del propio panismo) con los cuales no podrá hacer evidente una fractura o distanciamiento.  Por fuerza necesitaría del Revolucionario Institucional para cubrir este flanco.

 

Las altas expectativas generadas a nivel estatal y, en menor medida, a nivel nacional operarán en su contra.  El recambio planteado por el electorado con su voto se convertirá en exigencia a partir del primer día de mandato.  Uno de los temas que habrá de ser especialmente atendido será el de la investigación y posterior castigo a quienes, durante la administración saliente, hayan abusado del cargo y los recursos públicos.  Este asunto en particular puede convertirse en un elemento a favor o en contra con gran facilidad.  Por ninguno motivo este ejercicio debe dar la impresión de revanchismo, cacería de brujas o politización de la justicia.  Deberá ser tratado con tal pulcritud que evite la implementación institucional de un show mediático que le reste credibilidad y que, por el contrario, sea visto como un auténtico ejercicio de combate a la corrupción y a la impunidad.

 

Lo mismo ocurrirá con la atención y resultados que operen en materia de seguridad, empleo, inversiones, etc, así como de los personajes que sean colocados al frente de las dependencias encargadas de ellos.  Será muy importante para mantener una buena imagen que no se toleren actos de abuso de gobierno en ninguno de sus colaboradores, de lo contrario caería en el mismo esquema rechazado  por los poblanos en la pasada elección. La crítica y sanción pública serán mucho más brutales que con los gobiernos emanados del PRI.

Para ejemplificar lo anterior bien podemos mencionar a Felipe Calderón o a Vicente Fox cuya imagen se ha mantenido bastante arriba pese a los pésimos resultados entregados durante sus respectivas Administraciones. La explicación a lo anterior se debe a que no traicionaron las expectativas de la población, que no auguraba grandes resultados de gobierno pero sí que estuvieran alejados de los vicios inherentes a la imagen del priísmo (corrupción, impunidad, abuso).

 

En cuanto a sus apoyos nacionales, ellos podrían enfrentarse en el 2012 dependiendo del proyecto al que cada uno se sume, ello podría dejar al próximo Gobernador entre la espada y la pared.  Aunque este es el escenario menos probable –por lo general La Maestra acaba apoyando al que ganará- sería igualmente importante tenerlo como posibilidad.

 

Como puede verse, lo menos que hará Rafael Moreno y su equipo una vez arriben a la Gubernatura será “sentarse a coser y cantar”. Pero en tanto esos tiempos llegan, nos leemos la próxima semana.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas